El bitcoin: una oportunidad en medio del riesgo | Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad El bitcoin: una oportunidad en medio del riesgo

El bitcoin: una oportunidad en medio del riesgo

Escrito por Edgar Jimenez Mendez
Una oportunidad del bitcoin en Colombia

La inflación mundial y ciertos escándalos han causado la caída en los precios del bitcoin. Pero sus ventajas y sus antecedentes hacen pensar en una recuperación.

Edgar Jiménez Méndez*

Noticias alarmantes

El bitcoin ha vuelto a ser noticia; la caída de sus precios ha sido un mensaje alarmante para los inversionistas. Además, la decisión de Nayib Bukele, presidente de El Salvador, de invertir los fondos públicos del país en este tipo de tecnología genera debates sobre el uso de la moneda digital.

Por eso es bueno hacer un breve recorrido de lo que ha significado el bitcoin en el mundo durante los últimos años. En esta escrito aludiré al origen del bitcoin y su creciente adopción en diferentes industrias, para entender en qué consiste esta moneda y su potencial como herramienta financiera. Después aludiré a las razones de la caída en los precios, que en cierto modo se deben a la falta de información sobre la tecnología, y que ahora, contradictoriamente, constituyen una oportunidad.

Los orígenes

El manifiesto titulado “Bitcoin: un sistema de efectivo electrónico usuario-a-usuario”, enviado por correo electrónico el 31 de octubre de 2008 por Satoshi Nakamoto, fue el origen de esta revolucionaria moneda. El texto proponía el manejo autónomo de los recursos por parte de los ciudadanos, el famoso peer to peer, persona a persona, sin ningún tipo de intermediario.

El autor y la fecha de este manifiesto dicen mucho sobre qué es el bitcoin.

¿Quién es Satoshi Nakamoto? Estamos lejos de saberlo. Podemos afirmar que se trata del pseudónimo de una persona o, tal vez, un grupo de personas. El misterio refleja que la seguridad del bitcoin es tan alta que no se incurre en la alteración de la privacidad, en el caso de la moneda, a través de la criptografía.

Por otro lado, no es coincidencia que esta idea haya salido a la luz en 2008, cuando Estados Unidos atravesaba una seria crisis financiera debida a la quiebra del cuarto banco de inversión más grande del país.

Sin duda, el manifiesto fue una búsqueda de alternativas que estuvieran fuera del manejo de autoridades centrales, de manera que pudieran evitarse todo tipo de controles de cambios o “corralitos” y dar plena autonomía a los dueños de los recursos.

Tres meses después, en 2009, se divulgó la tecnología financiera descrita en aquel correo electrónico, con 50 monedas a las que se les llamó “El bloque génesis”.

Con el tiempo, ha surgido una gran cantidad de negocios y un mundo financiero paralelo que va más allá de la idea original; desde las famosas ICO o initial coin offering —con las que se busca financiar un proyecto mediante nuevas criptomonedas—hasta el surgimiento reciente de las monedas algorítmicas —su valor se respalda en algoritmos, por lo que se aumenta el riesgo de pérdida de recursos—.

Sin duda, el manifiesto fue una búsqueda de alternativas que estuvieran fuera del manejo de autoridades centrales, de manera que pudieran evitarse todo tipo de controles de cambios o “corralitos” y dar plena autonomía a los dueños de los recursos.

El bitcoin y las criptomonedas han sido acompañados por toda clase de innovaciones que, aunque pueden ser buenas ideas, dan lugar a noticias que presentan una imagen desfavorable y distorsionada de las criptomonedas. A lo cual se suma la falta de regulación financiera de las industrias, no del bitcoin, que provoca desconfianza.

Una oportunidad del bitcoin en Colombia
Foto: Wikimedia Commons - La crisis de refugiados ucranianos demuestra la importancia de contar con una moneda como el bitcoin que se pueda controlar desde cualquier parte del mundo.

Una práctica en aumento

El bitcoin y las criptomonedas son un mundo que hoy sigue en desarrollo y que suma un valor de valor de mercado de 832 mil millones de dólares estadounidenses.

Los sectores del turismo y del comercio lideran este proceso, que está lejos de acabarse. Hace 10 años en el mundo se contaba con menos de 10 mil establecimientos de comercio que tenían algún vínculo con bitcoin. Hoy esta cifra es cercana a 30 mil, entre los que se encuentran portales de internet de aerolíneas que permiten el pago de pasajes con bitcoin u otras criptomonedas.

El aumento de interés en este mercado ha hecho que entidades financieras reconocidas, como JP Morgan o Goldman Sachs, quieran ingresar en este mundo, en buena medida por solicitud de los clientes, quienes siguen buscando activos alternativos.

Ciertamente, los desarrollos en criptomonedas o contratos inteligentes atados a blockchain marcarán la pauta en la vida diaria durante muchos años, tal y como lo ha hecho la aparición masiva de Internet desde los años 90. Es muy probable que el bitcoin sea un medio de pago más y una opción para resguardar los recursos en contextos en los cuales se hace más difícil confiar en terceros.

A qué se debe el desplome

Además de los elevados niveles de inflación y la moderación en los ritmos de crecimiento económico, el bitcoin ha sido afectado por escándalos como los de Luna o FTX.

  • Luna era un proyecto en blockchain para crear stablecoins de manera descentralizada, que pretendía servir como divisa atada al dólar estadounidense. Pero no tuvo éxito al perder liquidez y no contar con los recursos de los inversionistas ante retiros masivos.
  • FTX era un exchange, un sitio de intercambio. En estos se debe trabajar igual que en una casa de cambios: un lugar donde se llega, se hace el intercambio y se sale rápidamente; nunca nos quedamos charlando con la persona que nos atendió ni dejamos depositado el dinero para pasar después. Pero muchos operadores almacenaron sus recursos, que a su vez fueron mal manejados por los dueños del sitio.

En este punto importa recordar que en el mundo financiero hay una regla: a mayor rentabilidad esperada, mayor riesgo.  Al igual que en el mercado tradicional, en el mercado de criptomonedas han surgido ofertas para colocar recursos con niveles de rentabilidad muy superiores, y por lo mismo, con más alto riesgo.

No es la primera vez bajan los precios; antes se vieron caídas superiores al 50 %, para luego observar sostenidas recuperaciones. Por ejemplo, en 2017 el bitcoin se cotizaba hasta en 20.000 dólares, en 2018 cayó en un 60%; pero en 2021 alcanzó su cifra más alta: 68.000 dólares.

La regla y ambos escándalos demuestran que aún falta mucha educación y formación académica en esta materia. Se cometió el error de no informarse adecuadamente y el de entregar los recursos a “entidades” que prometían alta rentabilidad, pero que no ofrecían ninguna clase de confianza o respaldo.

Además, en contravía de la idea original del bitcoin, no se administraron los recursos de manera personal, sino que se delegó el control a terceros, quienes hicieron un uso indebido de ellos.

Oportunidad en medio de la desconfianza

Las bondades que ofrece el bitcoin también se han expuesto en circunstancias de crisis.

La invasión de Rusia a Ucrania puso en evidencia la necesidad de que cada ciudadano administre sus recursos desde cualquier parte del mundo. Aunque las personas tuvieron que cruzar la frontera por la guerra, aquellas que usaban esta tecnología, en cuanto tenían una conexión a internet, retiraban sus bitcoins para convertirlos en monedas locales.

También se observa un rápido desarrollo en proyectos blockchain atados a criptomonedas, como Ethereum o Cardano, que se valen de la cadena de bloques para optimizar procesos más allá de lo financiero y muy cercanos al internet de las cosas.

Por otro lado, las bajas de precio por la desconfianza han permitido inversiones   bastante atractivas. No es la primera vez bajan los precios; antes se vieron caídas superiores al 50 %, para luego observar sostenidas recuperaciones. Por ejemplo, en 2017 el bitcoin se cotizaba hasta en 20.000 dólares, en 2018 cayó en un 60%; pero   en 2021 alcanzó su cifra más alta: 68.000 dólares. Es pues probable que esta vez suceda algo similar.

En este sentido, los indicadores técnicos están mostrando que las actuales cotizaciones pueden ser una oportunidad interesante de entrada. Por supuesto, se debe tener en cuenta que es este uno de los activos de mayor riesgo disponibles en el mercado tanto para inversionistas como para especuladores.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies