Bogotá: ¿Qué implican los resultados en la Cámara de Representantes? - Razón Pública
Inicio TemasRegiones Bogotá: ¿Qué implican los resultados en la Cámara de Representantes?

Bogotá: ¿Qué implican los resultados en la Cámara de Representantes?

Escrito por Clara Rodríguez

Clara Rocio Rodriguez PicoGanaron la U, los liberales y los verdes, perdió Cambio Radical, se mantuvieron el Polo, los conservadores y el Mira, todo lo cual augura una reñida lucha por la ciudad el año próximo.    

Clara Rocío Rodríguez Pico*

Electoralmente hablando, Bogotá le ha sido esquiva al uribismo. En las últimas elecciones -y contrariando la preferencia expresa del Presidente Uribe- los votantes bogotanos favorecieron ampliamente al Polo Democrático en la Alcaldía y respaldaron coherentemente esta decisión en el Concejo y en las Juntas Administradoras Locales. 

Aunque se trata de eventos electorales con características diferentes, los resultados aún parciales de la votación para la Cámara de Representantes en las pasadas elecciones  pueden dar algunas pistas sobre cómo se están moviendo las fuerzas políticas en Bogotá. La pregunta es importante, tanto en relación con las elecciones locales que han de tener lugar el año entrante, como para evaluar la posibilidad de que los intereses de la ciudad sean debidamente atendidos por el Congreso en asuntos tan sensibles como la modernización del Estatuto Orgánico, la movilidad o el medio ambiente.

Una representación menos dispersa

La Cámara ha mostrado un avance importante en el proceso de reconfiguración del sistema de partidos que puso en marcha la Reforma Política del 2003. En las elecciones previas a la reforma, las 18 curules se repartieron entre 15 partidos políticos diferentes, lo que ilustra claramente la fragmentación y dispersión entonces existentes. En las elecciones del 2006 y 2010, introducidas ya las normas electorales que incentivan la agrupación partidista, este número se reduce a 8 y a 7 partidos respectivamente. Y sin embargo en estas elecciones se registró la persistencia de viejos defectos en la democracia colombiana, como el personalismo o la fragilidad organizativa y programática de los partidos. 

Desaparecen así de la Cámara en las últimas elecciones, Por el País que Soñamos, el movimiento peñalosista que no logró obtener personería jurídica en el 2006, y Convergencia Ciudadana, un partido que en Bogotá se vio afectado por el hecho de que su representante Rubén Darío Salazar perdiera la investidura por el delito de concusión y por estar incurso en otras investigaciones. Aunque su suplente intentó acceder a la Cámara a nombre del Partido  de Integración Nacional (PIN) -partido que recicló varias de las organizaciones vinculadas a la parapolítica- no obtuvo el respaldo de la ciudadanía, como tampoco lo obtuvieron el Partido PACTO, el Movimiento Apertura Liberal, la Asociación Nacional Indígena (ASI) y el partido ALAS.

De esta forma, la U, el Partido Liberal y el Partido Verde (única novedad en términos de agrupaciones políticas en la Cámara por Bogotá) pueden considerarse triunfadores en la pasada contienda. Tres son también las organizaciones políticas que logran mantenerse en una situación similar a la del 2006: el Polo, el Movimiento MIRA y el Partido Conservador, mientras que Cambio Radical se constituye en el gran perdedor.

Los ganadores

Siguiendo la tendencia nacional, el partido de la U fue el gran favorecido. El aumento de su votación en más de un 80% le permitió pasar de cuatro curules en las elecciones del 2006 a siete en el 2010. La combinación entre políticos con maquinaria, personajes leales al presidente (Lucero Cortes) y otros que le jugaron a la opinión y la publicidad (Miguel Gómez Martínez) ayudan a explicar este triunfo. Quizás como una expresión de identidad partidista y como caso único en la Cámara, el porcentaje de votos por el partido fue considerablemente mayor que el de cualquiera de los candidatos de la lista.

Indudablemente la estrategia ganadora del Partido Liberal en la Cámara incluyó la presencia destacada de Simón Gaviria, elegido en el 2006 por el ya mencionado Por el País que Soñamos. El amplio respaldo del electorado bogotano el pasado 14 de marzo no sólo le permitió ser la primera votación de la ciudad en la Cámara sino jalar al partido de tal forma que el liberalismo logró pasar de dos a tres representantes.

Finalmente, y como un fenómeno de opinión relevante, también ligado a la dinámica política nacional,  puede ser leído el ingreso del Partido Verde a la Corporación, con dos representantes conocedores de la problemática del Distrito: Alfonso Prada y Ángela María Robledo. El partido que impulsan los tres exalcaldes tendrá así su representación en la Cámara por Bogotá.

Los que se mantienen

A diferencia de lo que ocurrió a nivel nacional -donde los resultados no le fueron favorables- en Bogotá se mantuvo un apoyo electoral al Polo que le permite conservar  el mismo número de tres representantes elegidos en el período anterior. Ahora bien, solamente Germán Navas Talero muestra continuidad, en tanto los representantes Wilson Borja y Venus Albeiro Silva fracasan en su aspiración de abandonar la Cámara para pasar al Senado. Es de destacar igualmente el fenómeno de Iván Cepeda, defensor de derechos humanos, representante de las víctimas y crítico del gobierno nacional, a quien un electorado de opinión le da tal respaldo que lo convierte en la cuarta votación dentro del conjunto de representantes elegidos en Bogotá.

Dos organizaciones políticas mantienen una curul cada una, pero mientras que en el caso del MIRA se registra la continuidad de Gloria Stella Díaz, en el Partido Conservador hubo cambio: uno de sus políticos tradicionales, Fernando TamayTamayo, presente en  la Cámara desde 1994, es elegido al Senado y da paso a Telésforo Pedraza, quien en el periodo anterior había reemplazado a la fallecida representante Sandra Ceballos, elegida a nombre del partido de la U. Pedraza se había "quemado" en las elecciones del 2006 y optó entonces por regresar al conservatismo, aprovechando la oportunidad de cambiar de partido incluida hábilmente por los políticos de la coalición de gobierno en la Reforma Política del 2009.

Cambio Radical: el gran perdedor

El "transfugismo" temporal establecido en aquella Reforma Política afectó sobre todo a Cambio Radical. Dos de sus representantes elegidos en el 2006, Ángel Custodio  Cabrera y Luis Felipe Barrios Barrios, migran y se reeligen a nombre del Partido de la U. El hecho de que Vargas Lleras ya no sea candidato al Congreso y los efectos de su retiro de la coalición uribista pueden también explicar por qué en la pasada elección se mantuvo apenas uno de los cuatro representantes elegidos en el 2006. Curiosamente Germán Varón Cotrino, antiguo Presidente de la Cámara y recordado por su papel en el trámite de la ley del referendo reeleccionista, es el único representante que ha permanecido en la Cámara durante los últimos cuatro períodos (una ojeada al pasado reciente muestra la tendencia a utilizar el paso por la Cámara para ascender a otros peldaños que incluyen el Senado, la gobernación o hasta magistraturas en las altas cortes).

Posibles efectos de estos resultados

Ahora bien ¿Qué implicaciones podría tener el comportamiento de los bogotanos en las elecciones del 14 de marzo con respecto a la gestión de los intereses de la ciudad en el Congreso y a la elección de nuevo Alcalde, nuevos concejales y nuevos ediles en el 2011?

La respuesta al primer punto parece ser más clara: la disputa por la ciudad que se perfila para el 2011 difícilmente permitirá que los representantes bogotanos actúen como   bancada regional en el Congreso. Los partidos uribistas, que irán con todo por la "joya de la corona"-como ya anunciaron en la campaña- se dedicarán a denunciar las fallas  del actual gobierno capitalino, mientras que la oposición, minoritaria también en el Senado, tendrá dificultades para lograr consensos que permitan incluir en la agenda legislativa y tramitar medidas a favor de los intereses de la ciudad.

Por su parte la nueva conformación de la Cámara de Representantes indica que aunque los partidos del núcleo duro del uribismo (la U y el Partido Conservador con 506.117 votos) son una fuerza importante, los partidos de la oposición (Polo y liberalismo con 396.539) lograron un desempeño que no puede ser despreciado[1]. Las perspectivas electorales a futuro dependerán en mucho de cómo jueguen en el escenario nacional y local los tres partidos restantes (el Verde con sus 146.458 votos en Cámara, Cambio Radical con 108.610 y el MIRA con 75.936), pero esto a su vez está sujeto tanto al  resultado de las presidenciales cómo al balance final de la gestión del alcalde Samuel Moreno. El juego político está abierto, se oyen apuestas.  

* Ph.D. en ciencia política de la Universidad de Sofía San Clemente de Ojried, Coordinadora del Programa de Institucionalidad Política Democrática de la Fundación Foro Nacional por Colombia y catedrática de la Universidad Javeriana.

Nota de pie de página

[1] La información sobre total de votos corresponde al boletín No. 55 de la Registraduría Nacional sobre "posible asignación de curules por partidos políticos -preconteo".  El mencionado boletín no indica el porcentaje de votos escrutados. Sin embargo el último boletín sobre resultados, que contiene cifras de votación menores que las aquí planteadas, estaba elaborado con base en un 93,39% de las mesas informadas  

http://200.31.213.136/videos/elecciones2010/boletines/bogota_curul.pdf

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies