Economía Popular y mujeres emprendedoras | Razón Pública 2024
Inicio TemasEconomía y Sociedad Economía Popular y mujeres emprendedoras

Economía Popular y mujeres emprendedoras

Escrito por Tatiana Gelvez - Carol Martinez
Economía Popular y mujeres emprendedoras

La Economía Popular que propone el gobierno necesita fomentar la participación de las mujeres en el emprendimiento. ¿Por qué y cuáles son los principales retos?

Tatiana Gélvez Rubio* y Carol Andrea Martínez**

¿Qué es la Economía Popular?

La Economía Popular es una de las apuestas estratégicas del actual Plan Nacional de Desarrollo, entendida como el conjunto de las actividades comerciales y no comerciales realizadas por pequeñas unidades económicas en diferentes áreas. La Economía Popular se compone de empresas con poca capacidad financiera al no tener facilidades de acceso al crédito, capital o tecnologías avanzadas, por lo que operan a menor escala.

Los altos niveles de informalidad laboral hacen que la economía popular abarque un segmento significativo de la ocupación de la economía colombiana. Por ende, es pertinente desarrollar planes y políticas alrededor de esta. Según la Encuesta de Micronegocios (EMICRON), en 2021 la economía popular ayudó a mantener y sostener alrededor del 80 % de las familias en Colombia, que ocupa laboralmente a más de 21 millones de personas —de los 24,9 millones que están económicamente activos en el país— y produce alrededor de 55 billones de pesos al año.

En este sentido, es importante potenciar la economía popular a través del financiamiento, empezando por la identificación de las personas y estructuras que lo componen con tareas como la actualización de la información de las unidades económicas que desarrollan las siguientes actividades: industria manufacturera, construcción, comercio, servicios, transporte y administración pública y defensa a partir de la actualización del Censo Económico Nacional Urbano de Colombia 2024 (CENU).

La necesidad de proporcionar información crediticia detallada disminuirá el uso de los llamados “Gota a Gota” y permitirá que las mujeres tengan la suficiente liquidez para invertir y mantener su capacidad productiva, creando más ingresos y autonomía financiera.

Foto tomada de: Presidencia - Las mujeres emprenden principalmente para crear oportunidades de empleo e ingreso que les permitan un equilibrio entre la vida privada y laboral.

A su vez, el Decreto 2185 de 2023 pretende reglamentar el funcionamiento del Consejo Nacional de la Economía Popular. El decreto responde a la necesidad de establecer normas para la operatividad y composición del consejo, para reconocer la economía popular, históricamente excluida. También se quieren configurar espacios de diálogo entre el Estado y la Economía Popular para mejorar su visibilidad, creando así una nueva institución de asesoría y consulta.

Desafíos y avances

Dada la importancia de las mujeres como eje articulador y de liderazgo en la Economía Popular, es necesario que su participación se fomente. En esta tarea, uno de los desafíos será revertir los efectos negativos de la crisis económica causados por la pandemia.

Como se observa en la Gráfica 1, entre el primer trimestre de 2020 y el tercer trimestre de 2023 se presentó una reducción considerable de las mujeres propietarias de micronegocios en las cabeceras municipales. Según el DANE, en los 10 meses de pandemia de 2020, en Colombia desaparecieron 509 370 micronegocios, siendo los emprendimientos liderados por mujeres los más afectados comparados con los de los hombres, al caer en promedio 12 % frente a 6,7 %.

Según el Banco Mundial, el número de mujeres en el mundo empresarial ha aumentado. Para el caso colombiano, en medio del difícil panorama económico, los negocios experimentaron un aumento en el número de mujeres propietarias entre el segundo trimestre de 2022 y 2023.

Además, el informe del Global Entrepreneurship Monitor de 2019 mostró que, en Colombia, aproximadamente el 17 % de las mujeres económicamente activas se encuentra en una fase inicial de emprendimiento, en comparación con el 25 % de los hombres. La disparidad en la tasa de emprendimiento entre géneros sugiere la necesidad de fomentar políticas que promuevan el emprendimiento femenino, ya que, según la evaluación, por cada 10 hombres emprendedores, solo hay 7,2 mujeres.

El estudio también destaca que las mujeres emprenden principalmente para crear oportunidades de empleo e ingresos, encontrando un equilibrio entre la vida privada y laboral. Aunque las mujeres son propensas a la innovación, en América Latina todavía son minoría en comparación con las emprendedoras norteamericanas en el mundo.

Además, el sector de retail lidera la presencia femenina en emprendimiento en la región, seguido por gobierno, salud, educación, servicios sociales, manufactura, transporte, finanzas, agricultura, minería y tecnologías de la información y las comunicaciones.

Otro aspecto importante es la necesidad de iniciativas que logren consolidar condiciones de seguridad social. Como lo plantea Frega, la economía popular ocurre en medio de un escenario de precariedad e informalidad manifiesta típicamente en ausencia de protecciones.

La situación de la seguridad social en los trabajadores de la economía popular evidencia las condiciones más desfavorables para las mujeres: el 91,04 % de las mujeres propietarias de micronegocios no pagaron seguridad social el mes anterior, frente al 87,05 % de los hombres en la misma situación.

En Colombia, han existido avances en la formalización de los emprendimientos liderados por mujeres por su notable y sostenido crecimiento en la economía como la Ley 2125 de 2021, conocida como la «Ley Creo en ti», cuya meta es impulsar el emprendimiento femenino, incentivando la formalización de las micro, pequeñas y medianas empresas dirigidas por mujeres.

Al destacar la importancia de aumentar la capacidad productiva y la participación en el mercado de estas empresas, la «Ley Creo en ti» no solo aboga por el empoderamiento económico de las mujeres, sino que reconoce y exalta su valiosa contribución al desarrollo económico y social del país.

Esta legislación se convierte así en un paso crucial hacia la equidad de género en el ámbito económico, en la participación y formalización de los negocios para que cada vez sean más mujeres las que tengan su seguro de retiro por medio de la pensión y la garantía de acceso a un mejor servicio de salud.

La importancia del Estado y del sector privado

Otro aspecto importante es el acceso al crédito, como se muestra en la Gráfica 3, una de las principales razones por la cual las mujeres no acceden a un crédito para su emprendimiento es el miedo a endeudarse. En general, las mujeres emprendedoras dentro de la economía popular recurren a recursos propios o de familiares o amigos, incluso al financiamiento informal antes que al bancario.

La necesidad de proporcionar información crediticia detallada disminuirá el uso de los llamados “Gota a Gota” y permitirá que las mujeres tengan la suficiente liquidez para invertir y mantener su capacidad productiva, creando más ingresos y autonomía financiera.

Economía Popular y mujeres emprendedoras

Es por esto que, organismos tanto públicos como privados han adquirido el compromiso de potencializar, a través de los microcréditos y el financiamiento a las mujeres que lideran la economía popular.

En el caso del sector privado, en marzo de 2023 se lanzó el programa “Mujeres Más Productivas”. Es un proyecto del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a través de Colombia Productiva y en alianza con Bavaria y Fenalco, el cual pretende mejorar las capacidades productivas y comerciales de 3000 mujeres tenderas, víctimas del conflicto armado, quienes recibirán formación personalizada para promover la productividad de sus micronegocios accediendo a formación financiera, atención al cliente y uso de herramientas digitales.

De ese modo, se pretende que sus ingresos aumenten en beneficio de sus familias y sus comunidades. Iniciativas como estas deberán ser replicadas por otros sectores del mundo privado para que haya un mayor alcance y fomento de estos beneficios para las mujeres del país.

En el caso del sector público, también se destacan esfuerzos como la línea crediticia “CREO” la cual busca financiar e impulsar la economía popular desde el agro. El Gobierno Nacional ha entregado más de 370 000 millones, de los cuales, las mujeres han sido las mayores beneficiadas.

La disparidad en la tasa de emprendimiento entre géneros sugiere la necesidad de fomentar políticas que promuevan el emprendimiento femenino, ya que, según la evaluación, por cada 10 hombres emprendedores, solo hay 7,2 mujeres.

Además, en la Ley 2069 de 2020, conocida como Ley Emprendimiento, se incluyó el Fondo Mujer Emprende para promover, financiar y apoyar emprendimientos e iniciativas de formalización empresarial de las mujeres. Mediante esta iniciativa, se establecieron criterios diferenciales para mejorar la participación de emprendimientos y empresas de mujeres en el Sistema de Compras Públicas colombiano.

En suma, aunque existen avances en la participación de las mujeres en la Economía Popular, persisten brechas y desafíos para las mujeres en su participación en los micronegocios. Por ende, la integración del enfoque de género emerge como una herramienta esencial para potenciar el liderazgo femenino y su papel crucial en el tejido empresarial de pequeña escala.

En este contexto, la atención a la seguridad social y el acceso a créditos se vislumbra como clave para brindar oportunidades y autonomía financiera a las mujeres emprendedoras. Tanto el sector privado como público adelantan iniciativas que intentan consolidar un cambio significativo en la equidad de género y en el mejoramiento de la Economía Popular, construyendo un camino hacia un desarrollo económico más inclusivo y sostenible.

*Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones son responsabilidad de las autoras.

Artículos Relacionados

1 Comentario

Bercelio navarro enero 22, 2024 - 6:00 pm

Muy buenos artículos para q los gobiernos territoriales puedan articularse con las estrategias de gobierno nacional en la materia

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies