Del Camino a la Vereda - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Del Camino a la Vereda

Del Camino a la Vereda

Escrito por César González

César gonzalez

Al pasar del camino de la necesidad al atajo de la obsesión, la Seguridad Democrática pondrá en aprietos el panorama fiscal en Colombia.

César González Muñoz *

Después de que el gobierno publicó la versión actualizada del Marco Fiscal de Mediano Plazo y  de que el presidente Uribe anunció que será necesario hacer algunos "ajusticos" tributarios en pro de sostener la "Seguridad Democrática", creo que es oportuno hacer algunas glosas sobre el asunto. Esta es la primera de las notas que se ocuparán de ello.

En diversos aspectos de su vida, la sociedad colombiana ha dejado el camino por coger la vereda, para recordar al gran cubano Ibrahim Ferrer. La indiferencia ante horrendos extravíos éticos y graves desafueros de lesa humanidad, el apoyo popular -disfrazado de resignación – a acciones criminales de agentes estatales y de organizaciones ilegales que confirman que toda guerra se degrada, el aplauso a los atajos autoritarios que proponen ciertos sectores en el poder, son buenas muestras del extravío.

La nueva versión del Marco Fiscal es testigo de que también en materia de finanzas públicas la brújula está rota. En este campo, sin embargo, no ha de perderse aún toda esperanza; en este nuevo documento la burocracia técnica en Hacienda salió a rescatar el realismo y la seriedad. Mejor tarde que nunca, y el reconocimiento debe incluir, claro está, al Ministro Zuluaga.

Uno entiende que el verbo oficial debe ir cruzado de optimismos y aleluyas, que el cronista debe desgranar y poner a un lado para ir a lo fundamental.  Y lo fundamental es que son complicados los escenarios fiscales que dibuja el documento de Hacienda. Dichos escenarios deberían llamar a un replanteamiento de la política pública en varios campos claves. ¡Pero el gobierno sólo habla de hacer que el impuesto al patrimonio se vuelva permanente para garantizar la continuidad de la "Seguridad Democrática"! Igualmente, la visión oficial consiste en que, para 2010, será factible obtener en los mercados de deuda todo el financiamiento adicional que requiere un hueco fiscal significativamente mayor que el previsto hasta hace pocos meses.

Las cosas se ven distintas desde mi andén. En medio de sus extravíos, a la sociedad colombiana le hace daño que se pretenda convertir la idea de la "Seguridad Democrática" en un valor máximo, insuperable y eterno, en una suerte de becerro de oro al que hay que perseguir y adorar por encima de cualquier otra utopía, sueño u obligación histórica de esta nación. Perjudica a la sociedad colombiana que, con base en un documento que proyecta un futuro fiscal muy complicado, la máxima preocupación del gobierno sea que "como el Impuesto al Patrimonio vence en el año 2010, el Gobierno, previo acuerdo con el sector privado, buscará la posibilidad de tener un Impuesto al Patrimonio a partir del 2011 para compensar este mayor gasto recurrente".

Me apresuro a decir, claro, que la seguridad es un bien público absolutamente fundamental, y que los desafíos armados contra el Estado y la comunidad deben ser enfrentados con el fortalecimiento de las armas estatales. Es una obligación irrestricta. Pero la loma es más alta: Lo que desde siempre ha exigido la historia de Colombia es que se busque la seguridad integral de la vida de la gente: seguridad física, ingresos, empleo, techo, educación, seguridad social, etc….. Este es el auténtico desafío, que consta en la Constitución Nacional. Lo que ocurre es que no tenemos las finanzas públicas que permitan soñar con un avance continuo en esa andadura. Y lo que ocurre también es que a los sectores en el poder no les interesa corregir el rumbo. Qué le pasaría al déficit fiscal si el crecimiento económico de 2009 y 2010 fuera un par de puntos porcentuales más bajos que el que proyecta el gobierno?

 

 *Miembro fundador de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí. 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies