César Alarcón, autor en Razón Pública
Foto: Policía Nacional de Colombia

Compartir:

La oleada de asesinatos de policías y militares por parte del Clan del Golfo es un serio desafío a la “paz total” del presidente Petro. Qué pretenden y qué logran los que matan policías en Colombia.

César Alarcón Gil*

Comprar policías muertos 

A pocos días de concluir el gobierno de Iván Duque, el Clan del Golfo inició una oleada de asesinatos  de policías y militares en distintas regiones del país.

Por eso es bueno recordar la historia de este tipo de crímenes contra la Fuerza Pública y analizar en que consiste el desafío para la política de seguridad del gobierno que hoy comienza.

A finales de la década de 1980 se presentó un fenómeno inédito en Colombia: la oferta pública de un pago por cada policía asesinado. Eran los años de la guerra entre el Estado y el cartel de Medellín. Se le atribuye a Pablo Escobar la invención de este método que, entre 1989 y 1992, dejó más de 500 policías muertos en la ciudad de Medellín.

Desde ese tiempo quedó claro que no era obligatorio formar parte de alguno de los grupos en conflicto: cualquier persona que tuviera los medios y quisiera obtener la recompensa, sencillamente mataría al policía y pasaría la factura. Se trataba de una oferta que producía tres efectos distintos:

  1. Abría el abanico de posibles victimarios; cualquier bandido podría sumarse a la ofensiva criminal contra del Estado, atacando su componente más visible y vulnerable: el policía de la calle.
  2. Reforzaba la sensación de desamparo y terror entre los policías —y entre la población civil en general—. Sin importar si el policía iba solo o en compañía de otros, recorriendo las calles o dirigiendo el tráfico, vestidos de civil o llegando a casa: el policía caído era dinero pagado. El precio dependía del rango del difundo; no valía lo mismo un patrullero que un oficial o un integrante del Bloque de Búsqueda.
  • Presionaba a quienes tomaban decisiones gubernamentales. Esta brutal demostración de fuerza obligaría a las autoridades a adoptar posturas más flexibles frente al fantasma de la extradición a Estados Unidos que despertaba ansiedad entre los narcotraficantes colombianos.

Desde entonces, esta estrategia homicida fue conocida mediáticamente como “Plan Pistola” que, en su dimensión más básica, puede ser entendida como “la orden de un grupo al margen de la ley para asesinar sistemáticamente a miembros de la Fuerza Pública, sean de la Policía o del Ejército, estando en funciones o en descanso—durante un periodo de tiempo y en lugares determinados—”.

Pablo Escobar fue dado de baja en diciembre de 1993, pero el Plan pistola no desapareció con él. Cambiaron los referentes contextuales, pero el asesinato sistemático de policías persistió como instrumento de guerra. Durante las décadas siguientes, el mecanismo presuntamente ideado por Escobar comenzó a formar parte del repertorio de prácticas que serían utilizadas por los distintos grupos armados.

De la vieja a la nueva violencia

Y mientras tanto tendrían lugar cambios de fondo en el estado de la seguridad para los colombianos:

Durante el último año del gobierno Gaviria (1990- 1994), se produjo una reforma de la Policía en busca de la transparencia, la disciplina y una mejor organización institucional. Este fue el mayor cambio importante desde la reforma de Rojas Pinilla (1953).

En medio de altibajos y reveces, este proceso se intensificaría bajo el gobierno Samper (1994-1998) y el denominado “Programa de Transformación Cultural y Mejoramiento Institucional” (1995- 1998), que produjo mejoras notables en el desempeño de la Policía (a partir sobre todo de la purga de un gran numero de agentes sospechosos de estar al servicio de los narcos).

Paralelamente se estaban dando el auge y la desaparición de las Autodefensas Unidas de Colombia (1997- 2006); la expansión, contracción y firma de la paz con las FARC (1998 -2016) y los embates oscilantes del ELN.

Diversas organizaciones delictivas irían tomando forma, con ciclos de vida cada vez más cortos, pero con la constante de la paulatina integración de ex miembros de los grupos antes mencionados —incluyendo expolicías o ex integrantes del Ejército— a sus unidades operativas.

El Plan Pistola sobrevivió entre las grietas de todas estas mutaciones, como un acto criminal con efectos políticos, psicológicos y mediáticos que, por diversas razones, ejercía presión sobre las autoridades estatales.

Las ganancias para los grupos al margen de la ley que usaban esa estrategia iban desde una señal de fortaleza, destreza operativa y control territorial, hasta la prueba de que el aparato estatal era incapaz de proteger al personal de su primera línea de defensa.

Plan pistola - policías colombianas
Foto: Policía nacional - No es ocioso recodar que el mismo nombre - Clan del Golfo- es la forma como el gobierno decidió llamar a un grupo que se autodenomina como Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia – Clan del Golfo

Tiende a olvidarse que la agrupación conocida como Clan del Golfo en gran parte es una síntesis de todos los elementos anteriores.

Conviene recordar que el gobierno fue quien utilizó el nombre Clan del Golfo para referirse al grupo que se autodenominaba como Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

Este segundo nombre denota la intensa contradicción desde el origen mismo del grupo:  mientras que la alusión a Gaitán trata de distanciarlos del paramilitarismo, la palabra “autodefensa” reivindica su cercanía con el paramilitarismo.

Por otro lado, analizando la demografía organizacional, obtenemos más indicios. Aunque muchos integrantes del grupo no habían formado parte de ninguna organización al margen de la ley, un número creciente de ellos ha tenido experiencia de vida como exguerrillero, ex paramilitar, o ex integrante de la Fuerza Pública.

En términos de organización, es fácil darse cuenta de que las AGC han acudido sobre todos a la subcontratación de otros grupos con distintas especializaciones y con arraigo en territorios donde conocen bien los espacios donde operan.

Esta manera de funcionar, aceitada con los recursos del narcotráfico y otras rentas criminales, ha permitido el crecimiento y expansión territorial sostenida de las AGC­–Clan del Golfo. Y esto pese a los esfuerzos de la administración Santos (2010-2018) y la de Iván Duque (2018-2022).

El Plan Pistola de ahora

Sobre este telón de fondo, la ejecución del Plan Pistola por parte de las AGC- Clan del Golfo debe leerse como un juego de fuerzas donde los ataques han sido recíprocos.

Ante el aumento del poder operativo de esta organización, el gobierno Santos realizó un operativo policial primero y un operativo militar después, para neutralizar a los principales cabecillas de la organización —operaciones Agamenón I y II—. Agamenón II se mantuvo durante todo el gobierno Duque, hasta lograr la captura del máximo líder, alias Otoniel.

Pero a su vez la respuesta del Clan consistió en “paros armados”, es decir en atacar a civiles residentes en poblados específicos, bloquear vías, impedir la movilidad y cerrar establecimientos comerciales. Por otra, por supuesto, se ejecutó el Plan Pistola.

Mientras que la promoción de paros armados ha sido una constante desde los primeros momentos del grupo, la frecuencia de los Planes Pistola ha aumentado particularmente desde 2017. Esto coincide con la puesta en marcha y con la vigencia de Agamenón II.

Para la primera mitad de 2022, el último año del gobierno Duque, ha sido notable el nuevo pico en el número de policías asesinados. Hasta el 28 de julio de este año, se había registrado el homicidio de 62 policías, 36, estando en servicio. Se responsabiliza a las AGC- Clan del Golfo de 18 de estas muertes.

El director de la Policía, general Jorge Luis Vargas señala que “hay una venganza criminal y narcotraficante contra la policía.” No hay duda sobre ello. Sin embargo, es conveniente situar estos homicidios en un contexto más amplio. He aquí, uno de los primeros pasos.

0 comentarios

César Alarcón

Escrito por:

César Alarcón

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autonoma de México. Consultor en materia de seguridad.

Foto: Twitter: Iván Duque - La reorganización del crimen es un proceso permanente, de agrupaciones con capacidad de aprendizaje, redes, alianzas, conjuntos de actividades y nichos de mercado variables.

Compartir:

La captura de alias Otoniel no es el fin de las organizaciones al margen de la ley, sino una reorganización del crimen en Colombia. Este ha sido el proceso —y estas son las perspectivas—.

César Alarcón Gil*

Triunfalismo discutible

El 23 de octubre fue capturado Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel.

Desde el fuerte militar de Tolemaida, el presiente Duque declaró que “este es el golpe más duro que se le ha propiciado al narcotráfico en este siglo en nuestro país y este golpe (sic) es solamente comparable con la caída de Pablo Escobar en los años 90”.

Después de hacer énfasis en la importancia de seguir el camino de la legalidad, Duque sentenció: “con este golpe a alias Otoniel, en la operación Osiris, se marca el fin del Clan del Golfo” (cursivas añadidas).

La afirmación en cursivas retrata uno de los mitos recurrentes de las estrategias gubernamentales para el control de las organizaciones criminales: creer que si se descabezan automáticamente desparecen sus capacidades operacionales.

Pero la reorganización del crimen es un proceso permanente, de agrupaciones con capacidad de aprendizaje, redes, alianzas, conjuntos de actividades y nichos de mercado variables. Una mirada superficial de la historia del país proporciona la evidencia al respecto.

Puede leer: La parálisis militar del ELN

Medellín, Cali y sus organizaciones delictivas

Howard Aldrich señala que toda organización debe adaptarse a su entorno para sobrevivir. El entorno determina las condiciones para la sobrevivencia de una organización – y no a la inversa-. Esto vale también para las organizaciones al margen de la ley que operan en Colombia.

La configuración inicial de lo que en esos años se denominó “cartel” de Medellín y su homólogo de Cali (entre 1970 y mediados de los 1990) se produjo bajo unas instituciones nacionales que se comportaron de manera a lo sumo ambigua respecto a la presencia y los recursos económicos de estos grupos; originalmente dichas organizaciones, a pesar de ser consideradas como delictivas, eran valoraras positivamente por la gente y por los gobiernos locales o regionales.

Las dos organizaciones estaban jerarquizadas de manera vertical y con una presencia visible en las capitales y los principales cascos urbanos de sus respectivos departamentos. Una diferencia notable entre ambas era el uso de la violencia, pues la de Medellín fue más proclive a emplearla.

La generalización de las masacres y desplazamientos, junto con la aparición de zonas vedadas para la fuerza pública fueron consecuencias de la reorganización de los narco-paramilitares.

El presidente Duque gana políticamente si muestra resultados ante la opinión. También ganan las fuerzas del orden, porque la captura de Otoniel implica neutralizar un objetivo de altísimo valor que había sido perseguido desde hace años.

Foto: Twitter - La extradición inminente de Otoniel implica una serie de pérdidas: para las familias de las víctimas, para el conocimiento de la verdad y para el castigo de los aliados políticos de esta organización criminal.

1 comentarios

César Alarcón

Escrito por:

César Alarcón

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autonoma de México. Consultor en materia de seguridad.

Compartir:

Cesar AlarconLos golpes han sido duros, pero no necesariamente significan que esta organización criminal está acabada o a punto de acabarse. No hay que subestimar la capacidad de adaptación de estos grupos: el Clan -o lo que siga de él- puede darnos sorpresas.

César Alarcón Gil*

Continue reading «La Operación Agamenón y el debilitamiento relativo del Clan del Golfo»

0 comentarios

César Alarcón

Escrito por:

César Alarcón

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autonoma de México. Consultor en materia de seguridad.

Compartir:

Darío Antonio Úsaga, alias “Otoniel”.

Cesar AlarconLa reciente aparición de dos vídeos del comandante de las “Autodefensas Gaitanistas de Colombia” nos permite entrever más allá de una supuesta “voluntad” de deponer las armas. ¿Quién es Otoniel y qué es en realidad lo que hoy se llama “Clan del Golfo”?

César Alarcón Gil*

Continue reading «Otoniel: ¿sometimiento o negociación?»

0 comentarios

César Alarcón

Escrito por:

César Alarcón

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autonoma de México. Consultor en materia de seguridad.

Compartir:

Consejo de Seguridad Nacional llevado a cabo el pasado 23 de abril.

Cesar AlarconUn retrato informado de dónde vienen, de lo que son y de cómo actúan las BACRIM y otros varios actores criminales. Y un análisis detenido  de cómo han tratado de responder los gobiernos a este nuevo –y este gran- desafío de Colombia.

César Alarcón Gil*

Continue reading «El Estado colombiano frente a las organizaciones criminales»

0 comentarios

César Alarcón

Escrito por:

César Alarcón

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autonoma de México. Consultor en materia de seguridad.

Compartir:

Cesar-AlarconQuiénes son, dónde están y qué ha pasado con las mal llamadas “bandas criminales emergentes”. Este eufemismo encubre un mal diagnóstico: así no puede resolverse el problema.

César Alarcón Gil*

Continue reading «BACRIM: el poder y las sombras del paramilitarismo»

0 comentarios

César Alarcón

Escrito por:

César Alarcón

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autonoma de México. Consultor en materia de seguridad.

Compartir:

Cesar-AlarconEl narcotráfico ya no es el viejo “cartel” sino la red ilícita alrededor de un personaje que teje alianzas con todo tipo de agentes ilegales…y quizá con políticos prestantes. Quedan muchas preguntas en el aire.

César Alarcón Gil

Continue reading «“El Loco” Barrera: más allá de la mafia»

0 comentarios

César Alarcón

Escrito por:

César Alarcón

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autonoma de México. Consultor en materia de seguridad.

Compartir:

Cesar AlarconUn recuento de la vida y andanzas del capo colombiano capturado en Venezuela ejemplifica bien en qué consiste y cómo se producen estas carreras criminales, que seguirán repitiéndose mientras persistan las raíces socioculturales del tráfico de drogas

César Alarcón Gil*

Continue reading «La hidra multicéfala: a propósito de la socialización y la captura de narcotraficantes»

0 comentarios

César Alarcón

Escrito por:

César Alarcón

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autonoma de México. Consultor en materia de seguridad.

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.