William Elvis Plata, autor en Razón Pública
Foto: Centro Nacional de Memoria Histórica

Compartir:

La iglesia católica pide perdón por lo abusos sexuales de algunos miembros del clero. Para evaluar este gesto hay que entender los factores culturales e institucionales que dan lugar a los abusos, así como las medidas que esté adoptando la iglesia.

William Elvis Plata*

Una historia resumida

La Iglesia Católica de Colombia publicó una solicitud de perdón a las víctimas de abusos sexuales cometidos por clérigos. La solicitud se produjo después de años de denuncias de abuso sexual en todo el mundo, y en general ha sido recibida con una mezcla de agradecimiento y escepticismo por parte de las víctimas y sus familias.

Aunque es un momento importante para los afectados, es bueno preguntarse por qué la iglesia católica tardó tanto en reconocer y pedir perdón. La respuesta es complicada y nos remite a una serie de factores históricos, culturales y políticos.

Uno de los elementos que ha impedido que la Iglesia Católica aborde el problema del abuso sexual de manera efectiva es la cultura del secreto que históricamente ha rodeado a la institución eclesiástica.

Los abusos sexuales no son un fenómeno reciente, ya que existen indicios que prueban todo lo contrario. Desde la Edad Media se hablaba del delito de “solicitación”, que aludía al abuso cometido contra mujeres en el confesionario. Este delito quedó bajo la mira del Tribunal de la Inquisición y luego fue explícitamente reconocido y debatido en los procesos de reforma que afrontó el clero entre los siglos XVI y XIX. Finalmente, la “solicitación” quedó explícitamente consignada en los códigos de derecho canónico de 1917 y 1983.

Pero no ha habido mayor control ni juzgamiento sobre otras acciones sexuales abusivas contra los feligreses.

Uno de los elementos que ha impedido que la Iglesia Católica aborde el problema del abuso sexual de manera efectiva es la cultura del secreto que históricamente ha rodeado a la institución eclesiástica.

Durante décadas, la institución eclesiástica trató de encubrir los casos de abuso sexual en lugar de abordar el problema de manera abierta y transparente. La anterior cultura del secreto, poco a poco, se perpetuó por la ausencia de protocolos para abordar el abuso sexual y la creencia errónea de que se trataba de un práctica rara o aislada.

Lea en Razón Pública: La Iglesia católica en el banquillo: abusos, encubrimiento y enmiendas

El peso de la cultura institucional

Otro elemento que ha favorecido los abusos, y su abordaje, es el clericalismo.

En sociedades donde el catolicismo es mayoría, el sacerdote es visto como una figura superior, intocable. Por este motivo, el clérigo acumula mucho “poder pastoral” —en términos de Foucault— o “poder hierático” —en términos de Weber—, lo cual impide que sus actos sean juzgados por la sociedad civil.  De hecho, hasta hace poco, un sacerdote era visto como modelo de perfección.

Sumado a lo anterior, durante siglos en Colombia existió el fuero eclesiástico, un mecanismo que impedía que los tribunales civiles juzgaran los delitos de los clérigos, lo cual, de manera directa, los blindaba frente a los abusos sexuales.

También, al vivir en un ambiente de “separación” de su feligresía, los sacerdotes tenían que acogerse a las reglas estipuladas en los cánones y no podían expresar sus sentimientos, emociones, dudas o problemas. De esta manera, la rigidez institucional favoreció la cultura del silencio, ya que, ante cualquier situación, los altos miembros de la Iglesia Católica optaban por cambiar a los sacerdotes de parroquia y así evitar un escándalo.

La falta de educación sexual

Otro factor que ha impedido a la Iglesia Católica abordar el problema del abuso sexual es el tipo de formación impartida a los futuros sacerdotes, específicamente, la ausencia de educación sexual.  Durante años, los jóvenes son confinados de lunes a sábado en un seminario inmerso en un ambiente estricto y autoritario, donde se habla de lo divino y de lo terrenal, pero no de la sexualidad. Dicho de otro modo, se trata de un espacio que promueve la obediencia, que impide la crítica y el disenso, que doblega la voluntad, y que, además, genera actitudes misóginas.

La situación es tan crítica que hasta los propios seminaristas pueden ser objeto de abuso sexual por parte de sus formadores o compañeros.

Aunque se les pide ser célibes, no se habla de los métodos ni de los problemas que conlleva. Además, un ambiente marcado por la separación y la represión detona el surgimiento de sentimientos negativos reprimidos contra los más débiles e indefensos. Sólo recientemente se ha comenzado a hacer uso de ayuda psicológica en los procesos formativos.

Sumado a los factores internos, hay elementos externos que han impedido que la iglesia católica trate el problema del abuso sexual. En Colombia, por ejemplo, existe una cultura de vergüenza y estigma en torno al abuso sexual que ha hecho que muchas víctimas no hablen sobre sus experiencias. Asimismo, el sistema de justicia ha sido débil y corrupto, lo que hace difícil para las víctimas obtener la protección de sus derechos.

Medidas de la iglesia

En concordancia con lo solicitado por la Santa Sede, la iglesia católica en Colombia ha tomado algunas medidas para enfrentar el abuso sexual.

La Conferencia Episcopal de Colombia y algunas diócesis vienen emitiendo protocolos para la prevención del abuso sexual, incluyendo la formación de comités de protección de niños y jóvenes y la capacitación obligatoria para los sacerdotes y personal que trabaja con niños. Una de las acciones más significativas la adelanta la Arquidiócesis de Bogotá, que en 2018 creó la Oficina del Buen Trato a Menores de Edad y ha realizado programas de formación para crear entornos seguros en la Iglesia.

Pero se sabe muy poco sobre la magnitud del problema del abuso sexual en la iglesia católica en Colombia. A diferencia de otros países como Estados Unidos y Australia, donde se han llevado a cabo investigaciones exhaustivas, en nuestro país todavía hay mucho por hacer.

El acto de perdón es un paso importante en la dirección correcta. Al reconocer el dolor de las víctimas, se acepta que la Iglesia tiene que afrontar el abuso sexual dentro de la institución.

Sin embargo, el perdón también exige un cambio en los procesos de formación de los seminaristas, la adopción de programas de prevención, sistemas de alertas tempranas, protocolos de atención y seguimiento y apoyo a las víctimas.

La ausencia de protocolos hace que muchos sacerdotes, temerosos, dejen de tener contacto con la niñez y la juventud, extinguiendo grupos tales como los acólitos, la infancia misionera, los grupos juveniles, etc., lo cual afecta la transmisión de la fe católica.

Foto: Pexels - A los candidatos a sacerdocio se les enseña la obediencia como valor principal y en ningún caso se les imparte educación sexual.

Aunque se les pide ser célibes, no se habla de los métodos ni de los problemas que conlleva. Además, un ambiente marcado por la separación y la represión detona el surgimiento de sentimientos negativos reprimidos contra los más débiles e indefensos. Sólo recientemente se ha comenzado a hacer uso de ayuda psicológica en los procesos formativos.

En un país con una larga historia de conflicto armado y violencia, la iglesia católica ha desempeñado un papel importante en la promoción de la paz y la reconciliación. Sin embargo, el abuso sexual cometido por clérigos socava la credibilidad de la institución eclesiástica y nos lleva a reflexionar sobre su capacidad para liderar en temas de justicia y derechos humanos.

Finalmente, es necesario advertir dos cosas:  por una parte, la puesta en práctica de las medidas para prevenir los abusos debe evitar un ambiente de desconfianza generalizada hacia los sacerdotes y religiosos. Importa recordar que la mayoría de los clérigos son personas honestas que trabajan con dedicación en sus comunidades, como demuestra el sinnúmero de obras sociales y culturales.

Lo sucedido dentro de la institución eclesiástica no es particular ni único.  Se sabe que otras iglesias cristianas, como también empresas y entidades del Estado, adolecen de prácticas de abuso sexual —incluyendo contra menores de edad— la mayoría de las cuales se quedan en secreto y en la impunidad.

No obstante, la presión de unos pocos ha llevado a que los casos de abuso en la Iglesia sean conocidos, y de alguna manera, reconocidos por las autoridades eclesiásticas. Un paso fundamental que no se ha dado dentro de otras instituciones. Todo ello es necesario por el bien de la verdad, la justicia y la reparación, sobre todo para un país que ansía la reconciliación.

Puede leer: Educación sexual: ideología de género o urgencia para Colombia

0 comentarios

William Elvis Plata

Escrito por:

William Elvis Plata

*Doctor en Historia de la Universidad de Namur (Bélgica), investigador especializado en el estudio del cristianismo y de las religiones en Colombia, profesor de la Escuela de Historia en la Universidad Industrial de Santander, director del grupo de investigación Sagrado y Profano

Foto: Twitter Papa Francisco El Papa entregando la encíclica

Compartir:

William Plata

Aunque no muchos la lean o hagan caso por ahora, la nueva encíclica del papa, Fratelli Tuti, pasará a la historia como pasan los llamados a la paz y la cordura en épocas de oscuridad.

William Elvis Plata*

Una nueva encíclica social

Este 4 de octubre, el papa Francisco publicó la tercera encíclica de su pontificado: Fratelli Tuti.

Se trata de un documento especial, que se inscribe en la tradición de las encíclicas sociales, iniciada en 1891 por León XIII con Rerum Novarum (‘Sobre las cosas nuevas’); en ese momento, León XIII se refirió al mundo obrero y a los retos de sociedad industrial. Normalmente las encíclicas sociales han iniciado movimientos con propuestas alternativas, tratando de marcar una tercera vía.

Francisco —papa social por excelencia— ha querido hacer su aporte, y dos de sus tres encíclicas se refieren a problemas sociales y ambientales. Así, la nueva encíclica Fratelli Tuti es una continuación de Laudato Si (2015), donde el papa reflexionó sobre los graves problemas que experimenta la «casa común» —cómo llama a nuestro planeta Tierra— y la necesidad de acciones integrales para solucionarlos.

Su propuesta implica una revisión del antropocentrismo y del sentido absoluto que se le ha otorgado a la tecnología y a la economía. Ahora, en el nuevo documento, el papa retoma el punto final de la encíclica de 2015 y lo profundiza.

Origen, propósito y método

La encíclica fue firmada el 3 de octubre, en Asís, Italia, y publicada al día siguiente. Este hecho no es casual: según Francisco, el testimonio de San Francisco de Asís lo motivó a escribirla; además, se inspiró en sus encuentros con el patriarca ortodoxo Bartolomé y, sobre todo, con el Imán Ahmad Al Tayyeb.

Es decir, esta encíclica quiere ir más allá del cristianismo, hablando también a los hombres de buena voluntad de distintas religiones y a los no creyentes. Su objetivo lo confirma: invitar a la búsqueda de la fraternidad y la amistad entre todos los hombres.

Al igual que Laudato Si, Fratelli Tuti tiene una particularidad: sigue las directrices del método de «revisión de vida», muy empleado en la teología latinoamericana. Este método consta de tres momentos:

  • Ver: se hace un balance de la realidad
  • Juzgar: se compara la situación con el mensaje del Evangelio;
  • Actuar: se proponen directrices para cambiar la situación, que es lo que la encíclica hace en su tercera y mayor parte.

Esta metodología orientada a la práctica es «novedosa» en los documentos pontificios, que solían utilizar esquemas basados en el método tomista: argumento, contraargumento, réplica y respuesta final.

Ver: disipar las sombras

Compuesta por ocho capítulos, que abarcan cien páginas, Fratelli Tuti recoge muchas de las ideas que el papa ha expresado en distintas alocuciones y documentos de sus ocho años de pontificado.

Comienza analizando las actuales relaciones sociales y humanas, que califica como maltrechas:

  • Se han deformado los conceptos de democracia, libertad y justicia.
  • Se han perdido el sentido social y la consciencia de la historia.
  • Predominan el egoísmo y el desinterés por el bien común, la cultura del descartar al débil y al que «no sirve», la ética utilitarista.
  • Prevalece la lógica de mercado y el consumo como propósito de la existencia humana, que agravan la concentración de la riqueza y la desigualdad.
  • Ha aumentado el «miedo al otro»: xenofobia, ensimismamiento y edificación de muros físicos, económicos, políticos y hasta afectivos, en sociedades interconectadas como nunca, pero que rehúsan oírse mutuamente.
  • Abunda la información, pero no se reflexiona; el diálogo se ha abandonado, y desde las redes sociales y los medios se ataca, ridiculiza y agrede al que piensa de manera diferente: se conforman círculos cerrados que pregonan pensamientos y acciones sectarias y destructivas.

Juzgar: el buen samaritano

Tras este panorama de «sombras», el papa alude a un pasaje bíblico muy conocido: la parábola del buen samaritano, destacando que una sociedad enferma es aquella que da la espalda al dolor y ha perdido su sentido de solidaridad.

Todos estamos llamados a estar cerca del «otro» y a superar prejuicios, barreras culturales, nacionales e históricas. El amor construye puentes —dice—; «estamos hechos para el amor» (pár. 88), exhortación que, en el caso de los cristianos, es un mandato.

El amor es inherente al ser humano: desde ahí se deben curar heridas y reconstruir la fraternidad humana. ¿Pero cómo hacerlo? Sin pretender dar recetas, el papa sí sugiere unos caminos o escenarios desde los que se puede construir.

Foto: Twitter Papa Francisco La nueva encíclica del Papa Francisco no será bien acogida en buena parte del seno del catolicismo que lo considera un hereje.

Puede leer: El Papa Francisco y su visita a Colombia

Actuar: los caminos

Ética de acogida y «amistad social» en las relaciones internacionales, para que estas aporten a un mundo más abierto, donde no haya exclusiones ni discriminaciones.

El problema migratorio: el papa defiende la migración como un derecho de todo ser humano a buscar un lugar mejor, que garantice condiciones dignas de vida. Por tanto, pide a los países receptores que practiquen la acogida, la protección, la promoción y la integración de los inmigrantes, desechando la peligrosa xenofobia. No podemos ensimismarnos: en un mundo globalizado, los problemas de unos afectan a todos.

Mejorar la política. De acuerdo con Francisco, la actual manera de hacer política desecha a los débiles y no respeta la diversidad cultural; suele caer en prácticas populistas. El papa critica esta forma de cautivar al pueblo para usarlo según proyectos personales y de perpetuación del poder.

Insiste en que la política debe basarse en el amor, la caridad y la subsidiariedad. En esta búsqueda, el papa Francisco pide reformar la ONU, que está sometida a intereses económicos y que se convierta en una entidad que tienda puentes, trabaje por la equidad y procure crear el concepto de una «familia de naciones».

El diálogo auténtico, que considere el punto de vista ajeno y esté abierto a argumentos; pero no puede caer en el relativismo, que, disfrazado de tolerancia, «termina facilitando que los valores morales sean interpretados por los poderosos según las conveniencias del momento». Un diálogo sincero, pero a la vez amable, tiende puentes.

Promoción de la paz, que se vincula al perdón y a la reconciliación, pero a la vez mantiene la dignidad y la justicia. La búsqueda de la paz implica la defensa de los derechos de las víctimas y de los oprimidos, la justicia y la memoria, pues perdonar no significa olvidar, sino renunciar al deseo de venganza. En este punto, el papa concluye con un rechazo contundente a la guerra, considerada como «fracaso de la humanidad», y pide la eliminación de las armas nucleares, como imperativo moral y humanitario. También critica la cadena perpetua.

Papel de las religiones al servicio de la fraternidad universal. Estas son muy importantes para conseguirlo, y no deben despreciarse. En concordancia con lo expresado por el Concilio Vaticano II y por los papas anteriores, la Iglesia Católica valora las demás religiones y todo lo bueno que ellas tengan.

Hace un nuevo llamado a la libertad religiosa. Condena el terrorismo en nombre de religiones o creencias; lo desvirtúa en su supuesto fundamento religioso y lo define como un crimen internacional. Por otra parte, insiste, en el papel que pueden jugar las religiones en la vida pública al servicio de la paz y la equidad, sin caer en el activismo político.

La encíclica finaliza con una reflexión en torno al místico Charles de Foucauld, a quien considera un promotor de la hermandad universal.

Foto: Pxhere La encíclica es una invitación a la fraternidad y a buscar soluciones para un mundo convulsionado, atacando problemas concretos.

Le recomendamos: ¿Por qué algunos rechazan al papa Francisco?

Los alcances

La encíclica es un llamado a la cordura para sociedades que están cada vez más radicalizadas en posiciones divergentes; rehúsan dialogar, se acusan mutuamente y promueven el odio, como sucede —para no ir más lejos— en Colombia, con una paz que parece difuminarse como un espejismo, a causa de intereses políticos y económicos.

Se trata de un llamado que no es ingenuo ni romántico; señala aspectos concretos para trabajar. No es idealista, aunque se basa en el ideal cristiano del amor («eficaz» como lo llamó cierto sacerdote colombiano), pues sabe que los grandes obstáculos para conseguir la fraternidad mundial están en los intereses económicos y, sobre todo, en el economicismo y el utilitarismo en que se basan hoy las relaciones sociales, las relaciones internacionales, las relaciones con la naturaleza y, muchas veces, hasta las relaciones interpersonales.

Es una encíclica que marcará una época. Francisco invita a las iglesias a abrirse, a acoger, a recibir, aun a costa, quizá, de recibir heridas. Invita a trabajar con todos los hombres de buena voluntad, sin pensar en religión, etnia o condición.

Los ecos

Más allá del despliegue mediático inmediato que suele producirse, tengo mis dudas sobre la recepción de la encíclica por parte de la actual generación.

Al criticar la economización de las relaciones humanas y el capitalismo extremo, quienes ostentan el poder no la verán con buenos ojos; inmediatamente tacharán la encíclica de «comunista» o epítetos parecidos, como se hizo en su momento con la conciliadora Rerum Novarum, de 1891. En algunos asuntos parece que el tiempo no cambia nada.

Por otra parte, los portavoces del mundo secular suelen considerar prácticamente cualquier palabra o acto de los representantes de la iglesia como intromisión «inquisitorial» y como actos de doble moral, lo cual según ellos les niega validez a sus propuestas.

Por otra parte, al papa Francisco se lo contradice más dentro del catolicismo que fuera de él; hay varios cardenales, obispos y sacerdotes en abierta u oculta rebelión al Papa, que no dudan en calificarlo casi como hereje, debido a que no apoya el modelo tradicional de iglesia en combate contra el mundo moderno.

No veo mayor recepción inmediata en Iglesia Católica, y menos en Colombia, cuya mayoría no se interesa por leer estos documentos y cuyos obispos y sacerdotes no se interesan por enseñar a profundidad, con la excepción de algunas prédicas coyunturales. Insisten en que el mero cambio personal basta, y no se preocupan por las «estructuras de pecado», como las llama el propio Catecismo de la Iglesia Católica.

No obstante, este documento, aunque tal vez ahora no sea escuchado, pasará a la historia, como siempre sucede con los llamados que se han hecho por la sensatez y la cordura en los momentos de oscuridad​. ​

0 comentarios

William Elvis Plata

Escrito por:

William Elvis Plata

*Doctor en Historia de la Universidad de Namur (Bélgica), investigador especializado en el estudio del cristianismo y de las religiones en Colombia, profesor de la Escuela de Historia en la Universidad Industrial de Santander, director del grupo de investigación Sagrado y Profano

Compartir:

William PlataUna explicación histórica necesaria para entender de veras lo que está pasando con los muchos escándalos de pedofilia y las conspiraciones contra el papa. ¿Una crisis terminal, u otra crisis de la cuál volverá a surgir la iglesia?

William Plata*

Continue reading «¿Tiene salida la crisis de la Iglesia católica?»

0 comentarios

William Elvis Plata

Escrito por:

William Elvis Plata

*Doctor en Historia de la Universidad de Namur (Bélgica), investigador especializado en el estudio del cristianismo y de las religiones en Colombia, profesor de la Escuela de Historia en la Universidad Industrial de Santander, director del grupo de investigación Sagrado y Profano

Compartir:

Visita del Papa Francisco a Colombia.

William PlataHistoria resumida de las relaciones entre la Iglesia, el Estado, la sociedad y la cultura colombiana antes y después de la Constitución de 1991, de su influencia actual y sus problemas, del estado en que la encuentra la visita del papa Francisco

William Elvis Plata*

Continue reading «Las transformaciones del catolicismo en Colombia»

0 comentarios

William Elvis Plata

Escrito por:

William Elvis Plata

*Doctor en Historia de la Universidad de Namur (Bélgica), investigador especializado en el estudio del cristianismo y de las religiones en Colombia, profesor de la Escuela de Historia en la Universidad Industrial de Santander, director del grupo de investigación Sagrado y Profano

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.