Desentrañando el misterio de DMG - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad Desentrañando el misterio de DMG

Desentrañando el misterio de DMG

Escrito por Jorge Iván González

Jorge Iván González

¿En qué consistía el negocio? ¿Por qué no se había quebrado? ¿Los clientes estaban locos? ¿Se aprenderá la lección? Aquí están las respuestas. 

Jorge Iván González*

A pesar de los numerosos artículos y de las entrevistas y debates, el caso de DMG continúa siendo un misterio.  El gobierno tampoco ayuda a clarificar.  Las acusaciones de vínculos de DMG con las Farc y el paramilitarismo crean más confusión.  Y el panorama se enrarece más con la actitud de los clientes de DMG que no sólo reclaman su dinero sino que, además, se sienten parte del negocio.

Mucho más que una pirámide

Para comenzar con el análisis de DMG es importante establecer la diferencia con las otras pirámides, que son menos complejas y responden a principios más convencionales.  En la literatura económica, las pirámides corresponden a versiones heterogéneas del principio Ponzi, que toma su nombre del banquero italiano que cada vez se endeudaba a tasas de interés más altas para poder pagar deudas viejas.  Las modalidades del efecto Ponzi son muy disímiles y pueden presentarse en contextos legales (Lehman Brothers…) o ilegales (DFRE…).

Para entender a DMG es necesario ir más allá del análisis de una pirámide convencional.  De manera intuitiva, sin un previo estudio empírico, y solamente con el ánimo de ordenar y estimular la discusión, propongo una  distribución de las posibles fuentes de ingresos de DMG.  No discuto los orígenes del capital inicial de DMG, sino que me concentro en su actual lógica operativa.  La estructura de la ganancia de DMG tendría cuatro componentes: comercial 30%, lavado 15%, pirámide 20%, manejo financiero 10%.  Sumando, el total sería 75%.

1) El componente comercial, que correspondería a un esquema multilevel marketing (MLM) conjuga los márgenes que obtiene DMG reduciendo el precio de los proveedores (10%) y aumentando el precio a los clientes (20%).  En total sería 30%.  De acuerdo con la información disponible, DMG les pide un descuento a los proveedores del 10% y les vende a los clientes 20% por encima del precio normal del producto.  La utilización de los mecanismos propios del MLM (publicidad boca a boca sin ningún costo, gratuidad de la fuerza de ventas, manejo de efectivo, etcétera) favorece el crecimiento del negocio.  El MLM tiene especificidades que garantizan una dinámica endógena más o menos sostenible.  A partir de los esquemas MLM, la empresa DMG logra estructurar un tipo de negocio suficientemente protegido frente a los requisitos legales.  La empresa ha sabido meterse en los resquicios de la ley y organizar un negocio MLM, que no sólo es MLM.  Las otras modalidades del negocio se mimetizan a través de estructuras organizativas propias del MLM.

2) El componente de lavado, que sigue siendo confuso, porque la información de prensa es muy fragmentada e irregular.  Este componente podría ser del 15%.  Ello significa que la operación de DMG no es sólo una fachada de lavado, como se desprendería de algunos titulares y artículos de prensa que estos días han pintado a la empresa como un simple lavadero.

Entiendo el lavado de dólares como el proceso de conversión de los dólares provenientes del narcotráfico a pesos.  Puesto que son dólares de origen ilícito no pueden ser declarados y necesitan lavarse.  Esta definición deja por fuera de la categoría de lavado todas las operaciones en pesos.  Por tanto, no hay lavado cuando los cocaleros del Putumayo colocan sus pesos en DMG.  Tampoco hay lavado cuando los paramilitares o las Farc colocan sus pesos en DMG.  No constituye una operación de lavado el transporte de $4 mil millones de pesos en una avioneta entre ciudades colombianas.  En cambio, sí hay lavado cuando se aprovecha el aparato de DMG para convertir dólares a pesos.  Y este proceso se puede realizar a través de: a) contrabando puro; b) compras a los proveedores que importan equipos, electrodomésticos, etcétera, y c) operaciones financieras que se originan con el depósito de dólares en bancos de Panamá o Ecuador, y que terminan con la recepción de pesos en bancos de Colombia.

3) El componente piramidal, que lo estimo en 20%.  Es relativamente bajo y ello garantizaría que DMG tenga una permanencia en el tiempo más larga que la de cualquier otra pirámide.  Hasta el día en que fue intervenida, DMG no había defraudado a ninguno de sus clientes.  A todos les había respondido, hasta el punto que los manifestantes exigen la libertad de David Murcia Guzmán, el padre de la llamada familia DMG.  Los clientes que reclaman el dinero no censuran a Murcia sino al gobierno.  El componente piramidal opera como el de cualquier otra pirámide especulativa, pero como su importancia es relativamente menor, la estabilidad de DMG es superior a la de las otras pirámides.

4) Y, finalmente, habría un componente financiero convencional que podría estar alrededor del 10%, teniendo como referencia la tasa de interés actual.  La rentabilidad provendría de negocios financieros convencionales (depósitos en dólares en Panamá y Ecuador, aprovechamiento del dinero mientras se le paga a los proveedores, etcétera).  Estos excedentes financieros se pueden conseguir aún cuando DMG no utilice directamente el sistema bancario colombiano.  La empresa tiene cuentas en dólares, y puede recurrir a la banca colombiana a través de sus socios.

Los clientes no estaban locos

El comportamiento de los clientes merece un análisis detallado.  En la teoría económica se supone que las personas somos adversas al riesgo, que a nadie le gusta correr riesgos innecesarios.  Este principio lo ha entendido DMG y lo maneja muy bien.  El primer encuentro con la empresa no tiene pierde.  Usted paga, recibe el bien (equipo de sonido, computador, pantalla o algún otro producto) y, posteriormente, vuelve para que le entreguen un porcentaje significativo del valor de su compra (más del 70%).  En situaciones como estas, opera el principio probabilístico de la cosa segura, que lo enuncia así Harsanyi, premio Nobel de economía en 1994: "… el individuo prefiere tener la oportunidad de ganar un premio de mayor valor con una probabilidad dada, que la oportunidad de ganar un premio de menor valor con la misma probabilidad"[1].

La persona sale de DMG con un bien y con la expectativa de que en unos meses recibirá una buena parte de su dinero.  Después de realizar dos o tres veces la misma operación y tener éxito, el individuo dispone de un excedente que continúa  manejando con una aversión al riesgo cada vez menor.  Va perdiendo el temor porque ya "recuperó" la plata que había colocado inicialmente.  Y esta disposición a arriesgar los recursos adicionales al depósito inicial, se convierte en un poderoso combustible para las pirámides, y la burbuja crece a ritmos exponenciales.  Debe tenerse en cuenta, entonces, que la actitud frente al riesgo es distinta entre el primer momento y el segundo.  El temor inicial se convierte en audacia.

Los paganinis

DMG ofrece un mundo maravilloso.  Una rentabilidad del 75% que se reparte entre los clientes es sumamente atractiva.  La publicidad voz a voz ha sido efectiva y los usuarios satisfechos le dan gracias a Dios y a David.  Dios Mío GraciasDavid Murcia Gracias.  Hasta el momento no ha habido ninguna estafa.  A nadie se le ha negado su dinero. Los únicos desgraciados fueron los que llegaron de últimos, y sus dolores no son culpa de David, ni de Dios, sino de Uribe. Los ciudadanos enardecidos contra Uribe no quieren la reelección y le piden a Myriam Paredes y a Orlando Guerra de la Rosa – representantes conservadores de Nariño y Putumayo – que no apoyen el referendo para la reelección.  Al fin y al cabo, todos se sienten miembros de la gran familia DMG, y ahora están dispuestos a realizar una contribución solidaria para pagar los honorarios de los abogados de David Murcia Guzmán.

La lección por aprender

Entre tanto, el sistema financiero formal espera, sin hacer ningún esfuerzo por repensar su quehacer.  Los clientes que expresan su afecto por David Murcia critican duramente a los bancos.  Es hora que los bancos piensen en las mayorías, no porque las aman, sino porque allí está su negocio.  Los bancos todavía no creen en las potencialidades del ahorro de los pobres y de la clase media.  Los depósitos en las pirámides pueden estar entre $2 y $3 billones.  El Banco de Oportunidades y el Banco Capital tienen que ser proyectos ambiciosos, que hasta ahora no lo son.  Es necesario volver los ojos al Grameen Bank, que nació en Bangladesh siguiendo el criterio Yunus.  Este banco ha sido exitoso y se ha consolidado como una alternativa a la banca tradicional.  Para que no haya más pirámides, además de la regulación y el control, también deben existir posibilidades de ahorro y de rentabilidad para la mayoría de la población, y esta opción no parece estar en la agenda del sistema bancario colombiano.

DMG invita a realizar cambios estructurales.  No se puede minimizar lo sucedido reduciendo el problema a la ingenuidad de unos y a la habilidad de los otros.

Y la complejidad fundamental de todo esto radica en un hecho contundente: todavía no había estafa.

 *Miembro fundador de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí. 

 

Notas de pie de página


[1]"Una variante es el principio de sustitución: la persona es indiferente si valora igual dos premios que tienen la misma probabilidad"; Jhon Harsanyi, 1975.  "Nonlinear Social Welfare Functions: Do Welfare Economists Have a Special Exemption from Bayesian Rationality?" en Theory and Decision, vol. 6, pp. 311-332.  Reproducido en Jhon Harsanty, 1976.  Essays on Ethics, Social Behavior, and Scientific Explanation, Reidel, Dordrecht, pp. 64-88.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies