Córdoba: continuidad e inseguridad - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Córdoba: continuidad e inseguridad

Córdoba: continuidad e inseguridad

Escrito por Víctor Negrete

Se mantuvieron las curules de políticos vinculados al gobierno local y las de varios aspirantes vinculados con la parapolítica. Pero pese a la presencia de los grupos armados se mantuvo también el orden público.

Víctor Negrete Barrera*

Los votos comprados, los amarrados y los demás

Según cálculos aproximados, en Córdoba el 35 por ciento de los electores vende el voto por dinero o lo cambia por artículos diversos, como comida, licor, becas, citas médicas y medicamentos, entre otros. Esto es explicable por el 65 por ciento de pobres que tenemos en el departamento.

Quienes lo venden consideran a los políticos como corruptos, aprovechadores del erario público, vinculados con mafias, carruseles y grupos armados ilegales, y ven en elecciones como esta una de las pocas oportunidades para quitarles algo de lo que les sobra.

Según cálculos aproximados, en Córdoba el 35 por ciento de los electores vende el voto por dinero o lo cambia por artículos diversos, como comida, licor, becas, citas médicas y medicamentos, entre otros.

El valor del voto en los distintos municipios varía entre cincuenta mil y doscientos mil pesos. Ya casi a nadie se le ocurre ofrecer veinte mil o treinta mil pesos por voto. Saben que la relación con el político es momentánea, fugaz, y tal vez no lo vuelvan a ver otra vez. Ahí termina el negocio, y no da margen para disquisiciones filosóficas o políticas. Por esta razón la compra-venta de votos se mantiene y aumenta, como sucedió en esta elección a pesar del esfuerzo de las autoridades para evitarla.

Otro 25 por ciento vota por convicción ideológica o política. Muchos de estos por tradición familiar conservadora o liberal. Este grupo tiene todas las garantías para dar a conocer sus opiniones y propuestas. Los votantes de izquierda, en especial los que viven en zonas de conflicto, como muchos municipios en el departamento, son observados con cuidado por la fuerza pública, que aprovecha ocasiones como esta para conocerlos, empadronarlos y sutil o abiertamente intimidarlos, como ha sucedido en lugares como Frasquillo en Tierralta y Juan José en Puerto Libertador.

El 40 por ciento restante vota por intereses laborales, contratos, nombramientos y representación política. Es sorprendente la capacidad de los funcionarios públicos, empresarios e inversionistas para solicitar y muchas veces exigir el voto de subalternos, familiares, socios y amigos a favor propio o de terceros. En estos casos lo político o ideológico pasa a un segundo plano. Les interesa ingresar, continuar o ascender en los puestos, ganar los contratos o ser designados aspirantes a cargos de elección popular.


El 65% del electorado cordobés vive en situación
de pobreza.
Foto: Sergio Fajardo Valderrama

El orden público

En las elecciones de 2010 la Defensoría del Pueblo identificó en Córdoba diez municipios en riesgo alto y tres en riesgo medio. Los delitos de mayor frecuencia fueron: perturbación del evento, restricción en la movilidad, amenazas, hostigamientos, retenciones ilegales, compra-venta de votos y homicidios.

Para la elección de hoy, la Defensoría encontró 15 municipios, la mitad de los 30 que tiene el departamento, con riesgos diversos: tres con riesgo extremo, cuatro con riesgo alto y ocho con riesgo medio. En los de riesgos extremo y alto es posible la injerencia de las organizaciones surgidas después de la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Los municipios con riesgo extremo y alto fueron: Montelíbano, Puerto Libertador, Tierralta, La Apartada, San Carlos, San José de Uré y Valencia. Los de riesgo medio: Ayapel, Canalete, Lorica, Los Córdobas, Montería, Moñitos, San Antero y San Bernardo del Viento. Y los riesgos posibles: constreñimiento al sufragante, corrupción, perturbación del evento, homicidios, restricción en la movilidad y amenazas.

La Defensoría, además, señala la presencia de las FARC en los municipios del sur (Montelíbano, Puerto Libertador, San José de Uré, Tierralta y Valencia) y de las organizaciones surgidas después de la desmovilización paramilitar en 26 municipios del alto Sinú y San Jorge y las zonas del Sinú medio, Centro y Costanera.

Teniendo en cuenta los antecedentes, la situación de conflicto y los informes de la Defensoría del Pueblo y la Misión de Observación Electoral, entre otros, el gobierno decidió acudir a la verificación dactilar en los municipios de Sahagún, Chinú, Momil, Moñitos, La Apartada, Canalete, Los Córdoba y Tuchín.

Según los datos disponibles, las organizaciones armadas ilegales (FARC y grupos surgidos tras la desmovilización de las AUC) al parecer decidieron no entorpecer el desarrollo de las elecciones. No hay información sobre si intervinieron a favor de algún candidato, aunque esto era posible por la presencia que tienen en los municipios del departamento.

En Sahagún y Chinú debieron suspender esta novedad por la demora que ocasionaba, y en los otros no funcionó de manera satisfactoria. La otra medida que tomó el gobierno fue aumentar el número de uniformados para cubrir la totalidad de los 479 puestos de votación y las 3.422 mesas instaladas en el departamento.

Según los datos disponibles, las organizaciones armadas ilegales (FARC y grupos surgidos tras la desmovilización de las AUC) al parecer decidieron no entorpecer el desarrollo de las elecciones. No hay información sobre si intervinieron a favor de algún candidato, aunque esto era posible por la presencia que tienen en los municipios del departamento.

Entre los casos más destacados de amenaza por parte de los grupos armados están: empadronamiento en Juan José y Crucito, demora en Frasquillo (Tierralta), compra de votos en varios municipios y constreñimiento en San Andrés por un grupo armado ilegal no identificado.


Puesto de votación.
Foto: Alcaldía de Medellín

Los resultados

Córdoba tiene un total de 1.141.772 ciudadanos aptos para votar. De estos, 573.201 son mujeres y 568.571 son hombres. Escoge cinco representantes y cinco senadores, aunque es posible la elección de un sexto. Todos los actuales senadores aspiraban a la reelección en estas elecciones. Ellos son los siguientes:

1.- Musa Besaile, por el partido de la U. Hermano del actual secretario de Gobierno Jhony Besaile. Vinculado a un proceso por vínculos con grupos al margen de la ley.

2.- Bernardo Ñoño Elías, por el partido de la U. Cuñado del actual gobernador de Córdoba.

3.- Arleth Casado de López, por el partido Liberal. Esposa de Juan Manuel López, procesado por paramilitarismo.

4.- Nora García, por el partido Conservador. Vinculada a un proceso por parapolítica. Candidata de la administración municipal.

5.- Yamina Pestana, por el partido Conservador. Ingresa por primera vez. Hermana de Pedro Pestana, vinculado a proceso por parapolítica.

6.-Martín Morales, por el partido de la U. Representa a la exsenadora Zulema Jattin, vinculada a un proceso por paramilitarismo.

7. Daniel Cabrales, Centro Democrático: nuevo.

De los cinco representantes elegidos por el departamento, cuatro aspiraban a la reelección. Son los siguientes:

1.- David Barguil, del Partido Conservador: reelegido.

2.- Fabio Amín, del Partido Liberal: reelegido

3.- Nicolás Jiménez, del Partido de la U. Ingresa Sara Piedrahita, prima del gobernador.

4. Eduardo Tous, del Partido de la U. Ingresa exdirector del ICBF.

5. Raymundo Méndez, del Partido de la U: reelegido.

Pocos cambios

Hay unos temas nacionales en discusión que afectan el bienestar y la paz del departamento, tales como el desarrollo rural, la superación de la pobreza, la restitución de tierras, los grupos armados ilegales, la inseguridad en general, la minería y la sostenibilidad ambiental. A estos hay que agregarles la recuperación de humedales, empleo, salud, educación de calidad y vías, todas ellas necesidades urgentes en Córdoba.

Por lo regular, los senadores y representantes no intervienen en estas discusiones en el Congreso ni en eventos que con frecuencia se programan en el departamento. Por esta razón los cambios que traerán los congresistas cordobeses serán pocos, al parecer con excepción del representante David Barguil, del Partido Conservador, el congresista más conocido por sus intervenciones y logros en nuestro departamento.

 

* Fundación del Sinú

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies