Elecciones 2018: entre la abstención, la confusión y el miedo - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Elecciones 2018: entre la abstención, la confusión y el miedo

Elecciones 2018: entre la abstención, la confusión y el miedo

Escrito por Mauricio Cabrera Galvis
Elecciones.

Mauricio CabreraUna mirada más cercana a las cifras llevaría a conclusiones distintas de las que han predominado en los medios.

Mauricio Cabrera Galvis*

Abstención

La ganadora absoluta de las elecciones al Congreso fue la abstención directa e indirecta

  • Llamo abstención directa a la de los ciudadanos que, teniendo derecho al voto, decidieron no asistir a las urnas. En esta ocasión fueron 18,7 millones de personas es decir, el 51 por ciento de los votantes potenciales. Aunque esta tasa excede en un 5,5 por ciento a la de las elecciones de 2014, la abstención directa sigue siendo demasiado alta, pues representa más de la mitad de la población apta para votar.
  • Llamo abstención indirecta a la de los ciudadanos que no quisieron (votos en blanco) o no pudieron sufragar (votos anulados por marcar mal el tarjetón). En las listas al Senado fueron casi 3,2 millones que representan casi el 9 por ciento del censo electoral: 1,2 millones de personas que no encontró un candidato de su gusto entre los 900 aspirantes al Senado, más otros 2 millones que perdieron su voto por no marcar el tarjetón de manera adecuada.

La suma de las dos formas de abstención alcanzó el 60 por ciento, lo que quiere decir que el Senado fue escogido por el 40 por ciento de la población apta para pata votar:

votacion para el senado 2018

Confusión

Voto.
Voto.
Foto: Cámara de Representantes

La causa principal de la abstención indirecta fue la confusión de los votantes: la fragmentación de los partidos políticos (16 listas distintas, en 7 circunscripciones) y el voto preferente han hecho que el tarjetón sea muy difícil de marcar.

Si en el Senado se anularon 2 millones de votos, el panorama en la Cámara no fue más alentador, pues pese a tener un número inferior de candidatos, el tarjetón era aún más confuso. En el Valle del Cauca, por ejemplo, el tarjetón ofrecía un total de 152 candidatos con 82 opciones para escoger: 14 de partidos políticos, 6 de indígenas y 42 de afrodescendientes. No extraña pues que para la Cámara en su conjunto se hubieran anulado 2,2 millones de votos.

El voto preferente, además de propiciar la confusión, ha permitido que un pequeño grupo de políticos mantenga el control absoluto de los partidos, propiciando la compra de votos y la corrupción electoral.

Eliminar el voto preferente sería pues una forma de reducir la confusión, la compra de votos y la corrupción, pues los tarjetones serían más fáciles de marcar y ningún candidato pondría su dinero o el de sus contratistas para promover una lista, en vez de su propia curul.

En este caso habría que obligar a todos los partidos a presentar listas cerradas que no estén conformadas por las marionetas de los caudillos respectivos, así como exigir a los directores de los partidos que respondan, incluso penalmente, por los candidatos seleccionados.

Miedo

El otro hecho destacado de la jornada electoral fue la gran cantidad de votos que obtuvieron las dos consultas interpartidistas: 9,6 millones en total.  Esta cifra elevada hizo que las consultas fueran interpretadas como una primera vuelta de las presidenciales.

Pero importa señalar que la votación por los distintos precandidatos no guardó relación con los votos obtenidos por las listas de los partidos que los apoyaron.   Una posible explicación de esta discrepancia diría que buena parte de los votos fueron motivados por el miedo: los que le tienen miedo a Petro y al fantasma del castro-chavismo habrían votado por Duque; quienes le tienen miedo a Uribe lo habrían hecho por Petro, y los que le tienen miedo a Uribe y a Petro votaron por Marta Lucía.

El siguiente cuadro muestra los votos para el Senado de cada uno de los partidos:

El “partido” mayoritario resultó ser el de las 3,2 millones de personas que no quisieron o no pudieron señalar un candidato. Si estos votos no hubieran sido anulados, la repartición de las curules sería diferente, aunque no hay ningún indicio que permita especular qué partidos habrían ganado o perdido.

También resulta evidente la escasa relación entre los resultados de las elecciones parlamentarias y las consultas para los candidatos presidenciales:

 

  • En la consulta de la derecha, el candidato del Centro Democrático obtuvo 4 millones de votos, mientras que la lista al Senado de este partido solo llegó a 2,5 millones. Si se comparan los votantes por los tres candidatos de la derecha con los votos obtenidos por el Centro Democrático y el Partido Conservador, la diferencia son los mismos 1,5 millones, pues por los candidatos votaron 5,96 millones y por los dos partidos 4,47 millones.
  • En la consulta de la izquierda, la diferencia fue aún mayor (2,8 millones de votos), pues los dos candidatos obtuvieron 3,36 millones, mientras que la lista de la Decencia (la única que los respaldaba directamente) sólo logró un poco más de medio millón de votos. Aún si fuese cierto, como se rumora, que mucha gente que apoyó la lista del Polo Democrático votó por Petro, la diferencia seguiría siendo muy significativa.

Se podría especular sobre la filiación política de los participantes en las dos consultas para tratar explicar estas significativas diferencias, pero no hay ningún indicio objetivo que permita sustentar alguna hipótesis. Es posible que provengan de otros partidos, o de los millones que “perdieron” su voto para el Senado.

La hora de las alianzas

Manifestaciones de abstención.
Manifestaciones de abstención.
Foto: Wikimedia Commons

Si bien es imposible conocer el origen de los votos, es evidente que por los cinco candidatos de las consultas partidistas votaron todos los que quisieron hacerlo, pues no había ninguna restricción (salvo no votar en ambas consultas) y, aparte de ellos, no había más opciones.

Por eso no es muy probable que Duque o Petro obtengan más votos en la primera vuelta que en las consultas. De hecho, es posible que pierdan algunos de ellos, pues en las consultas los ciudadanos no tenían más opciones para escoger, mientras que en la primera vuelta presidencial podrán votar por otros candidatos.

Los resultados de las consultas interpartidistas auguran alrededor de 6 millones de votos para Duque y de 3,4 millones para Petro en la primera vuelta. Estas cifras nos dejan una conclusión y un interrogante:

  • La conclusión: con el 33 por ciento de los votos, Duque tiene prácticamente asegurado su paso a la segunda vuelta; y Petro, con el 19 por ciento, tiene muchas posibilidades de lograrlo, pero sólo para ser derrotado en la segunda vuelta.
  • El interrogante: ¿cómo se repartirán los 8,6 millones que no participaron en las consultas partidistas?, ¿se adherirán a Duque, a Petro, o votarán por otros candidatos?

Tomando como base los resultados del Senado, los partidos que apoyan a Fajardo (Alianza Verde), De la Calle (Partido Liberal) y Vargas Lleras (Cambio Radical), sólo obtuvieron entre el 11 y 12 por ciento de los votos, de modo que ninguno de ellos tiene posibilidad de llegar a la segunda vuelta con el apoyo exclusivo de sus partidos. Si quieren lograrlo, deberán establecer alianzas.

La única forma de evitar un escenario dominado por la polarización entre la extrema derecha y la izquierda radical (y, con ello, una eventual victoria de la derecha), es consolidar una candidatura de centro izquierda que una las campañas de De la Calle y Fajardo.

Miles de ciudadanos han pedido, a través de redes sociales, que estos dos candidatos se sienten a conversar. Esta misma semana Fajardo y De la Calle van a reunirse para “algo más que un café”. El rumbo y el futuro de Colombian dependen de que su unión se frustre o se concrete.

 

*Economista y filósofo, director programático de la campaña del Partido Liberal y consultor independiente, autor de varios libros y columnista de diarios colombianos.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

Conoce la galería de obra gráfica de Razón Pública

Podrás adquirir obra gráfica de reconocidos artistas latinoamericanos a un excelente precio y ayudarnos a financiar este maravilloso proyecto periodístico