¿Qué dicen las cifras sobre la situación de la economía colombiana?
Foto: Observatorio de Desarrollo Económico

¿Qué dicen las cifras sobre la situación de la economía colombiana?

Compartir:

La economía parece estancarse, pero hay tres errores frecuentes en el momento de analizar datos de esta naturaleza. ¿Cuáles son los tres errores?

Sara Piñeros*

Error 1.  

En Colombia suelen usarse dos indicadores para analizar la actividad económica: el Producto Interno Bruto (PIB) y el Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE) revelados por el DANE.

Se habla del último dato del PIB como si fuera algo definitivo que va a cambiar para siempre la historia de Colombia y la tendencia de la economía en el largo plazo. Pero no es así.

Ambos son indicadores de corto plazo, es decir, muestran tendencias dentro de un lapso de meses y, si acaso, de unos pocos años. Esto es importante porque a menudo leemos unos análisis que parecen desconocer el punto. Se habla del último dato del PIB como si fuera algo definitivo que va a cambiar para siempre la historia de Colombia y la tendencia de la economía en el largo plazo. Pero no es así.

Partir de este malentendido abre camino a la costumbre de utilizar los datos actuales para justificar posiciones extremas o apocalípticas o para darle validez a las afirmaciones de los líderes gremiales, a quienes está claro que les pagan por defender los intereses de un grupo específico.

¡Hay que ver cómo cambian las posiciones políticas y los discursos de un profesional cuando lo contratan como líder gremial! Es importante no perder de vista la naturaleza de su trabajo.

Partir de este malentendido abre camino a la costumbre de utilizar los datos actuales y para justificar posiciones extremas o apocalípticas o para darle validez a las afirmaciones de los líderes gremiales, a quienes está claro que les pagan por defender los intereses de un grupo específico.

¡Hay que ver cómo cambian las posiciones políticas y los discursos de un profesional cuando lo contratan como líder gremial¡ Desde luego esto no está mal, pero es importante no perder de vista la naturaleza de su trabajo.

Qué dicen las cifras 

Los datos de corto plazo de la actividad económica en Colombia muestran una expansión lenta.

El crecimiento anual del PIB durante el primer trimestre de 2024 fue de 0,7 % y superó la media de los pronósticos de los analistas económicos. Los sectores productivos que más crecieron fueron administración pública — 5,3 %—, agricultura —5,5 %— y electricidad —4,5 %—. Por el lado del gasto las exportaciones crecieron poco —0,7 %— y el consumo —0,4 %—, mientras que decrecieron significativamente la inversión —-13,4 %— y las importaciones —-12,9 %—.

Estos datos indican que la economía necesita un impulso para salir de una tendencia que parece conducir al estancamiento y, en el peor de los casos, al decrecimiento; tampoco vemos transformaciones capaces de mejorar el bienestar material de los colombianos en el largo plazo.

Por su parte, el ISE de marzo de 2024 muestra un crecimiento anual de 0,02 %. Decrecen las actividades primarias —1,58 %— y secundarias —4,35 %—, y solo se expandieron las actividades terciarias —1,35 %—. Esto muestra una gran debilidad en sectores como la minería, la industria manufacturera y la construcción, que escasamente logra ser compensada por el crecimiento del sector de servicios.

Error 2

Importa recordar que estos indicadores no son los únicos para medir el estado de la economía, y que otros muestran una evolución favorable, como son los casos del déficit de cuenta corriente de la balanza de pagos o del turismo, por mencionar algunos ejemplos.

Foto: Ministerio de Comercio, Industria y Turismo - Estos indicadores no son los únicos para medir el estado de la economía y que hay otros que muestran una evolución favorable como es el caso del déficit comercial de cuenta corriente y el turismo.

Hemos tenido gobiernos con funcionarios buenos para gastar, otros gobiernos con funcionarios malos para gastar, pero ningún gobierno con funcionarios buenos para ejecutar el gasto de manera eficiente

Con todo, aunque todavía no se puede hablar de recesión o crecimiento negativo, hay un crecimiento insuficiente para financiar las metas humanas, sociales y económicas que establecen los programas de gobierno.

Eso produce un entorno desafiante que demanda pericia por parte de los altos funcionarios del Estado para encontrar eficiencias y lograr resultados con pocos recursos económicos. Lastimosamente, no parece que nuestros funcionarios públicos tengan el liderazgo para hacerlo, en gobiernos pasados o en el actual.

Hemos tenido gobiernos con funcionarios buenos para gastar, otros gobiernos con funcionarios malos para gastar, pero ningún gobierno con funcionarios buenos para ejecutar el gasto de manera eficiente y para lograr que el gasto público transforme sustancialmente la sociedad, la economía y la política colombiana. A veces a la gente se le olvida de que eso es lo esencial de la política y del trabajo de los funcionarios públicos: trabajar por las personas. Es como si la política se hubiera desnaturalizado.

Tanto el PIB como el ISE muestran la necesidad de acciones concretas y bien enfocadas para llegar a la meta de largo plazo en materia económica. El problema — mayor que el lento crecimiento en los últimos meses— es que pasamos de un gobierno a otro sin establecer a dónde queremos llegar en materia económica, ya sea por respetar el statu quo y no entrar en conflicto con los poderes existentes o por peleas que impiden establecer consensos. También suele suceder que, aunque los consensos impliquen ganancias en el largo plazo para todos, para los beneficiarios del sistema actual implican perder privilegios en el corto plazo. Eso estanca el cambio.

Es parecido a lo que sucede con el feminismo. Si los hombres como “beneficiarios del patriarcado” no se convencen y le apuestan a las ganancias que al final va a tener para ellos una sociedad más equitativa, se va a perder el tiempo en peleas entre los que quieren un cambio -mujeres- y quienes no quieren perder los pobres privilegios que les brinda el sistema actual -hombres-. Es un sinsentido difícil de superar.

Error 3

Pienso que no necesitamos una economía gigante y que no pare de crecer a dos dígitos para vivir con bienestar. Como colombianos, estamos convencidos de que casi todos los problemas se pueden resolver con dinero. Esto es falso, pero el problema es que no muchas personas tienen la oportunidad de tener los recursos económicos suficientes para darse cuenta de la mentira y quienes sí los tienen tal vez se han desgastado tanto en conseguirlos que no se permiten aceptar abiertamente que el dinero no es la felicidad, eso los pondría en una situación incómoda, volver a empezar en el camino de buscar el sentido -subjetivo- de la vida. ¡Qué pereza! De todas maneras, es mucho lo que se puede comprar con dinero, es mucho lo que se puede patear la pelota para después.

Ya son muchos los filósofos, maestros, antepasados, psicólogos e incluso economistas que nos han dicho hasta el cansancio que no es así. La seguridad, la paz, el amor incondicional, el libre pensamiento, la conciencia crítica y el liderazgo no tienen precio, no se pueden comprar. Si más colombianos fuéramos conscientes de eso, no estaríamos dispuestos a hacerlo todo por dinero y sabríamos la importancia de trabajar por todas esas cosas que dan bienestar y que están fuera del radar de la economía.

También podríamos tener relaciones sociales y humanas más sanas y menos instrumentalizadas. Pienso en el comercial de tarjetas que decía: hay cosas que el dinero no puede comprar, pero para todo lo demás existe la tarjeta. Nos quedamos solo con la segunda parte de la frase y le dimos un enorme papel en nuestras vidas a todo lo que se puede comprar, dejando para después todo lo que no. En mi opinión, en esto último es donde está el valor y la importancia, lo que hace la diferencia en cada vida, da sentido subjetivo y permite trascender.

Los indicadores de la economía son variados, casi nunca se mueven a la vez en la misma dirección, pero son clave para tomar decisiones de política en el presente. A un ex director de la DIAN alguna vez lo oí decir que los problemas de Colombia van mucho más allá del campo de la economía y, por supuesto, de los datos de la actividad económica de corto plazo. Coincido, son asuntos mucho más profundos.

7 comentarios

Sara Pineros

Escrito por:

Sara Pineros

7 comentarios de “¿Qué dicen las cifras sobre la situación de la economía colombiana?

  1. El dinero no lo es todo. Sin embargo, sin las necesidades básicas materiales satisfechas no hay felicidad. Detrás de la interpretación de las cifras económicas siempre hay intereses de clase.

  2. Muy valioso cuestionarse como la instrumentación de la política no ha tenido un rumbo claro en la inversión de largo plazo en nuestro país. La desinformación parece estar al servicio diario mostrando que es un problema de corto plazo en el actual Gobierno, cuando en realidad ha sido un problema estructural de décadas. Y más valioso aún el punto sobre el dinero y su función como moderador en nuestras relaciones y objetivos de vida. Ese “supuesto” en economía sobre la maximización de la utilidad debe orientarse más a una visión colectiva, que nos haga sentir, aprender y vivir lo bello de ser un ser social, un ser humano.

  3. Excelente subrayar la necesidad de una visión más holística y a largo plazo para entender la economía colombiana (:

  4. Para los no especialistas es difícil entender, si el empleo no ha caído, la inflación está bajando y la inversión extranjera directa y los ingreso por turismo subiendo, Como se explica que el consumo baje y la actividad industrial se caiga pero los servicios crezcan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

campesinos-Sierra-Nevada-Santiago-Giraldo.jpg - 179.77 kB
Economía y Sociedad

Tumba y quema: la agricultura peligrosa en la Sierra Nevada

Economía y Sociedad

Colombia está en las últimas posiciones para adquirir la vacuna contra el coronavirus

Tecnologia en casa
Economía y Sociedad

Los retos de la educación virtual en la era del COVID-19

índice de pobreza multidimensional
Economía y Sociedad

Alerta por el aumento de la pobreza

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.