De doctores a profesores: ¿cómo funcionan las universidades?
Inicio TemasEconomía y Sociedad De doctores a profesores: ¿cómo funcionan las universidades?

De doctores a profesores: ¿cómo funcionan las universidades?

Existen serias confusiones sobre las universidades, como la diferencia entre candidato a doctor y doctor titulado, o la diferencia entre profesores de distintas categorías. Este artículo explica las diferencias.

Jacobo Campo Robledo* y Jose E. Gomez-Gonzalez**

Dos grandes confusiones

En Colombia, la academia no es valorada como merece. Esto puede deberse a muchos factores. Pero ciertamente parte de un desconocimiento sobre estas instituciones. Nos referiremos a dos que son neurálgicos y alrededor de los cuales hay mucha confusión. 

El primero de ellos es la diferencia entre el título de doctorado y su candidatura, mientras que el segundo se refiere a los distintos tipos de cargos profesorales y de investigación que existen en las universidades, sobre todo en el sistema universitario de Estados Unidos, a partir del cual será más fácil de entender el colombiano. 

Estos dos puntos son importantes para el caso colombiano por diferentes motivos. Por una parte, en Colombia se le dice “doctor” a muchas personas, pero no todas son realmente doctores. Del mismo modo, no todo el que hace un doctorado es un doctor. Solamente aquellos que se gradúan lo son. 

Adicionalmente, en redes sociales varias veces se ha presentado una discusión acerca de los postdoctorados, que algunas personas han considerado como un programa de estudios formal posterior al doctorado. Esto es un error, puesto que el título final que se ofrece en la academia globalmente es el doctorado. El postdoctorado es un contrato de trabajo, generalmente de corta duración, que algunos doctores realizan como paso inicial de vinculación laboral en la academia, con el fin de obtener una plaza profesoral.

al no existir un acuerdo unánime sobre lo que se considera un “candidato a doctor”, en principio cualquier persona que vaya encaminada hacia obtener el título puede decir que lo es. Pero la candidatura no dura por siempre, puesto que no es un título en sí.

Por otra parte, a veces las personas que realizan actividades laborales en alguna universidad se presentan como profesores. Sin embargo, dentro de la academia hay diferentes tipos de posiciones laborales que no son todas idénticas. Este debate también ha surgido recientemente en redes sociales y esta columna pretende dar luces a dicho debate.

Doctores

En cuanto al primer punto, el título de estudios más alto que ofrece la academia es el de doctor. Para obtenerlo, hay que cumplir ciertos requisitos como tomar una serie de asignaturas, presentar exámenes llamados qualifiers o comprehensives y aprobar una disertación doctoral acordada con un comité de profesores, generalmente perteneciente a la universidad en la que el candidato está estudiando. 

La “candidatura” a doctorado no es ni un título formal ni una figura definida y delimitada claramente en la academia. En principio, candidato puede ser cualquier persona que se encuentre estudiando un programa doctoral y que no haya obtenido el título todavía. Generalmente, se consideran “candidatos” aquellas personas que han reunido todos los requisitos para obtener el título salvo la defensa formal de la disertación. Se les suele llamar ABD, por All But Dissertation

Sin embargo, al no existir un acuerdo unánime sobre lo que se considera un “candidato a doctor”, en principio cualquier persona que vaya encaminada hacia obtener el título puede decir que lo es. Pero la candidatura no dura por siempre, puesto que no es un título en sí. 

Por esa razón, quien estuvo matriculado en algún momento de su vida en un programa doctoral y por algún motivo no obtuvo el título, debería dejar de considerarse candidato después de que ya no sigue dando pasos decididos para obtenerlo. De hecho, algunas universidades definen un plazo máximo para que sus estudiantes obtengan el título y, si no lo obtienen durante ese tiempo, ya no les permiten seguir.

Foto: Flickr: UTPL - Una persona que en algún momento estuvo matriculada en un programa doctoral pero que no sigue dando pasos para obtener el título, no se considera candidato a doctor.

Profesores

En lo que se refiere al segundo punto, empecemos por reconocer que en el mundo académico hay distintos cargos de docencia e investigación. No todos los cargos de profesor son iguales. 

Las universidades tienen profesores de planta o de tiempo completo y de carrera académica, que generalmente se dividen en dos categorías: la “professorial” y la de “lecturers”. La primera involucra profesores investigadores y suele ser la más central en las universidades. Así mismo, es la más exigente y a la cual es más difícil entrar y más aún mantenerse. 

Se empieza por la posición de Profesor asistente. Después de lograr varios requisitos y un proceso de evaluación muy exigente, se llega al tenure o permanencia indefinida en la posición. La obtención del tenure es altamente deseada por los profesores asistentes, pues implica la obtención de varios beneficios donde el principal es la estabilidad laboral. 

De hecho, cuando un profesor obtiene el tenure si se cambia de universidad esta le respeta y conserva el tenure. Es importante aclarar que en Colombia no existe esta figura de forma explícita, pero en las principales universidades del país el paso de Profesor asistente a la siguiente categoría, Profesor asociado, se considera informalmente como el haber alcanzado el tenure.

Los profesores con tenure se dividen en dos categorías: Profesores asociados y Profesores, el equivalente de esta posición en Colombia sería el Profesor titular que tienen la mayoría de universidades. Los lecturers, por su parte, son profesores dedicados a la docencia y al servicio. No tienen tenure propiamente dicho, aunque en algunas instituciones se les da un contrato indefinido después de varios años de trabajo.

Además de los profesores de carrera académica están los Profesores adjuntos, que en Colombia los llaman de catedra u ocasionales y que son contratados semestre a semestre según las necesidades que estas tengan para completar los docentes de los cursos que ofrecen. Suelen ser posiciones con menos estabilidad laboral. 

en Colombia se le dice “doctor” a muchas personas, pero no todas son realmente doctores. Del mismo modo, no todo el que hace un doctorado es un doctor.

Finalmente, también hay otros cargos, como los contratos de postdoctorado. Estos son cargos temporales, generalmente no muy bien remunerados, que algunas personas toman como una vía para procurar ingresar después en la carrera académica profesoral. En la mayoría de los casos, las personas con contrato de trabajo postdoctoral no son contratadas por la misma universidad en la que trabajaron bajo esta figura. Generalmente, suelen encontrar trabajo más estable en universidades de menor categoría que aquellas donde trabajaron con contrato postdoctoral.

También están los llamados Profesores de práctica o “professors of practice”, los “clinical professors” o los asociados de investigación que cumplen tareas específicas en las universidades como las de dirigir un programa o dictar unas clases en particular, pero que no hacen parte del cuerpo profesoral de carrera académica. Cuando las universidades se refieren a su cuerpo de profesores para fines de acreditación o rankings, generalmente se refieren a sus profesores de carrera académica.

* Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones expresadas son responsabilidad de los autores.

Artículos Relacionados

4 Comentarios

Francisco Martínez abril 22, 2024 - 6:53 pm

Muy necesario abordar el tema por lo que representa disponer criterios renovados, sobre quién o cómo se debe validar el conocimiento.

Responder
Luis Jair Pacheco _ Profesor Asociado abril 23, 2024 - 10:25 am

Muy preciso el artículo. Es necesario que se empiece a revisar con justicia y equidad la formación posgradual incluido el doctorado que extrañamente no se tiene en cuenta para la misma acreditación institucional y su respectiva vinculación y remuneración justas y proporcionales. Estamos dependiendo de EEUU y su idioma en detrimento del robusto castellano y los aportes que se hacen a la academia, ciencias, tecnologías e innovaciones. La autonomía universitaria en Colombia tiene que madurar y empezar a reconocer otras formas y medios de expresión del cuerpo profesoral. Las revistas indexadas también son un negocio por lo que es clave reconocer otras revistas e incluso periódicos y demás. Ojalá empezamos a evolucionar y lograr independencia intelectual

Responder
José Lamas abril 24, 2024 - 11:28 am

Me parece excelente su artículo, aunque para cada país es diferente, acá en Venezuela el profesor universitario comienza como instructor, asistente, agregado, asociado y titular . Igualmente pasa que algunos profesionales sin doctorado se hacen llamar doctor a pesar que pueden ser penados por la ley. Los estudios postdoctorales en Venezuela se realizan para quienes ya son titulados como doctor solo que estos estudios no son conducentes a grado académico solamente es un curso o certificación más, no estoy contradiciendo su artículo, solo estoy apoyando su posición y haciendo visible como es en Venezuela. Soy José Angel Lamas Pinzón Doctor en Ciencias de la Educación con Postdoctorado en Pensamiento Crítico Latinoamericano, Profesor Titular y Vicerrector Académico de la Universidad Politécnica Territorial de Caracas «Mariscal Sucre»

Responder
Orlando del Río Pájaro mayo 5, 2024 - 11:26 am

Artículo aclaratorio pertinente. Solo que en esto del trabajo pos doctoral tengo entendido que son necesidades empresariales que tienen algunas organizaciones y que los doctores asumen y son avaladas por Colciencias después de un análisis sobre su importancia para el mundo del conocimiento. Colciencias con base en ese veredicto reconoce un presupuesto que debería ser mejor pero la orientación es que los doctores sigan asumiendo la responsabilidad e importancia de sus saberes.

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies