Córdoba, ¿entre los votos y las balas? - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Córdoba, ¿entre los votos y las balas?

Córdoba, ¿entre los votos y las balas?

Escrito por Víctor Negrete
Victor Negrete

Victor NegreteLa realidad política local resulta casi inimaginable desde la lejana Bogotá. Una mirada rápida a los protagonistas y a sus tácticas de cara a las elecciones en un departamento especialmente azotado por la violencia. Quiénes se disputan qué, y a qué le estarían jugando los grupos armados.

Víctor Negrete Barrera*

elecciones-localesLos dueños del poder

En el departamento de Córdoba los siguientes partidos, grupos o familias han ejercido un control político efectivo en función del número de alcaldías aseguradas en las últimas cuatro elecciones [1] (1998, 2000, 2003, 2007):

  • Casa López -orientada por el ex senador Juan Manuel López Cabrales del Partido Liberal – ha controlado 43 de las 112 administraciones municipales en juego desde 1998: representa el 38,3 por ciento.

  • El Partido Conservador, dividido en dos fracciones, la que orienta la senadora Nora García y la otra, bajo el mando del exsenador Julio Manzur, ha estado al frente de 29 administraciones municipales, con el 25,8 por ciento.

  • Casa Jattin, bajo el mando de Zulema Jattin -antes liberal ahora uribista- ha tenido el manejo directo de 10 administraciones, con el 8.9 por ciento.

  • Bernardo Elías, desprendido de los Jattin, uribista y Musa Besayle, separado de los López, ahora uribista, han tenido tres alcaldías cada uno con una representación del 5,3 por ciento.

  • Mario Salomón Náder, ex senador liberal: dos alcaldes.

  • Jaime Torralvo, pequeña disidencia de la Casa López: 1 alcalde.

  • En todo caso, las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) tuvieron una presunta intervención en por lo menos 10 administraciones de diferentes grupos y partidos: 8,9 por ciento del total. Al parecer el caso de intervención en política de grupos armados ilegales que más ha llamado la atención sucedió en el año 2000 cuando en Granada, corregimiento de Tierralta, hubo un presunto acuerdo entre aspirantes a la alcaldía y Salvatore Mancuso. Allí definieron el orden en que debían ocupar la alcaldía los tres aspirantes con mayores posibilidades en ese momento.

  • Sin datos precisos, 4 administraciones, con el 3,5 por ciento.

En resumen, el poder político en el departamento de Córdoba ha sido repartido de la siguiente manera:

  • El Partido Liberal ha sido directa o indirectamente responsable de 45 administraciones municipales;

  • El Partido Conservador, de 29;

  • El Partido de la U, que aglutina a los uribistas, de 24;

  • No se incluyen las administraciones con presunta intervención de miembros de las AUC.

Pero el protagonista principal de la política en Córdoba es la violencia, así:

-Políticos secuestrados

En el pasado, se presentaron dos casos particularmente significativos: 

-El primero sucedió en 1973 cuando el Ejército Popular de Liberación EPL secuestró a Germán Gómez Peláez por hacer proselitismo en territorios del alto Sinú y el San Jorge donde hacía presencia esa guerrilla que se oponía a las elecciones. En el intento de rescate por parte del Ejército Nacional, Germán Gómez murió. La autoría del hecho todavía levanta controversia. Mientras unos sindican a la guerrilla, otros acusan al Ejército.

-El segundo caso fue la retención de Juan Manuel López y Zulema Jattin en el 2000 – por orden directa de Carlos Castaño, Jorge 40, Mancuso y El Alemán- con el fin de presionarlos para obtener beneficios.

-Parapolíticos

Como es de público conocimiento, muchos de los congresistas pertenecientes a los distintos grupos que funcionan en el departamento estuvieron vinculados de una u otra manera con el paramilitarismo. Unos fueron condenados y otros siguen investigados: Juan Manuel López, Julio Manzur, Miguel De la Espriella, Reginaldo Montes, Zulema Jattin, Mario Salomón Náder y Eleonora Pineda.

Delitos, irregularidades y riesgos electorales

En el departamento son comunes los siguientes delitos electorales:

  • compra y venta de votos

  • trashumancia electoral

  • ocultamiento, retención y posesión ilícita de cédulas

  • constreñimiento

  • fraude al sufragante.

En la Registraduría Departamental se presentaron 24 denuncias de trashumancia electoral en 17 municipios de los 30 que tiene Córdoba. Los casos más notorios se presentaron en Chinú, Sahagún, Moñitos, Chimá, Buenavista, Puerto Libertador, Purísima, San José de Uré y Tuchin. Ante el Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía hubo 21 denuncias de seis municipios, 14 de estas en Planeta Rica. En Sahagún inscribieron a cuatro fallecidos.

Se han detectado amenazas en los municipios de Valencia y Tierralta, atentados en Puerto Libertador. En Crucito (Tierralta) no dejaron llegar a un candidato y en Canalete denunciaron intimidación contra la población para votar por un candidato.

Competirán en octubre

Para el 30 de octubre se han inscrito candidatos pertenecientes a los siguientes grupos:

  • Al liberalismo lo representan Mayorías Liberales, lo poco que queda del Movimiento de Integración Popular Liberal y Alternativa Liberal.

  • El conservatismo está en manos de la Casa Burgos y del grupo que dirige Julio Manzur.

  • El partido de la U se articula mediante los grupos que dirigen los congresistas Bernardo Elías Vidal, Musa Besaile Fayad, Zulema Jattin y Raymundo Méndez Bechara.

  • Además se presentarán candidatos de Cambio Radical, del Polo Democrático Alternativo, del Partido Verde y del PIN, entre otros.

Quién manda y qué está en juego

  • Actualmente hay cinco senadores: 3 de la U, 1 liberal y 1 conservador.

  • 5 representantes a la Cámara: 2 de la U, 2 liberales y 1 conservador.

Los cargos de representación popular que están en juego en las próximas elecciones, además de Gobernador, son los siguientes de acuerdo con su distribución actual:

  • 13 diputados: 5 liberales, 3 de la U, 2 de Cambio Radical, 1 conservador, 1 del PIN y 1 independiente.

  • 30 alcaldes: 15 liberales, 7 de la U, 2 conservadores, 2 de Colombia Democrática, 1 de Colombia Viva, 1 del Movimiento Alianza Afrocolombiana, 1 de Cambio Radical y 1 de Minorías étnicas.

Costo de la campaña

Para la Gobernación, se calcula una inversión de entre 20 mil y 25 mil millones.

En municipios como Sahagún, Lorica y Montelíbano cuesta entre 3 mil y 4 mil millones.

En municipios menores unos 2 mil millones aproximadamente.

La “cotización” del voto fluctúa entre 30 mil y 50 mil pesos.

Los armados

En Córdoba tienen presencia los grupos Urabeños, Rastrojos y Paisas, reconstituidos después de la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y varios frentes de las FARC.

Los tres primeros son llamados bandas criminales por el gobierno y la Fuerza Pública. Ya sea uno, dos o los tres grupos están presentes prácticamente en todos los municipios del departamento. Al parecer ya terminaron los enfrentamientos entre ellos: ya repartieron rutas, territorios, recursos.

La Operación Troya que adelantan varios organismos de seguridad del gobierno en su contra, desde principios del año, ha logrado dispersarlos, disminuirlos y hasta acorralarlos. De acuerdo con el reporte de la Policía del 6 de junio pasado, habían capturado a 486 miembros, 10 se sometieron a la justicia, hubo 11 muertos en combate y 64 laboratorios destruidos, fueron decomisados 6.123 kilogramos de clorhidrato de cocaína, 1.352 kilogramos de pasta base de coca y 3.799 kilogramos de marihuana, entre otros. De tal manera que se han visto forzados a buscar acuerdos entre sí para protegerse contra la acción de las autoridades.

El otro actor que ha jugado un papel importante en la decisión de coordinar sus acciones ha sido la propia guerrilla de las FARC. Con su experiencia, conocimiento y los cambios que están adelantando para recuperarse de los golpes recibidos y para tener más presencia en la zona, al parecer los frentes de las FARC en Córdoba han concebido y puesto en marcha un plan para coordinar acciones conjuntas con estos grupos, más allá de las relaciones y labores que propicia el negocio del narcotráfico.

Esperando para negociar

La pregunta clave: ¿están incidiendo o llegarán a incidir estos grupos en las próximas elecciones? La situación hasta el momento es la siguiente: algunos estiman que hay grupos políticos interesados en buscar y utilizar los servicios de estas organizaciones para que les consigan votos en los lugares donde tienen control y amedrenten e impidan la presencia de otros candidatos. Según los que sostienen esta tesis, se asegura que así fue como actuaron las AUC en sus comienzos. Una vez fortalecidas, la relación cambió y las negociaciones con los grupos políticos se hicieron en un plano de igualdad o de mayor equilibrio.

Las organizaciones criminales orientadas por las FARC se dieron cuenta de que estar al servicio de un solo candidato apoyado por uno o varios grupos políticos los distanciaba de los demás, restándoles influencia, hecho que no les conviene en las circunstancias actuales.

La estrategia más conveniente para ellos parece la siguiente: No meterse en la campaña, no entorpecer las elecciones y esperar al ganador, sea quien sea, para negociar con él. Por experiencia, saben que ningún alcalde se atreverá a negarse a cooperar con ellos.

¿Explicará esta estrategia que en el departamento no se hayan presentando recientemente situaciones de serio riesgo electoral? ¿La mantendrán hasta las elecciones? Algunos casos aislados, según los analistas, fueron errores o no fueron cometidos por estas organizaciones armadas ilegales, sino por grupos políticos locales antagónicos. 
 

* Centro de Estudios Sociales y Políticos. Universidad del Sinú, Montería. 

Para ver las notas de pie de página, pose el mouse sobre el número.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies