Ecopetrol: se acaba la bonanza de sus acciones - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad Ecopetrol: se acaba la bonanza de sus acciones

Ecopetrol: se acaba la bonanza de sus acciones

Escrito por Óscar Vanegas
Oscar Vanegas

Oscar VanegasAnte la avalancha de propaganda para vender acciones del gigante petrolero, pocas voces se oyen para advertir de los riesgos de comprar una acción seriamente sobrevalorada. Este análisis riguroso le puede ahorrar plata y más de un dolor de cabeza.

Oscar Vanegas Angarita*

Acción sobrevalorada

Comprar acciones de Ecopetrol a 3.700 pesos representa hoy un riesgo que no debería asumir un colombiano del común. Solo deberían hacerlo aquellos actores del mercado acostumbrados a hacer este tipo de apuestas compatibles con una estrategia algo audaz de gestión de portafolios financieros y que disponen de algún capital de riesgo.

Hace 4 años, cuando se hizo la venta del primer 10%, era evidente que la inversión representaba una gran oportunidad porque el precio de la acción ($1400) estaba muy por debajo del valor real de $2200, precio que logró en bolsa sólo tres meses después de vendidas. Las acciones se vendieron como pan caliente, sin mucho esfuerzo publicitario por parte de la empresa. Hoy la situación es contraria, pues es claro que la acción de Ecopetrol está sobrevalorada y la tendencia a la baja que trae desde noviembre pasado se mantendrá hasta que llegue a su precio real: oscila entre los 2500 y 2800 pesos. La misma empresa es pesimista al sacar solamente el 2% a la venta, emprendiendo una campaña publicitaria agresiva y costosa.

Un factor que haría subir su precio sería, por ejemplo, que la empresa logre hacer un nuevo descubrimiento de hidrocarburos con reservas significativas, lo que es poco probable en Colombia por las condiciones geológicas, y menos aún si no se hacen grandes inversiones en exploración.

Otra variable que haría subir el precio de la acción será un aumento sostenible en el precio internacional del petróleo, sobre los 100 dólares el barril, lo cual tiene una probabilidad mayor que la de hacer un nuevo descubrimiento, pero no tan alta como para arriesgarse, pues el precio del petróleo en esta coyuntura está más inclinado a la baja que al alza, a raíz de los nuevos grandes descubrimientos de petróleo convencional en Irán, Brasil y Angola, y no convencional (esquistos, arcillas y otras rocas compactas) en Australia, Canadá, Polonia, Francia, Ucrania, Rusia, Argentina, África del Norte y Oriente Medio, que están cambiando el panorama petrolero mundial hacia un disparo posible en las reservas.

Igualmente, otras razones para impulsar la baja en el precio internacional son:

  • la liberación de cuotas en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y la división de sus miembros, donde Arabia defiende el aumento en la producción;
  • la liberación de las reservas estratégicas de los países miembros de la Agencia Internacional de Energía (AIE);
  • la disminución en la demanda de petróleo en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE);
  • la enfermedad de Chávez, que lo puede llevar fuera del escenario donde éste pregona por los altos precios.

A continuación, paso a analizar las variables prospectivas más importantes que deben ser evaluadas y tenidas en cuenta antes de tomar la riesgosa decisión de comprar acciones de Ecopetrol.

Reservas en caída y hallazgos que no alcanzan

El futuro del Grupo Empresarial Ecopetrol S.A. debe ser analizado bajo el parámetro más importante e incierto, sobre el cual se valoriza verdaderamente una empresa petrolera: sus reservas probadas de hidrocarburos (petróleo y gas).

De los 1.714 millones de barriles equivalentes (BE), que reporta la empresa en sus estados financieros a diciembre 31 de 2010, 1.200 millones de barriles corresponden a petróleo líquido, que constituyen reservas para 5 años a la tasa de producción actual, pues ya ha producido 120 millones de barriles en lo corrido del año.

Las reservas probadas de petróleo que Colombia tenía hace 10 años (2.300 millones de barriles) fueron efectivamente extraídas durante este mismo periodo, a un promedio de 630 mil barriles diarios.

Así pues estos 1.200 millones de barriles son reservas agregadas en los últimos años, que se discriminan de la siguiente forma: · 660 millones corresponden al desarrollo de campos de petróleo pesado, · 340 millones a la reevaluación de reservas por la adopción de nuevas tecnologías en los campos maduros (perforación de pozos intermedios para disminuir el área de drenaje y el aporte de proyectos de recobro mejorado), buscando elevar el factor de recobro promedio (porcentaje extraído de los yacimientos) del 20 al 30 por ciento; · 160 millones corresponden a campos comprados y a los aportes por extensión del tamaño de otros campos maduros existentes; · 40 millones corresponden realmente a descubrimientos por exploración en nuevas áreas, tanto de sus bloques en Colombia como en el exterior.

O sea que reservas nuevas, verdaderamente nuevas, prácticamente no existen debido a la baja inversión en exploración, pues a esta actividad Ecopetrol destina muy escasos recursos.

Por ejemplo, el año anterior solamente se destinó a esta actividad estratégica el 3,74 por ciento de lo invertido. Es decir, se invirtieron en exploración 258,4 millones de dólares, de los 6.900 millones invertidos por la empresa en su totalidad.

Sin embargo, se había presupuestado invertir 951 millones de dólares en exploración (el 13 por ciento del presupuesto – que sigue siendo bajo); lo cual indica una eficiencia en la gestión exploratoria planeada de sólo el 27 por ciento y explica los pobres resultados en adición de reservas por nuevos descubrimientos.

Dice el adagio popular: “el que no busca, no encuentra”.

De otro lado, los descubrimientos por campo de Ecopetrol y sus asociados durante los últimos 10 años, poseen reservas originales probadas (OOIP) inferiores a 5 millones de barriles, lo cual indica que no aportan mucho a la reposición de las reservas que se gastan con el nivel actual de producción (950.000 barriles por día), ya que el factor de recobro promedio en Colombia es del 20 por ciento.

Esto significa que cada descubrimiento realmente le agrega a las reservas del país algo menos de un millón de barriles, lo mismo que se extrae por día. Aunque últimamente se anuncia un descubrimiento mensual, debería descubrirse un campo diario de este tamaño en promedio, para no dejar caer las reservas.

Ecopetrol y la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) afirman que en Colombia actualmente se tiene una probabilidad de éxito en la exploración petrolera del 36 por ciento. Pero, según las estadísticas de Ecopetrol, en Colombia existen 304 campos, de los cuales 8 fueron descubiertos con reservas originales de petróleo (OOIP) superiores a 1.000 millones de barriles (2,6 por ciento), 11 entre 500 y 1.000 millones (3,6 por ciento), 35 entre 100 y 500 millones (11,5 por ciento), y 250 campos con menos de 100 millones de barriles de petróleo (82,3 por ciento).

O sea que para descubrir un yacimiento con reservas superiores a 500 millones de barriles originales – es decir algo que realmente contribuya a reconstituir las reservas colombianas- se tiene una probabilidad de 2,23 por ciento solamente [1].

 

Se está llegando al tope en producción

El 90 por ciento de la producción colombiana actual, de unos 950 mil barriles por día -BPD- proviene de campos que fueron descubiertos hace más de 20 años, y el aumento en la producción en los últimos cinco años obedece a la producción incremental de estos campos y al desarrollo de campos marginales y campos de crudo pesado, lo cual no hubiera sido posible si el precio del petróleo no estuviera sobre los 50 dólares el barril [2].

La producción incremental de campos maduros como La Cira-Infantas, Casabe, Lisama, Nutria, Llanito, entre otros, está llegando a su tope; los demás campos importantes como Cusiana, Cupiagua y Caño Limón, otrora responsables del 75 por ciento de la producción del país, están en declinación desde hace más de 10 años.

Estos datos indican que la producción del país y obviamente la de Ecopetrol llegará al final de este año a su punto máximo (cerca al millón de barriles diarios), para luego empezar a disminuir aceleradamente, pudiendo pronosticarse que para 2015 produciremos escasamente para cubrir la demanda interna, a no ser que de aquí a allá ocurra un gran descubrimiento, del tipo de Cusiana o Caño Limón.

Hagamos cuentas

Si usted compró acciones de Ecopetrol el 27 de agosto de 2007, fecha de su emisión, de contado, con un descuento del 5 por ciento, pagó 1.330 pesos por cada una de ellas. En 2008 recibió dividendos por 115 pesos por acción, en 2009 recibió 220 pesos por acción, en 2010 recibió 91 pesos por acción y este año ya le han consignado otros 97 pesos por acción.

  • Si mañana decide vender la acción en 3.800 pesos, usando el método de los contadores para calcular la rentabilidad, usted habrá obtenido de 225 por ciento en el periodo de 47 meses (3,9 años), o sea 58 por ciento anual.
  • Pero si aplicamos matemáticas financieras, teniendo en cuenta las fechas de los desembolsos de los dividendos y el valor del dinero en el tiempo, la rentabilidad real obtenida es solo del 2,8 por ciento mensual, o sea 40 por ciento efectivo anual (EA).
  • Si hubiera vendido el 9 de noviembre de 2010, cuando la acción tuvo su máximo valor (4.660 pesos), habría obtenido una rentabilidad del 3,77 por ciento mensual, o sea 56 por ciento EA.
  • Como puede ver, si la acción sigue bajando, la rentabilidad también. Si compró después del 2 de noviembre de 2007, cuando la acción superó los 2.200 pesos, y vende mañana, su rentabilidad será inferior al 20 por ciento E.A.
  • Si compra mañana a 3,800 pesos la acción y la tendencia a la baja sigue… perderá dinero.
  • Pero si asumimos una inversión a largo plazo y que la acción se mantiene en el valor actual o ajustada por inflación, al igual que las utilidades del año pasado (precios del petróleo sobre 90 dólares el barril, precios de la gasolina a nivel internacional, al igual que los demás derivados que vende Ecopetrol y la producción de Ecopetrol sobre los 750.000 barriles por día), lo único que recibirá a favor será los dividendos de 145 por acción.

Lo que en términos de rentabilidad equivale al 3,8 por ciento efectivo anual: o sea, igual a invertir en un CDT que es menos riesgoso, y demorándose 26 años aproximadamente en recuperar su inversión.

 

Si se revisan los Estados Financieros, el patrimonio contable de los accionistas (activos menos pasivos) a 31 de diciembre de 2010 es de 41.5 billones de pesos; el cual, dividido en 40.472'512.588 acciones, nos indica que a cada acción le corresponden 1.025 pesos de patrimonio.

Ese es el valor contable en libros de la acción. Si se tienen en cuenta los 72,6 billones de pesos, valor por el cual están contabilizadas las reservas (que figuran como notas de orden por ser un derecho de explotación, pues las reservas realmente pertenecen al Estado colombiano, no a Ecopetrol), y lo sumamos al patrimonio contable de los accionistas, nos da un total de 114,1 billones de pesos, que equivalen a un valor por acción de 2.819 pesos.

Efectivamente, como lo señalé al inicio de estas líneas, la acción está sobrevalorada, lo cual explica su tendencia a la baja desde noviembre de 2010.

La tendencia a la baja de la acción se mantendrá hasta que llegue a su valor real cercano a los 2.500 pesos, teniendo en cuenta que los derechos de exploración y producción de las reservas hoy ya valen menos de 60 billones de pesos, o sea 12,6 billones de pesos menos que lo reportado en los Estados Financieros a 31 de diciembre del año pasado.

Esto se debe a que de los 1.714 millones de barriles equivalentes de reservas, la compañía ya produjo más de 120 millones en lo corrido del año y a que el dólar se cotiza por debajo de 1.800 y no a 2000 como se proyectaba para este año.

O sea que si el dólar y el precio internacional del petróleo siguen bajando, el valor de las reservas hidrocarburíferas de Ecopetrol también y de paso el valor de la acción.

Otros riesgos tributarios y legales

Algunos cambios de tipo legal originados en el ejecutivo o como resultado de procesos jurídicos, pueden influir considerablemente en las utilidades futuras de la empresa y por ende en el valor de su acción.

En primer lugar, deben tenerse en cuenta los recientes cambios introducidos por el gobierno en materia impositiva: · la eliminación de las exenciones del 30 por ciento sobre el impuesto a la renta que tenían las empresas del sector minero-energético por la inversión en activos fijos; · la extensión del impuesto al patrimonio y la sobre tasa en el mismo; · la estandarización del IVA en el 16 por ciento en el sector minero-petrolero (algunos bienes y servicios no pagaban y en otros era de sólo el 6 por ciento); · el aumento de la contraprestación que recibe la Agencia Nacional de Hidrocarburos cuando los precios del crudo superan los 30 dólares, que incluye la extensión de los contratos de gas de la Guajira y de petróleo de Caño Limón.

Al aumentar la participación accionaria privada en Ecopetrol con la venta de otro 9,9 por ciento, el gobierno probablemente realice otros cambios en su régimen legal.

Por ejemplo, el correspondiente a la administración del patrimonio autónomo de la empresa (fondo pensional), cuyo superávit posiblemente irá al pago de otras obligaciones pensionales a cargo del Estado. Ecopetrol también podría dejar de recibir los 600 mil millones de pesos anuales por rendimientos financieros de este fondo [3].

Otro litigio que llevaría a Ecopetrol a tener menores utilidades en el futuro, si llegaran a fallarse en su contra, es el que tiene que ver con la fórmula que fija el precio de los combustibles [4].

La gasolina obtenida a partir de la refinación del petróleo correspondiente a las regalías (43 por ciento del petróleo refinado) y comprado por Ecopetrol, está por fuera del precio del mercado internacional y tiene una destinación obligatoria y específica, que es producir gasolina para consumo interno, sin subsidios ni costo de oportunidad para el productor, y no debe estar sometida a la ley de la oferta y la demanda internacional como lo está haciendo actualmente el gobierno para establecer el precio de los combustibles.

El aumento privado en la participación accionaria posiblemente llevará al gobierno o a los jueces a exigir contabilidades separadas, pues el 48 por ciento de la producción de hidrocarburos que Ecopetrol incluye actualmente en sus Estados Financieros proviene de los antiguos contratos de asociación, producción que por contrato es propiedad de la Nación y no de Ecopetrol [5]. En fin, si insiste en comprar acciones de Ecopetrol S.A., definitivamente usted manifiesta una mórbida propensión al riesgo o es un corredor de bolsa.

*Ingeniero de Petróleos, especialista en Gerencia de Hidrocarburos, candidato a Magister en Hidrocarburos, profesor en la Universidad Industrial de Santander (UIS). Director del Centro de Altos Estudios Minero-energéticos, investigador del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB).

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies