Cultura en Colombia: un año de avances históricos y preguntas sin respuestas
Inicio TemasArte y Cultura Cultura en Colombia: un año de avances históricos y preguntas sin respuestas

Cultura en Colombia: un año de avances históricos y preguntas sin respuestas

Escrito por Marla Castellanos

Aunque en 2023 el gobierno demostró su compromiso con la cultura, todavía quedan muchos asuntos por resolver, especialmente para el desarrollo sostenible e integral del país.

Marla Castellanos*

Un cierre alentador

A punto de cerrar este capítulo del año 2023, es necesario reflexionar sobre el estado del ecosistema cultural en Colombia. ¿Cuáles son los logros y cuáles son los desafíos para el próximo año?

Después de año y medio sin un liderazgo claro, Juan David Correa fue designado como ministro de las Culturas, las Artes y los Saberes. Un año en el que además el sector económico logró estabilizarse frente a los rezagos de la pandemia. El inicio de un nuevo periodo legislativo implica el desafío de posicionar la cultura en la agenda de los nuevos gobiernos regionales.

Aunque el Ministerio de las Culturas ha avanzado, es esencial que otros ministerios también incluyan temas culturales en sus agendas.

Además, se destaca la asignación de un presupuesto total sin precedentes para el sector: $1,47 billones, de los cuales $1,03 billones estarán destinados a la inversión y $437 millones para el funcionamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y los Saberes.

Mayor presupuesto, mejores resultados

El presupuesto asignado para el Ministerio de las Culturas es histórico, es un hito que debe destacarse. Representa un compromiso claro con la cultura y el cumplimiento de las promesas del actual gobierno como respuesta a las solicitudes del sector.

La asignación, que supera el billón de pesos, abre un abanico de posibilidades para llevar a cabo proyectos ambiciosos y respaldar iniciativas culturales en todo el país.

El aumento de recursos para la cultura permitió mejorar y desarrollar exitosamente los siguientes programas:

  • Estrategia de Cultura de Paz. Este programa está dirigido a comunidades que abogan por la paz a través de narrativas y escenarios de reconciliación. Los Pactos Culturales por la Vida y por la Paz en Tumaco y Barrancabermeja son ejemplos del compromiso con la construcción de paz en los territorios. Durante este año el programa contó con un presupuesto de 17 mil millones de pesos, contribuyendo al desarrollo cultural y la cohesión social.
  • Sonidos para la Construcción de Paz. Esta iniciativa respalda la música local y garantiza la educación artística para miles de niños y jóvenes en todo el país. Se desarrollaron 160 procesos con 48.558 millones de pesos.
  • Estímulos Culturales: Los estímulos culturales aumentaron en un 66%. Los recursos pasaron de $49.926 millones en 2022 a $83.057 en 2023. No obstante, el sector cultural sigue solicitando una reorientación de esta estrategia, pues tal como está diseñada promueve la competición por los recursos públicos.

Un largo camino por recorrer

Pese a los logros, es esencial abordar críticamente los desafíos y los puntos que aún necesitan atención:

  • Articulación con otros ministerios. Aunque el Ministerio de las Culturas ha avanzado, es esencial que otros ministerios también incluyan temas culturales en sus agendas. La conexión entre la cultura y otros sectores permite el desarrollo integral del país, aspecto expresado en el plan de desarrollo y que todavía está pendiente.
  • Proyección de las leyes y los movimientos. La Ley de la Música, la Ley de la Canasta Básica Cultural, la Ley por las y los Gestores Culturales revelan la necesidad de un diálogo más efectivo y un compromiso sostenido con la legislación cultural.

En el último año estas y otras iniciativas —que están por fuera de los entes gubernamentales— demuestran la necesidad de dar un diagnóstico actualizado del sistema laboral y legislativo de las culturas y las artes en Colombia.

A esto se suma la deficiencia del Sistema de indicadores Culturales (SIC) y la socialización o modificación del Plan Decenal de Cultura, que será la guía para los próximos diez años.

  • Este año se entregaron 13 infraestructuras culturales en el territorio nacional con una inversión de $17.771.792.090. Sin embargo, se debe considerar que el país tiene 1123 municipios, por lo cual es necesario brindar soluciones transversales para mejorar la infraestructura.

El acceso a las artes y a la cultura es imposible en contextos en los que casas de cultura y teatros municipales llevan años sin mantenimiento. Este será un desafío que deberá enfrentar el gobierno nacional con los nuevos gobiernos locales.

  • Economía y sostenibilidad. El gobierno aún no responde una pregunta esencial: ¿Cómo mejorará la economía del sector?

Los estímulos culturales a nivel nacional y local son insuficientes para garantizar la sostenibilidad para los proyectos culturales del país. En ese sentido, es fundamental construir una política que permita el escalonamiento y crecimiento sostenible.

  • Conexión con los desafíos globales. La cultura debe relacionarse con temas como el cambio climático y debe ser una parte integral de las soluciones a estos problemas. Aunque el gobierno destaca continuamente que esta es una deuda con el mundo, los cultores siguen esperando que sean llamados para formar parte de las acciones.

Además, el arte y la cultura pueden jugar un papel esencial para promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y concientizar sobre la Agenda 2023 a través de campañas educativas, eventos culturales, talleres y programas de formación.

Reflexiones finales

El año 2023 ha sido testigo de avances significativos en el ámbito cultural, aunque persisten desafíos sustanciales.

Foto: Facebook: Ministerio de Cultura - La Estrategia de Cultura de Paz está dirigida a comunidades que abogan por la paz mediante escenarios de reconciliación.

Los estímulos culturales a nivel nacional y local son insuficientes para garantizar la sostenibilidad para los proyectos culturales del país.

Un trabajo colaborativo entre el gobierno a través de sus distintos ministerios y los procesos organizativos del sector permitiría que Colombia avance hacia un futuro donde la cultura sea un pilar fundamental para el desarrollo sostenible, la cohesión social y la construcción de paz. En este último punto, como herramienta para las actuales mesas negociación y como parte de futuros procesos de reincorporación.

El camino hacia de la cultura en el 2024 debe ser inclusivo, con perspectivas críticas y estrategias bien definidas. Solo así podrá ser una oportunidad para consolidar los logros alcanzados y abordar con determinación los desafíos que yacen en el horizonte cultural de Colombia, pero que necesitan un gobierno con visión.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies