Cadena perpetua para los violadores: populismo jurídico y maltrato infantil - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Cadena perpetua para los violadores: populismo jurídico y maltrato infantil

Cadena perpetua para los violadores: populismo jurídico y maltrato infantil

Escrito por José Tovar
Jose Tovar

Jose TovarDesde la lógica elemental y el análisis de la Exposición de Motivos del Referendo, es posible llegar a una conclusión diferente a la de sus promotores: ya existen las instituciones y las herramientas para castigar a los culpables de maltrato infantil de toda índole. El Estado tiene la obligación de corregir sus propias fallas.

José Tovar*

Cambiar un articulito

0128 El artículo 34 de la Constitución dice textualmente: "Se prohíben las penas de destierro, prisión perpetua y confiscación". Pero el objetivo de la Exposición de Motivos del Referendo (EMR) es proponer que se cambie este artículo para responder a los problemas de maltrato que padecen los niños colombianos.

La Exposición sostiene que el problema se resuelve al aplicar cadena perpetua para los agresores de niños menores de 14 años. Esta tesis parece tener el respaldo de un alto número de colombianos.

A continuación haré un análisis de la EMR para mostrar que la propuesta de cadena perpetua deja intacto el problema que se quiere resolver y sugeriré una solución alternativa.

Argumentos a favor

La EMR presenta una larga lista de casos ocurridos entre el 2004 y el 2009 en los que niños menores de 14 años fueron víctimas de diferentes tipos de maltrato.

Por ejemplo, el 2 de mayo de 2007 fue capturado un sacerdote en Icononzo (Tolima) por el delito de violación de un menor de 14 años. El menor venía siendo violado por el sacerdote desde los 13 años: "¿Ya hay condena?; ¿Nadie sabía de los abusos?".

Los casos que se presentan son tan indignantes como conmovedores. Logran despertar el más profundo rechazo al maltrato infantil de cualquier índole. Es probable que la mayoría de las personas que han leído tales testimonios estén de acuerdo en que se les debe aplicar la mayor condena posible a los transgresores. Y qué mayor condena que la cadena perpetua.

Cada uno de los casos que se cita en dicho documento está acompañado por una, dos o más preguntas retóricas, con las que se quiere sugerir la necesidad de modificar el artículo 34 [1].

Dentro de las preguntas que se presentan en cada uno de los casos, la que más aparece es: "¿Ya hay condena?" o, una más completa, "¿Hay capturas y condenas?".

Otras que aparecen con frecuencia son:

  • "¿La mamá fue vinculada como cómplice de la violación?"
  • "¿La familia no sabía de los maltratos?"
  • "¿Nadie se había dado cuenta?"
  • "¿Dónde está protegido el niño?"
  • "¿Qué secuelas le quedaron a la niña?"
  • "¿Por qué se demoró la captura?"
  • "¿El Estado reparará a las víctimas?"

Estos interrogantes sintetizan las razones que invoca la EMR para modificar el artículo 34. Su intención es justificar el referendo, pues sugieren que la solución a todas ellas es adoptar la cadena perpetua para los abusadores de niños.

La solución era otra

Sin embargo, es fácil percatarse de que la prisión perpetua, en el mejor de los casos sería insuficiente para resolver estas preguntas.

Analicemos el interrogante que más se menciona en el documento y que mayor preocupación parece producir a sus autores: "¿Hay capturas y condenas?". Esta pregunta indica que, en la mayoría de los casos, el transgresor no fue capturado ni condenado.

Lo cual demuestra que el Estado no tiene las herramientas o la voluntad para capturar a aquellos que abusan de los niños [2]. Endurecer la pena que se aplicará a los capturados no solucionaría esta falta de eficiencia.

Y lo mismo sucede con las demás preguntas arriba enumeradas:

  • La pregunta "¿Por qué se demoró la captura?" refleja la carencia de una fuerza policial más eficiente.
  • La pregunta "¿La mamá fue vinculada como cómplice de la violación?" refleja una falla en los procesos judiciales requeridos para procesar a los cómplices del agresor.
  • "¿La familia no sabía de los maltratos?" "¿Nadie se había dado cuenta?" Éstas muestran la falta de educación ciudadana que motive a los adultos a escuchar a los niños cuando denuncian casos de violación, a denunciar cualquier caso de maltrato intrafamiliar y, en general a ponerles más atención.
  • Las preguntas "¿Dónde está protegido el niño?", "¿Qué secuelas le quedaron a la niña?" muestran una falla en el trabajo que lleva a cabo el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para proteger a los niños víctimas de maltrato severo.

Soluciones verdaderas

Las anteriores carencias indican que en realidad es necesario:

  • Primero, fortalecer a las entidades encargadas de la investigación que conduzca a la captura y condena de los transgresores y sus cómplices.
  • Segundo, dada la alta tasa de maltrato infantil, el ICBF debería incluir una Unidad dedicada exclusivamente a proteger al niño víctima de violación o maltrato severo -de cualquier tipo-. En la Unidad o área trabajarían coordinadamente profesionales de distintas disciplinas especializados en maltrato infantil.
  • Tercero, motivar un pacto donde la sociedad asuma efectivamente la protección y cuidado de los niños colombianos.

 

Bastaría con reformas al Código Penal

Parece innecesario buscar mediante referendo el cambio en la Constitución, cuando bastaría con dos enmiendas al Código Penal, para que el transgresor reciba un castigo acorde con el crimen cometido:

  • Primera, aplicar la máxima pena a todos los violadores de niños menores de 14 años, esto es, 60 años de cárcel.
  • Segunda, no aplicar rebaja de penas a estos transgresores.

La cadena perpetua es inútil

En la mayoría de los casos que presenta la EMR no se indica la edad del agresor. Las únicas edades que aparecen son: 20, 26, 28, 29, 41, 63 y dos mayores de 65 años.

A la senadora Gilma Jiménez habría que preguntarle ¿sinceramente piensa usted que es necesario "modificar de manera inmediata el artículo 34 de la Constitución" para aplicar cadena perpetua incluso a personas mayores de sesenta años? Si la respuesta es "no", entonces ¿por qué se incluyeron estos casos en la EMR?, ¿no es esto populismo jurídico?

Para mostrar la inutilidad de la propuesta que defiende la senadora basta con analizar el caso del violador más joven. Si al hombre de 20 años se le aplica la máxima condena, sin rebaja de pena, saldría de prisión a los 80 años.

Según el DANE, la esperanza de vida de los colombianos es 74 años. Por lo tanto, es altamente probable que el joven violador muera en la cárcel. Esta probabilidad se mantiene incluso si el agresor tiene 16 años.

En conclusión

Modificar el artículo 34 de la Constitución no resolvería en lo más mínimo ninguno de los problemas que hoy enfrentan las víctimas indefensas. Lo que debe hacer el Estado es poner en marcha una locomotora para que las instituciones que ya disponen de las herramientas para castigar a los agresores de niños, efectivamente hagan su trabajo.

En fin, se sugieren también algunos ajustes al código penal para que el agresor pague por los crímenes cometidos con la mayor condena que impone hoy la ley, sin derecho al beneficio de la rebaja de penas. Esta sugerencia habría que examinarla a la luz de la "dosificación de la pena".

* Filósofo de la Universidad Nacional. Candidato a Doctor de Filosofía. Director del grupo 

Investigación Empírica del Juicio Moral.

Para ver las notas de pie de página, pose el mouse sobre el número.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies