Desabastecimiento de medicamentos: ¿desinformación o realidad?
Inicio TemasPolítica y Gobierno Desabastecimiento de medicamentos: ¿desinformación o realidad?

Desabastecimiento de medicamentos: ¿desinformación o realidad?

Escrito por Óscar Andia

La escasez de medicamentos es real, pero ha sido exagerada. Es un caso que importa en sí mismo y que ayuda a entender el estado del proyecto de reforma de la salud.

Óscar Andia*

La reforma en cuidados intensivos

En vísperas de la Semana Santa, siete de catorce senadores, que después fueron nueve, presentaron ponencia de archivo del Proyecto de Reforma de la Salud. 

Muchos quedamos con la sensación de estar viendo el último round de una pelea donde el gobierno y su bancada fueron “salvados por la campana” por el evento religioso que les dio un respiro y que sería aprovechado por los técnicos de su esquina para reacomodar protectores, restablecer la visión y detener sangrados. 

Siguiendo con la analogía, se avecinan momentos difíciles para el equipo que por el momento lleva la peor parte. Aún tiene posibilidades de un empate, una victoria por puntos y hasta un triunfo por “lucky punch”. Los analistas están divididos entre los que tratan de reunir datos objetivos a favor o en contra y otros que sin mayor conocimiento parecen apoyar emocionalmente al equipo opositor. 

El tema del desabastecimiento de medicamentos permite contextualizar la situación actual del proyecto de reforma de la salud.

Foto: Radio Nacional - Durante la administración de Iván Duque, cuando Fernando Ruiz era ministro de Salud, se acabó con la posibilidad de conocer la trazabilidad de las prescripciones en la plataforma MiPres.

La realidad del desabastecimiento

Obviamente, debemos excluir del debate la opinión de algún alto funcionario del gobierno que negó la existencia del desabastecimiento y también ignorar las afirmaciones de la anterior representante de las EPS que habló de más de 6000 principios activos desabastecidos y la actual representante que habla de más de 1500.

El total de principios activos disponibles en el país no supera los 3000, según reportes a SISMED. Lo razonable aquí es basarnos en los datos objetivos de las páginas especializadas del INVIMA y del Ministerio de Salud, que hablan de decenas de moléculas desabastecidas o con amenaza de desabastecimiento.

Es recomendable informarse sobre este tema con profesionales ponderados, representantes de organizaciones de pacientes, académicas, científicas y gremiales, ojalá defensores del interés general y la salud pública. Quienes dramatizan exageradamente situaciones particulares o quienes desconocen el tema no son fuentes fiables, como aquel director de programa radial de gran audiencia que, sugiriendo alternativas de intercambio, dijo que Acetaminofén y Paracetamol eran similares, cuando en realidad son la misma molécula.

En las páginas especializadas del INVIMA y del Ministerio de Salud, existe un seguimiento detallado de este fenómeno desde 2019, listados especiales y mesas de trabajo desde 2022, alertas, fichas de caso y documentación desde 2014. Existen mecanismos de actualización estandarizados. Pero, todo ese esfuerzo resulta insuficiente si la información no se integra, valida, analiza y difunde adecuadamente.

La necesidad de integración con SISMED puede verse en la Gráfica 1 donde un medicamento de muy alto impacto, el Pembrolizumab, que venía reportando ventas trimestrales superiores a 90 000 millones de pesos, no reportó transacciones primarias del laboratorio importador en dos trimestres de 2023. 

Quienes dramatizan exageradamente situaciones particulares o quienes desconocen el tema no son fuentes fiables

¿Merck & Co M&D dejó de reportar más de 180 000 millones en ventas por desabastecimiento? Y si hubo desabastecimiento, ¿cómo se mantuvieron con crecimiento constante las transacciones secundarias (de los demás sectores del sistema) y las finales (recobros pagados por el sistema)? 

¿De dónde salieron los recobros extraordinarios mayores a 200 000 millones del primer trimestre de 2020? ¿La Oficina de Tecnologías de Información OTIC de MinSalud validó estos reportes? ¿Alguna instancia del Ministerio de Salud analizó estos datos? ¿Por qué ADRES no publica el microdato de los pagos que realiza? ¿Se incluyen los cobros y recobros del régimen subsidiado y los regímenes especiales? ¿Sirven para algo los datos de MedCol-Stat que llegan solo hasta 2021?

Con la ejecución de la política de precios máximos para eliminar los recobros durante la administración Duque-Ruiz, se destruyó la trazabilidad de las prescripciones en la plataforma MiPres. Con este recurso, se sabía del uso de los medicamentos por región, por EPS o por indicación, algo que actualmente no se conoce porque ni las EPS, ni MinSalud, ni la Cuenta de Alto Costo publican esa información con el detalle que podía conocerse en MiPres. 

Esto no es un asunto menor para las finanzas del sistema de salud porque en casos como el del Pembrolizumab (Keytruda de MS&D) el precio regulado de cada vial es de 12 735 981,81 COP, que con margen para prestadores puede recobrarse por 13 181 741,17 COP mientras en farmacias de Internet está en 16 981 455 COP. 

La presentación de dos viales comenzó a reportar a SISMED en 2023, no tiene precio regulado y se ofrece en Internet a 33 962 910 COP. Este medicamento se usa básicamente para combatir el cáncer de pulmón ¿Cómo es la situación real de estos pacientes en la actualidad? ¿Las entidades de vigilancia y control saben de estos niveles de desinformación?

En otras palabras, el desabastecimiento de medicamentos existe y está acentuado por variables de las cadenas de suministro que son inelásticas para un país sin soberanía en este campo, con unas dificultades de vieja data, con un conflicto de magnitud inusual por tendencias de radicalismo verbal maximalista sin el suficiente respaldo de capacidad técnica y ejecutiva. 

Todo acentuado con evidente manipulación por parte de las redes sociales y de medios tradicionales, algunos con dudosa objetividad e independencia. No se trata de minimizar los signos y síntomas de deterioro que son innegables, se trata de ser objetivos en el diagnóstico para ser más acertados en el tratamiento. 

¿Es posible una salida concertada?

Mientras la situación del sistema de salud parece agravarse cada día más, el debate parlamentario enardecido y la confrontación mediática estridente resultan cada vez más perjudiciales. Con pocas excepciones, casi todas las tendencias coinciden en que el sistema de salud necesita cambios profundos para avanzar en la consolidación de una normativa que es garantista y sin lugar a dudas avanzada en el contexto mundial. Se trata de una inusual construcción colectiva que debe preservarse y avanzar más en su ejecución y perfeccionamiento.

En dicho contexto, llegó la hora de los mejores estudios técnicos, la mejor evidencia posible, para introducir los cambios más pertinentes que reconstruyan el sistema, ojalá con el pragmatismo estratégico que los diferentes sectores mostraron en la construcción de la Ley Estatutaria de Salud.

el desabastecimiento de medicamentos existe y está acentuado por variables de las cadenas de suministro que son inelásticas para un país sin soberanía en este campo, con unas dificultades de vieja data, con un conflicto de magnitud inusual por tendencias de radicalismo verbal maximalista sin el suficiente respaldo de capacidad técnica y ejecutiva.

Como ejemplo de lo anterior, podemos citar los artículos ya aprobados en la reforma, que pueden ser objeto de perfeccionamiento, como los relacionados con el Sistema de información. El Sistema Integrado Transaccional y Distribuido de Información en Salud resolvería la mayoría de los problemas mencionados en esta nota. 

Al ser Integrado podría superar el nivel absurdo de fragmentación existente en la actualidad. Siendo Transaccional con registro directo de operaciones en línea, nos permitiría abandonar del sistema antediluviano de “reportes” que existe en la actualidad y es fuente de la mayor parte de prácticas perversas en el manejo financiero. 

Al ser Distribuido, operaría en cadenas de bloques para superar los inconvenientes de los sistemas centralizados o bases de datos relacionales. Los datos serían transparentes e incorruptibles. Se permitirían estudios con inteligencia artificial y serían técnica y científicamente sólidos, con amplia participación social, trazabilidad histórica, resultados concretos en salud y evidente optimización de recursos. Solo falta definir reglas para ejecutarla progresiva y eficientemente. 

Artículos Relacionados

1 Comentario

Mónica abril 9, 2024 - 2:36 am

Hola:

Contactamos desde el despacho especializado en optimización fiscal y contabilidad.

El cambio de normativas y el desconocimiento en el área fiscal son los dos principales riesgos que enfrentan las empresas españolas actualmente. En los últimos 15 años, hemos colaborado con empresas como la tuya ofreciendo un asesoramiento experto contable y fiscal a medida.

Por ello, nos gustaría proponerte un estudio de tu situación con uno de nuestros especialistas. Durante esta semana, no tendría ningún coste para ti el análisis.

¿Podrías facilitarme un número de teléfono?

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies