El Lastre de Martha Mancera | Jorge Mantilla | Razón Pública
Inicio COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA El Lastre de Martha Mancera

El Lastre de Martha Mancera

Escrito por Jorge Mantilla

Cada día que la fiscal Mancera permanece al frente de la Fiscalía General de la Nación le hace daño a la institución, a la justicia y al país. No es posible que una persona acusada de favorecer al crimen organizado se atornille a un cargo -para el cual no fue designada- y que adicionalmente permanezca en silencio ante indicios creíbles en su contra.

Puede que Mancera sea inocente. Tiene derecho a que se presuma su inocencia y a demostrarla. El que nada debe nada teme. Lo que es impresentable es que haga uso de su cargo para no responder de lo que se le acusa.

Toda esta situación de opacidad he evolucionado hacia el peor escenario posible. Una fiscalía poco eficiente, utilizada para hacer política por parte del fiscal Barbosa, infiltrada por el crimen organizado, y cubierta por un manto de ilegitimidad que Mancera contribuye a prolongar. Triste desenlace para una fiscal con una hoja de vida destacada como la suya.

La diferencia entre Mancera y otros altos funcionarios acusados de hechos gravísimos es que al menos gran parte de los segundos han tenido el mínimo de decencia para apartarse de su cargo y dedicarse a su defensa. Ella no.

Algunos plantean que Mancera debe quedarse para que las investigaciones contra el círculo allegado del presidente avancen. Ignoran que ante semejante opacidad que le imprime la figura de Mancera a la fiscalía cualquier acusación que se profiera por esa entidad será cuestionada, y ya de por sí ante la opinión pública, será interpretada como un ataque político contra el presidente de la república.

Toda esta es una situación lamentable que la Corte Suprema de Justicia habría podido solucionar, el menos de manera parcial, por el bien del país y de la propia fiscalía. Pero no. Su demora para elegir un reemplazo de Barbosa -la cual está formalmente contemplada- le ha generado aún más problemas al país. Para la gente del común, que no goza de la sapiencia de los togados, resulta por lo menos confuso que personas tan ilustradas no puedan decidir entre tres hojas de vida para elegir una nueva fiscal.

Si no les parece que ninguna de las candidatas de la terna debe ocupar el cargo deben decirlo y solicitar al presidente una nueva terna, pero las dilaciones disfrazadas de dilemas intelectuales no le quedan nada bien a la máxima instancia judicial del país. Por el contrario, deja entrever la falta de imparcialidad y de neutralidad de la justicia.

Claro, es inaceptable que una alta corte como lo es la Corte Suprema de Justicia sea objeto de presiones y de chantajes para proferir una decisión judicial o hacer un pronunciamiento. Pero considerar que los jueces que la componen están investidos de un esplendor y una entereza incuestionable es de novatos. Suficientes veces se ha demostrado como la justicia en Colombia, particularmente las altas cortes, están en centro de grandes intereses y componendas.

Ante una situación de estas características el presidente de la República ha tomado el peor camino posible, el de la victimización y la erosión de la separación de poderes. Lo hace como si la justicia no tuviera suficientes méritos para investigar la financiación de su campaña y a su familia. Su propio hijo ha confesado haber recibido platas de antiguos narcotraficantes. Además, el argumento de que otras campañas presidenciales también recibieron dineros indebidos en el pasado raya en el descaro.

Es importante que el presidente se dedique a serlo. La mejor y la única manera de responder ante el daño que la fiscal Mancera le provoca al país es gobernando. Flaco favor les hace a los colombianos y a sí mismo capitaneando movilizaciones sociales en contra de la justicia. Un error protuberante que invirtió los roles de la disputa y de la cual el único beneficiado es Barbosa, ahora convertido en candidato presidencial.

Mancera debe salir del encargo de fiscal general. Cuanto antes mejor. Mientras no lo haga y mientras la corte no elija una nueva fiscal general, el país andará a media marcha. Nada bueno puede desprenderse de allí en un país asediado por la criminalidad y la violencia en el que la Fiscalía General debería jugar un papel protagónico. Lastimosamente lo hace no por su desempeño sino por los escándalos que rodean a sus cabezas.

Artículos Relacionados

2 Comentarios

Javier Montoya febrero 13, 2024 - 10:35 am

…..SALGO A EJERCER MI DERECHO DE PROTESTA A LAS CALLES PORQUE TENGO MI PROPIO CRITERIO ACERCA DE LA SITUACION ACTUAL DEL SISTEMA DE JUSTICIA EN CABEZA DE LA FGN Y LA SEÑORA MARTHA MANCERA QUIEN ES LA SEÑALADA POR EL SALIENTE BARBOSA PARA QUE ASUMA SU PUESTO COMO FGN NO SOLO A MI SI NO AL COLECTIVO CIUDADANO NOS DESINFLA PENSAR E IMAGINAR QUE ELLA SERA LA CONTINUIDAD QUE LLEVARA AL CAOS A LA INSTITUCIÓN QUIEN YA DE ÉPOCAS ANTERIORES VIENE EN PICADA. NO IMAGINO QUE SUCEDERÁ EL CAOS QUE SE VIENE POR ATROPELLAR LA DESICION Y VOLUNTAD DE UN PUEBLO QIE RESPETA LA INSTITICIONALIDAD Y ESPERA QUE LA CSJ ACTÚE CON MESURA PORQUE DE NO SER ASÍ DA MIEDO PRESENTIR LO QUE SE VIENE SI LA DESICION ES ADVERSA PUES EN LOS MAGISTRADOS ÉSTA LA PAZ QUE TANTO EL PUEBLO Y EL GOBIERNO DEL CAMBIÓ TANTO DESEAMOS.

Responder
Edison Suares febrero 14, 2024 - 10:45 pm

El columnista cree que los todos los Colombianos son borregos, y solo salimos a protestar porque al Presidente se le ocurrió. Independiente de lo que diga o haga el Presidente, muchos incluyéndome salimos y saldremos a protestar hasta que se cambie a esa criminal de la dirección de la Fiscalía. Es de anotar también, que el Presidente Petro pidió a la Corte nombrar un fiscal Ad Hoc para el caso de su hijo, lo cual desvirtúa la mitad de la perorata de este artículo.

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies