Claudia López: una ruptura de las expectativas ciudadanas - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Claudia López: una ruptura de las expectativas ciudadanas

Claudia López: una ruptura de las expectativas ciudadanas

Escrito por Nadia Perez
Nidia Perez

Contrariando sus promesas de campaña, la alcaldesa de Bogotá está acudiendo a la fuerza para dirimir los conflictos sociales. Pero aun así sigue avanzando en otros frentes de su administración.

Nadia Pérez Guevara*

Una victoria del centro

A punto de cumplir dos años de gobierno en Bogotá, Claudia López ha tenido varios tropiezos que se tradujeron en la pérdida de apoyo o aprobación por parte de diversos sectores políticos y sociales.

En su momento, la alcaldía de Bogotá fue disputada entre las autodenominadas candidaturas de centro. Claudia López se vio amenazada por la presencia de Carlos Fernando Galán en la contienda electoral con un discurso similar al suyo: la independencia y el ‘centro’ como alternativa a la polarización política de los llamados ‘extremos’, representados por Hollman Morris y Uribe Turbay.

El 2021 era decisivo para la gestión de la alcaldesa, porque regresarían a la agenda el Transmilenio por la avenida Séptima, la construcción del metro elevado, el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y la Región Metropolitana.

Apoyada por el Partido Verde y por una fracción del Polo Democrático, López obtuvo el 35 % de los votos y se alzó con la victoria. Sus principales retos eran consolidar una coalición de gobierno en el Concejo y mantener sus altos índices de aprobación ciudadana (89 % en febrero de 2020), algo sencillo de hacer teniendo en cuenta su postura de centro y su capacidad para negociar las agendas.

La agenda y sus avances

Los temas tradicionales de la ciudad quedaron relegados a un segundo plano durante la pandemia.

Pero el 2021 era decisivo para la gestión de la alcaldesa, porque regresarían a la agenda temas como el Transmilenio por la avenida Séptima, la construcción del metro elevado, el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y la Región Metropolitana.

  • La región metropolitana fue aprobada en el Congreso,
  • El POT está siendo debatido en el Concejo,
  • Las obras del metro y Transmilenio se han reactivado,
  • El programa de reactivación económica que tenía aprobada una inversión importante ha comenzado a mostrar sus resultados.

Derechización

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, la desaprobación de la alcaldesa aumenta: su aprobación disminuyó al 42 % y apenas el 2 % de los ciudadanos piensan que la ciudad va por buen camino.

El problema de la inseguridad es uno de los principales factores que justifican la percepción de la ciudadanía y que significó la renuncia de Hugo Acero a la Secretaría de Seguridad.

Pero también influyen otros elementos como el manejo de las protestas de septiembre de 2020 y abril de 2021, la violencia policial y los desalojos en los asentamientos ilegales y de los indígenas que se tomaron el Parque Nacional. Estos hechos contravienen la autodenominada Bogotá Cuidadora de la alcaldesa. Por eso algunos sectores hablan de un proceso de “derechización”.

Foto: DC Radio - En vez de un proceso de “derechización”, los bogotanos se enfrentan a un incumplimiento de las expectativas.

Ruptura de la expectativa

Desde hace algunos años, el centro se convirtió en una alternativa importante en el debate político nacional. Las ideas que se recogen allí son muy diversas y están mediadas por las consideraciones subjetivas de los gobernantes, su ubicación y autoubicación ideológica, el contexto político y las dificultades de medir el espectro político. Por esto es muy difícil hablar de un proceso de “derechización”.

El barómetro de Wiesehomeier y Singer (2021), que recoge las opiniones de académicos y expertos, y el del proyecto PELA (2018), que recoge las opiniones de las elites políticas, ubican al Partido Verde como de centro izquierda.

En la escala de Wiesehomeier y Singer 1 significa extrema izquierda y 20 extrema derecha. El Partido Verde obtuvo un 8,5. En la escala de PELA 1 significa extrema izquierda y 10 extrema derecha, aquí el partido obtuvo un 3,5.

Esta medida no existe para el caso particular de Claudia López, aunque sí existe para otros líderes políticos. En cualquier caso, las banderas de campaña y los ejes del Plan de Desarrollo de la alcaldesa no permiten hablar propiamente de un gobierno de derecha.

Pero con el paso del tiempo y la agudización de los problemas de la ciudad se pone en duda el talante de López. Muchas de sus declaraciones estigmatizan a los opositores, al movimiento social, a los indígenas, a los migrantes venezolanos y a los jóvenes.

Las expectativas incumplidas minaron la confianza de los distintos sectores políticos y sociales en la alcaldesa.

Este comportamiento pudo leerse como un problema de comunicación o un simple revés ante la opinión ocasionado por su decisión de “no quedarse callada”. Pero el tiempo devela un estilo de liderazgo particular, que rompe con las expectativas creadas sobre el centro y permite debatir la ubicación ideológica de la alcaldesa y de su partido.

En vez de un proceso de “derechización”, los bogotanos se enfrentan a un incumplimiento de las expectativas. Todos esperaban una líder que dirimiera los conflictos políticos de una forma distinta de la de su predecesor.

Las oraciones de la alcaldesa durante la campaña se fijaron en los ciudadanos:

  • “yo voy a ser la jefa de la Policía”,
  • “en Bogotá vamos a desaprender las formas de discriminación y xenofobia”,
  • “tenemos que sembrar no talar”,
  • “lo que están esperando los ciudadanos en las calles es humildad por parte de los gobernantes”,
  • “los jóvenes tienen demandas muy concretas y legítimas”.

Las expectativas incumplidas minaron la confianza de los distintos sectores políticos y sociales en la alcaldesa, y los llevó a desconocer los aciertos que pueda tener al responder las demandas ciudadanas.

Esto esta conectado con un problema mayor que supera este espacio: la dificultad del Partido Verde de lograr una identificación partidista y una certeza sobre la acción de sus representantes, problemas ocasionados por la multiplicidad de sectores que agrupa. Así lo demuestran la ruptura de su partido en el Concejo y en la distribución de los apoyos para las elecciones de 2022.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies