El cannabis medicinal: una oportunidad amenazada - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad El cannabis medicinal: una oportunidad amenazada

El cannabis medicinal: una oportunidad amenazada

Escrito por Fernando Guerra
Uso medicinal de la marihuana

Uso medicinal de la marihuana

Fernando GuerraEste mercado es una gran oportunidad para los campesinos y las regiones que han sido abatidos por la violencia y la falta de oportunidades.

Fernando Guerra Rincón*

Volver al prohibicionismo

El fiscal Néstor Humberto Martínez pretende revertir las decisiones de la Corte Constitucional en cuanto al porte y consumo de la dosis mínima de marihuana.

Al Fiscal lo acompañan en su propósito los candidatos presidenciales Iván Duque, quien la prohibiría de tajo, y German Vargas, para quien el portador de la dosis mínima es un narcotraficante y un distribuidor.

El prohibicionismo ha sido un arma de lucha contra la droga en Estados Unidos. Sin embargo el cannabis está legalizado en 29 estados para uso médico y científico y en nueve para uso recreacional. Incluso, la producción de distintas variedades de la yerba ya es un renglón importante para la agricultura norteamericana.

Hoy la marihuana se come, se bebe, se inhala con vaporizadores que no producen humo, se chupa en pastillas, se mastica en chicles, se aplica en ungüentos, se frota en pomadas, se administra en gotas bajo la lengua, se sirve en restaurantes, se ofrece en forma de cocteles en bares, en spas, en masajes relajantes.  

Hoy la marihuana se come, se bebe, se inhala.

En California se promociona en vallas públicas con anuncios como: “Hola marihuana, adiós a la ansiedad”, “Hola marihuana, adiós al dolor”, “Hola marihuana, adiós al insomnio”.

La marihuana es una cura para los males de nuestro tiempo, el ungüento para muchos dolores, el bálsamo para el estado de ánimo. Sin embargo en Colombia miles de pacientes, con distintas dolencias y enfermedades, siguen esperando sus comprobadas curaciones

Fuente: El Tiempo

El ‘nuevo oro verde de la economía’

Fiscal, Néstor Humberto Martínez.
Fiscal, Néstor Humberto Martínez.   
Foto: Presidencia de la República

Se calcula que el mercado de la marihuana mueve en el mundo 141.000 millones de dólares,  tanto así que hay quiénes la han llamado el ‘nuevo oro verde de la economía’,  una industria destacada del siglo XXI.

  • La empresa australiana Creso Pharma va por el amplio mercado de China, con inversiones que rondan los 40 mil millones de dólares.
  • En Estados Unidos, los 44 millones de consumidores de marihuana esperan gastar en 2018 10.000 millones de dólares y 23.000 millones  en 2019.
  • Un estudio estima que el mercado norteamericano llegaría a 75.000 millones de dólares en 2030.  En 2014, la industria vendió un total de 2.400 millones de dólares, 74 por ciento más que en 2013, con un crecimiento esperado de al menos un dígito durante la presente década.
  • En Canadá. las ventas esperadas de marihuana para 2021 superan los 6.000 dólares canadienses. El Estado espera ingresos por 800 millones de dólares estadounidenses, producto de un impuesto del 10 por ciento al comercio de marihuana legal, equivalente a un dólar de impuesto por cada gramo producido.
  • En Colorado, el primer estado en aprobar la legalización en Estados Unidos, la venta de marihuana tuvo un aumento del 42 por ciento en 2015, de 30 por ciento en 2016 y de 15 por ciento en 2017, lo cual se tradujo en 135 millones de dólares en impuestos para el estado en 2015, en 194 millones en 2016 y en 247 millones en 2017 de dólares. La revista especializada Marihuana Business Dail, estima que las ventas del alucinógeno avanzarán en un 45 por ciento en 2018.

Fuente: elaboración propia

Empresas productoras de cannabis medicinal

  • Cronos Group fue la primera empresa del ramo que cotizó sus acciones en la Bolsa de Nueva York. Esta empresa distribuye marihuana medicinal en 12.000 farmacias en Alemania.
  • Canopy Growth, también se cotiza en bolsa: su acción pasó de valer 1,76 dólares canadienses en 2016 a 23, 60 en 2018.
  • Igual le va a MedReleaf cuyas acciones han subido un 153 por ciento desde su debut bursátil.
  • La Universidad del Norte de Michigan ha agregado a su oferta de carreras universitarias un título de químico especializado en plantas medicinales, dadas las expectativas del negocio.
Este mercado podría posicionarse en el quinto escalón de la economía colombiana.

Como se ve, la pretensión de un mundo libre de drogas está cada vez más lejos. Las agencias internacionales antidrogas impiden los avances de la ciencia y el aprovechamiento del cannabis para la salud humana.   

La situación de Colombia

Debate por la legalización de la marihuana
Debate por la legalización de la marihuana
Foto: Corte Suprema de Justicia

Colombia ha sido presionada para que prohíba la producción y distribución de drogas como el cannabis. Pero la prohibición sólo deja rastros de crimen y violencia. Prohibir el uso de la marihuana no tiene cabida en un mundo donde el consumo aumenta cada día. Estados Unidos es el país donde más ha crecido la demanda, incluso desde antes de ser legalizada en varios estados.

El mercado de la marihuana ha creado nuevas formas de negocios que, junto a las nuevas tecnologías, pueden abrir una nueva fuente de ingreso para los campesinos. En Colombia se producen los mejores cultivos por las buenas condiciones del suelo, y las condiciones climáticas permiten producir dos o tres cosechas al año. Este mercado podría posicionarse en el quinto escalón de la economía colombiana.

Puede leer: Marihuana medicinal ¿tiene Colombia un cupo autorizado por la ONU?

Cálculos de la Universidad del Rosario indican que la actividad en sus múltiples facetas -producción, farmacéutica, industrial, transporte, turismo- puede redondear el 0,4 por ciento del PIB. Mientras que en Colombia producir un gramo de marihuana cuesta 10 centavos de dólar, en Canadá vale 2,25 dólares. Nos podríamos convertir en el segundo productor mundial y nuestra producción podría cubrir tanto las necesidades del mercado local como el 10 por ciento del mercado global.

Solo en Corinto (Cauca) existen  700 hectáreas de marihuana sembradas por mil familias y quince cooperativas. Por legislación interna, al menos el 10 por ciento de la materia prima para la industrialización del cannabis debe provenir de pequeños cultivadores.

Los campesinos no la tienen fácil. Aunque una hectárea de marihuana puede producir quince empleos directos, para obtener una licencia para cultivar en un solo sitio se requieren 35 millones de pesos.

Aunque el gobierno ha autorizado el cultivo de la marihuana medicinal, no ha hecho los suficientes esfuerzos para suplir las necesidades y requerimientos de las comunidades. Estos esfuerzos son necesarios para un tránsito más rápido hacia la legalización de la economía de las comunidades.   

Una posibilidad amenazada

En Colombia existen 22 empresas con licencia para cultivar y transformar cannabis.

Por el mismo camino andan campesinos e indígenas, quienes tienen conocimientos ancestrales sobre los cultivos, y quienes están en el empeño de hacer el tránsito hacia una economía legal en las regiones productoras. Tienen el propósito de dejar atrás un mercado reglado por la violencia para darle la bienvenida a un mercado legal y tranquilo que traiga ingresos a las familias, recursos a los municipios y prosperidad a sus moradores.

El Estado colombiano tiene el afán de cumplirle a Estados Unidos sus exigencias en materia de drogas.

No obstante el fiscal y algunos candidatos pretenden echar atrás el fallo  de la Corte que permite la dosis personal, pues el Estado colombiano tiene el afán de cumplirle a Estados Unidos sus exigencias en materia de drogas. La determinación de dar vuelta atrás, consecuencia del proceso electoral en curso, podría llevarnos de nuevo a las dañinas fumigaciones. Con el glifosato se imprime en las regiones en conflicto nuevos ciclos de violencia.

La política de sustitución voluntaria es un fracaso total y el gobierno nacional ha impuesto a rajatabla, en contravía del espíritu del Acuerdo de la Habana, la sustitución forzosa en regiones donde también conviven los cultivos de marihuana para uso legal.

Lo que se viene para esas regiones es un verdadero clima de guerra. Muy probablemente fracasarán los esfuerzos empresariales de una economía sustentable que podría construir paz territorial.    

Legalizar el cultivo de la marihuana para uso recreativo es una oportunidad para Colombia y las regiones cultivadoras. El Alcalde de Corinto afirma con razón que “Mientras haya demanda y no se legalice totalmente la marihuana para el consumo recreativo vamos a seguir teniendo esa dificultad”.

Muchas vidas se salvarán si se le abre curso a esta posibilidad productiva. Si, por el contrario, se sigue en la ineficiente, costosa y absurda guerra contra las drogas, como prometen algunos candidatos, podemos prepararnos para contar los muertos y despedirnos con ellos de una paz auténtica.      

*Economista, magíster en Estudios Políticos y Económicos de la Universidad del Norte, profesor universitario y autor de varios libros, entre ellos, La geopolítica del petróleo y el cambio climático, Universidad de Antioquia, 2010.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies