Desacuerdos, conflictos y valores en el Estado constitucional - Razón Pública
Inicio TemasLectura Pública Desacuerdos, conflictos y valores en el Estado constitucional

Desacuerdos, conflictos y valores en el Estado constitucional

Escrito por Diana González

Ente de justicia en el país deberá enfrentar aplicaciones jurídicas que velen por la justicia.

Diana GonzálezEn los Estados de derecho no todo se reduce a cumplir la ley al pie de la letra. En muchos casos se deben interpretar los alcances de la legislación o determinar cuáles  derechos son susceptibles de protección estatal. ¿Cómo afrontar este debate?

Diana Beatriz González*

De la Constitución a la moral, conflictos entre valores en el Estado constitucional
Pau Luque Sánchez
Editorial Marcia Pons
2014, 190 págs.

Valores protegidos

Determinar los valores que deben ser protegidos con el uso de la fuerza legítima del Estado de derecho es uno de los objetos centrales de disputa en las sociedades. En esta discusión por una parte está la individualización de aquello que merece la tutela estatal, y por la otra está la decisión sobre las situaciones que califican como objeto de amparo. Estas son dos cuestiones que están directamente relacionadas pero que apuntan a direcciones diferentes.

Por ejemplo, muchas constituciones contemplan la protección de la familia como núcleo del tejido social. Puede haber grupos dentro de una comunidad que se opongan a ese tipo de tutela especial porque consideran que esa institución no es la base de la sociedad o promueve valores que no deberían tener amparo constitucional.

Ahora bien, es posible que también haya un consenso generalizado en relación con la legitimidad de esa protección, es decir, que la institución de la familia sí promueve valores que merecen promoción y defensa, pero no sobre lo que califica como familia. Algunos consideran que la única familia merecedora de amparo constitucional es la constituida por  una pareja heterosexual, pero otros creen que esta protección debería amparar familias que no son heterosexuales o no están integradas por una pareja. 

Este ejemplo esquemático y simplificado solo pretende ilustrar uno de los muchos conflictos entre diferentes valores o interpretación del alcance de los mismos en contextos sociales. Especialmente cuando se considera que las constituciones y la interpretación judicial de las mismas no aplica textos neutrales, sino que protege un conjunto definido de principios y visiones de mundo en detrimento de otros.

El trámite de los desacuerdos

Conflictos morales dentro de la actual constitución colombiana.
Conflictos morales dentro de la actual constitución colombiana. 
Foto:  Wikimedia Commons

La cuestión de los conflictos entre valores y cómo son tramitados en Estados constitucionales de derecho es uno de los temas centrales del libro escrito por el profesor Pau Luque. Se trata de una indagación hecha con las herramientas de la filosofía y la teoría del derecho, de la estructura de estos choques en relación con los valores consagrados en las constituciones. Esta dimensión valorativa es denominada en el libro “la estructura ético-sustantivo de las cartas fundamentales” y está integrada por los valores morales, los principios y los derechos propios de los Estados de derecho contemporáneos.

Se trata de una indagación hecha con las herramientas de la filosofía y la teoría del derecho.

Aunque hay un acuerdo más o menos extendido en relación con el carácter vinculante de las normas integradas a las constituciones, la presentación de Luque hace un breve recorrido por las tesis que niegan que las cartas fundamentales sean algo más que declaraciones de buenas intenciones en relación con la sociedad que se quiere construir, pero de ningún modo preceptos jurídicos obligatorios ni mucho menos parámetros de expulsión de leyes votadas democráticamente.

Pese a que aún hoy hay posturas que sostienen el carácter declarativo de las constituciones y la preeminencia de las leyes dictadas por el Congreso, lo cierto es que el carácter normativo de las constituciones y la importancia de la interpretación judicial de las mismas parece innegable.

Desde el punto de vista sociológico, apunta Luque, el hecho de que existan tribunales constitucionales que interpretan y aplican directamente la carta constitucional e invalidan leyes con base en ellas es innegable, al menos en el contexto latinoamericano.

La importancia de la interpretación

En la perspectiva conceptual del análisis del conflicto de valores éticos en el Estado constitucional, que es la que le interesa al autor, hay también discusiones en relación con la estructura de la normas superiores y su posibilidad de aplicación directa.

El estudio que adelanta Luque no se centra en si debería o no aplicarse directamente la constitución o si sus normas tienen el carácter de preceptos jurídicos, sino que parte del hecho de que los jueces y otros funcionarios públicos de hecho aplican directamente la carta fundamental.

Desde el punto de vista conceptual, lo relevante es que quienes interpretan la Carta identifican su contenido y aplican sus preceptos, lo cual implica necesariamente el uso de argumentos morales sustantivos relativos a los valores de consagración superior.

Un fenómeno derivado directamente de esta identificación de contenidos y aplicación directa de la carta fundamental es la “constitucionalización” de los ordenamientos jurídicos. Esto quiere decir que los debates relativos a las normas básicas y su alcance no solo tienen efectos en relación con el ámbito de la constitución.

Dicho en otras palabras, el ámbito de la constitución se amplía a todo el ordenamiento jurídico. De esto se sigue también que la relevancia de esa estructura ético sustantiva del Estado constitucional abarca a todas las instancias de regulación jurídica.

Conflictos de valores constitucionales

Idea de familia tradicional, punto de conflicto dentro del estatuto constitucional.
Idea de familia tradicional, punto de conflicto dentro del estatuto constitucional.  
Foto: Wikimedia Commons

Hay cuestiones directamente vinculadas con la exploración de la dimensión  sustantiva del Estado constitucional que tienen que ser abordadas en esta exploración conceptual. Entre ellas está si las cartas fundamentales protegen un valor superior único mediante un tipo específico de derechos o, por el contrario, tutelan diferentes objetos mediante clases diversas de disposiciones jurídicas.

Otra variable implicada en el análisis de esta estructura es qué relación hay entre los valores: de armonía o de conflictos. Si hay choques, hay que determinar si son estos aparentes, solucionables, irresolubles o de qué tipo. En todo caso, el libro no se encarga de determinar cuáles son esos principios o valores amparados por las constituciones o cuáles deberían serlo, sino de señalar cuál es la estructura formal de la dimensión valorativa de las constituciones. En ese sentido, su énfasis está puesto en cómo es identificado el contenido de esos principios y en cómo son aplicados.

El objetivo central del libro, según lo precisa el autor, no es el estudio de cuáles deberían ser los valores protegidos constitucionalmente sino reconstruir la estructura existente de esa dimensión moral del texto constitucional y de su interpretación y los problemas propios de la identificación y aplicación de sus contenidos.

La elección de la mejor teoría

Una de las cuestiones más atractivas del texto es la manera en la cual aborda la discusión de las diferentes posturas en relación con los conflictos entre valores en el Estado constitucional. Este no se limita, como otros estudios sobre el tema, a identificar las debilidades de estas teorías y a descartarlas por eso.

El carácter normativo de las constituciones y la importancia de la interpretación judicial de las mismas parece innegable.

Por el contrario, el libro ofrece una reconstrucción detallada y reflexiva de esas propuestas, presentadas en su mejor luz. La elección de la teoría más adecuada es hecha con base, no en la debilidad de sus contendientes, sino en su capacidad de dar cuenta del mayor número de fenómenos relevantes y en su capacidad de conservar las virtudes explicativas de las teorías rivales descartadas.

Para terminar quisiera señalar que el texto del profesor Luque ofrece un análisis detallado, rico y original de la manera en la cual son entendidos esos valores incorporados en las constituciones. No es solo un aporte importante a la discusión sobre teoría constitucional o filosofía del derecho sino que ofrece las herramientas para analizar de manera más precisa y constructiva muchos de los conflictos de valores fundamentales en la sociedad.

Temas como el alcance de la protección constitucional a la familia no deben reducirse a la reproducción de eslóganes o prejuicios sobre lo que debe ser esta institución. Habría que precisar cuáles son los valores protegidos con esta institución, los vínculos entre ellos y el alcance de la tutela derivada de esa estructura.

 

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

CONOCE NUESTRO LIBRO

La guerra más larga del mundo y la historia no contada de un país en construcción