Claudia Sheinbaum | Fundación Razón Pública 2024
Foto: Mexiquense

Claudia Sheinbaum: La ambiciosa agenda de la primera presidenta de México

Compartir:

El pasado 2 de junio, millones de mexicanos acudieron a las urnas para elegir a Claudia Sheinbaum Pardo como la primera mujer que estará al frente de la Presidencia de la República mexicana en 200 años de vida independiente.

Luis Antonio González Tule*

La victoria

El triunfo de Claudia Sheinbaum, del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), es la consumación de una lucha que por décadas han emprendido cientos de luchadoras políticas, sociales, académicas, profesionistas, amas de casa y muchas otras, y la consolidación de un proyecto político que reúne a distintas corrientes de izquierda, encabezado por el actual mandatario Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

¿Quién es la presidenta electa de México y cuál ha sido su trayectoria? ¿Cuál es su agenda política y con qué legitimidad obtuvo el cargo más importante del país? Y finalmente, ¿cuáles son algunos de los retos más apremiantes?

Claudia Sheinbaum Pardo es hija del empresario y químico Carlos Sheinbaum y de la bióloga Annie Pardo. Ambos militantes de izquierda e hijos de migrantes judíos procedentes de Lituania y Bulgaria, respectivamente, establecidos en México entre las décadas de 1920 y 1940. Como estudiante de Física en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), participó en el movimiento estudiantil de 1986 y 1987, el cual se organizó para hacer frente a las reformas del rector Jorge Carpizo, quien, entre otras propuestas, impulsó el establecimiento de cuotas estudiantiles. En esa misma institución obtuvo los grados de maestría y doctorado en Ingeniería Energética y fue investigadora titular del Instituto de Ingeniería.

Su ingreso a la política se dio en la administración de AMLO en la Ciudad de México (CDMX) luego de ser nombrada secretaria de Medio Ambiente (2000-2006), cargo al que fue asignada principalmente para atender los problemas de movilidad y contaminación en el área metropolitana. 

En los años posteriores combinó el trabajo académico-investigativo en la UNAM con la política. En 2007 formó parte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático que obtuvo el Premio Nobel de la Paz. En los procesos electorales de 2006 y 2012 fue vocera de AMLO y en 2014 fundadora de Morena. Un año más tarde ganó su primera elección popular como alcaldesa de la delegación Tlalpan (en la CDMX) y en 2018 se convirtió en la primera mujer en llegar a la jefatura de gobierno de la capital mexicana por la vía del voto ciudadano. En esa misma elección, AMLO ganó la Presidencia de la República tras un tercer intento.

Como jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum tuvo como ejes prioritarios la ampliación y mejora del transporte público, la seguridad ciudadana y la adopción de políticas de género, sociales y de medio ambiente. Dentro de sus principales acciones y logros en los rubros anteriores destacan: 

  • movilidad: mejora de la infraestructura del Metro y construcción de tres líneas del sistema de transporte público Cablebús y un Trolebús elevado;
  • seguridad ciudadana: reducción de los delitos de alto impacto; 
  • derechos de las mujeres: apoyo económico, psicoemocional, jurídico y social para mujeres en riesgo de violencia, creación del Registro Público de Personas Agresoras Sexuales y medidas de protección en casos de mujeres que no denunciaron un delito; 
  • política social: adopción del programa Mi beca para empezar, fundación de un nuevo sistema de universidades y construcción de tres hospitales generales;
  • medio ambiente: siembra de más de 30 millones de árboles, creación y restauración de parques y desarrollo de la planta solar más grande del mundo «instalada dentro de una ciudad».

Tiene su base ideológico-social en el «humanismo mexicano» e histórico-narrativa en la «Cuarta Transformación», encabezada por el actual mandatario. Se trata de la reconstrucción del Estado mexicano desde las bases sociales y de forma pacífica.

En 2023, Sheinbaum ganó el proceso de selección interna de Morena y se convirtió en candidata presidencial. Poco después presentó su proyecto político denominado «100 pasos para la transformación». Este tiene su base ideológico-social en el «humanismo mexicano» e histórico-narrativa en la «Cuarta Transformación», encabezada por el actual mandatario. Se trata de la reconstrucción del Estado mexicano desde las bases sociales y de forma pacífica.

Foto: Capital 21 - En el escenario político, Claudia Sheinbaum llegará a la presidencia con una legitimidad sin parangón en la vida democrática del país y con un gran respaldo legislativo.

Las prioridades

El proyecto de la nueva mandataria retoma algunas políticas exitosas de la administración de AMLO e incorpora propuestas propias en distintas áreas. De acuerdo con las necesidades inmediatas que requiere el país.

Como primera presidenta, una de sus prioridades es impulsar una agenda que atienda jurídica y socialmente a las mujeres. Para ello busca emprender reformas e implementar políticas que ayuden a reducir la desigualdad y la violencia en contra de este sector mayoritario de la población. Por ejemplo, elevar a rango constitucional la igualdad sustantiva de las mujeres, crear fiscalías especiales y volver obligatorio que los asesinatos cometidos en contra de las mujeres sean tratados como feminicidio, así como crear del Sistema Nacional de Cuidados para ayudar a las mujeres a compartir la carga y el tiempo que dedican a cuidar a los hijos.

En derechos sociales, propone crear un sistema de salud pública universal y gratuito que garantice el acceso a vacunas, cuidados preventivos, atención médica, estudios y laboratorios, cirugías y medicamentos. De igual manera, mantendrá programas sociales de esta administración, en algunos aumentará su cobertura, e impulsará nuevos apoyos para mejorar la educación, el trabajo y la vivienda.

En medio ambiente y energía, pretende proteger y reforestar bosques, impulsar cambios en el suministro y uso del agua, reducir la contaminación atmosférica en zonas metropolitanas y acelerar la electromovilidad. Además, buscará garantizar la soberanía energética fortaleciendo las empresas públicas del sector de hidrocarburos y eléctrico e impulsar la transición hacia energías renovables. Un punto importante en este rubro es que se compromete a no otorgar nuevas concesiones de minería a cielo abierto ni permitirá la exploración de hidrocarburos a través del fracking.

En materia de seguridad, propone replicar la estrategia que siguió en la capital cuando fue jefa de gobierno, basada en la atención a las causas de los delitos y mejora de las policías, de la inteligencia y de la investigación, así como la coordinación entre gobierno, fiscalías, policía y jueces. También propone reformar al Poder Judicial y fortalecer la Guardia Nacional y las defensorías públicas.

En el ámbito fiscal, económico y administrativo, se mantiene la disciplina financiera y fiscal, y la llamada «austeridad republicana» (que pretende hacer un uso más eficaz de los recursos públicos y evitar los excesos). Para aumentar la recaudación fiscal sin necesidad de crear nuevos impuestos, plantea el combate a la corrupción y la evasión fiscal, la modernización de los trámites administrativos y la no condonación de impuestos a grandes contribuyentes.

Por último, presenta un ambicioso proyecto de infraestructura como uno de los pilares de desarrollo. La apuesta atraviesa por la construcción de nuevas vías férreas, autopistas y puertos, y el aprovechamiento de la posición geográfica del país.

El panorama

El momento económico y político parece propicio para llevar a cabo un plan tan ambicioso. El país atraviesa por una estabilidad macroeconómica no vista en décadas. El gobierno de AMLO redujo la desigualdad y la pobreza (esta última en 10% desde que comenzó en 2018), aumentó el salario mínimo en 110% entre 2018 y 2024, y mejoró la posición de México en los mercados globales.

La inversión extranjera directa registró cifras históricas, tan sólo en lo que va de 2024 alcanzó cerca de 400 mil millones de dólares, 10 veces mayor que la registrada en 2023. En 2024, el país se convirtió en el principal proveedor y socio comercial de EE.UU., superando a China.

En el escenario político, Claudia Sheinbaum llegará a la presidencia con una legitimidad sin parangón en la vida democrática del país y con un gran respaldo legislativo. Desde que se realizan elecciones competitivas, es la candidata más votada al obtener 35,9 millones de votos (equivalente al 60% de las preferencias), superando en porcentaje y número de votos a su predecesor.

La diferencia entre la presidenta electa y su adversaria más cercana fue de 32 puntos porcentuales. Con estos resultados, es muy probable que su coalición electoral (integrada por Morena, el PVEM y el PT) tenga la mayoría calificada, lo que le permitiría llevar a cabo reformas constitucionales sin necesitar de la oposición.

Los pendientes

Pero no todo es miel sobre hojuelas. A pesar de los resultados favorables del presidente AMLO en materia económica y de justicia social, aún quedan grandes pendientes que impactan en la vida diaria de la ciudadanía. Sólo por mencionar el rubro de seguridad e impartición de justicia, se encuentran

  • la violencia provocada por el crimen organizado, que genera, en promedio, 34,000 homicidios al año; 
  • las desapariciones forzadas, que suman más de 100,000 en dos décadas y su respectiva atención a las familias víctimas de este crimen; 
  • la impunidad que alcanza niveles preocupantes, ya que sólo el cinco por ciento de los delitos son investigados. 

Su proyecto de transformación debe pasar por reformas de gran calado que desde este momento inquietan a ciertos sectores como los mercados internacionales y poderes preestablecidos.

Estos temas impactan transversalmente en la economía, el comercio, la seguridad y la corrupción.

La forma en que Claudia Sheinbaum intente llevar a cabo su agenda política estará en el ojo del huracán. Asumirá el cargo en un momento histórico cuando se están desafiando inercias culturales y sociales, lo que generará antagonismos, resistencias y ataques. Además, su proyecto de transformación debe pasar por reformas de gran calado que desde este momento inquietan a ciertos sectores como los mercados internacionales y poderes preestablecidos. 

Es indudable que, para la primera presidenta de México, la responsabilidad y el escrutinio público serán mayores que el respaldo obtenido en las urnas.

Lea en Razón Pública: Cambio de ciclo en Panamá

4 comentarios

Luis Antonio Gonzalez Tule

Escrito por:

Luis Antonio Gonzalez Tule

* Doctor en Ciencia Política y Maestro en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Salamanca, profesor asistente del departamento de Estudios Sociopolíticos y Jurídicos del Instituto de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y miembro del Núcleo Académico Básico de la Maestría en Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASPL).

4 comentarios de “Claudia Sheinbaum: La ambiciosa agenda de la primera presidenta de México

  1. Datos muy interesantes de esta luchadora social., sin duda una digna representante de México, no me cabe la menor duda que su trabajo será en beneficio de la población más vulnerable. Enhorabuena Luis Antonio González Tule,
    te felicito por esta gran aportación.

  2. Excelente artículo. Nos da una mirada más cercana, y objetiva, no solo a la figura de la Presidenta Mexicana, sino de los retos que enfrenta.

  3. Excelente continuar un proyecto politico con resultados sociales y economicos bienvenida Presidenta viva MORENA

  4. En política exterior, no mencionada en el artículo, ella tiene un desafío. Ser judía, si bien es un problema frente al genocidio sionista de Israel contra el pueblo palestino, es una condición que la podría hacer pasar a la Historia. Ser Presidente de México, cuenta en la esfera mundial. Ella podría ser la iniciadora e impulsadora más que autorizada de un proceso no solo de paz, sino de descolonización, de convivencia y de integración entre israelíes y palestinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Luis Mejia nuevo Obama juntos
Internacional

Obama versión 2.0

Boris Salazar
Internacional

Las revoluciones del norte de África: no es la tecnología, es la conectividad

Internacional, Uncategorized

En Cuba no está pasando nada nuevo

Inequidad en EEUU
Internacional

La politización de la pandemia en Estados Unidos

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.