Camilo Diaz, autor en Razón Pública
Foto: Twitter: CNE

Compartir:

Quiénes son los nuevos magistrados del Consejo Nacional Electoral y por qué propone Petro que este Consejo se cambie por una Corte Electoral.

Camilo Díaz*

Acuerdo entre congresistas

Este 30 de agosto se realizó la elección de los nueve magistrados del Consejo Nacional Electoral (cne), donde quedaron incluidos varios aspirantes con serios problemas y que además vuelve a poner sobre el tapete la politización del órgano electoral.

Tras muchas negociaciones, los compromisarios acordaron presentar dos planchas con candidatos. Una, compuesta por nueve candidatos del Pacto Histórico y las bancadas de gobierno e independientes, y otra con un solo candidato propuesto por el Centro Democrático.

Recordemos el artículo 264 de la Constitución ordena que el reparto de las nueve curules se realice mediante el sistema de cifra repartidora en una votación de Congreso en pleno. De esta manera, con un total de 296 congresistas (188 en Cámara y 108 en Senado) cada bancada necesitó 28,22 votos para ocupar una curul.

Sobre la base anterior al Pacto Histórico le correspondieron dos cupos del Consejo, otros dos al Partido Liberal y uno, respectivamente, para el Conservador, ‘la U’, Cambio Radical y Alianza Verde: un subtotal de ocho magistrados para la coalición mayoritaria. La novena curul era para el Centro Democrático, cuya plancha recibió 31 votos.

Escogiendo a sus jueces

El proceso de elección de los nueve magistrados confirma la politización del órgano electoral, un problema que tenemos desde hace mucho tiempo.

La Asamblea Constituyente de 1991 decidió que el CNE reflejara la composición del Congreso, lo cual fue reforzado por la Reforma Política del 2002, que introdujo el sistema de cifra repartidora para la asignación de curules. Eso dio paso a un sistema excluyente y que ha favorecido, desproporcionadamente, a los partidos políticos tradicionales.

El proyecto de reforma política del gobierno Petro propondría sustituir el CNE por una Corte Electoral y un Consejo Electoral Colombiano.

Por ese mismo en el CNE han primado los intereses partidistas y, en palabras de la directora de la Misión de Observación Electoral, se ha convertido en una “puerta giratoria que vuelve magistrados a los políticos”. Llegan, entonces, personas no tan idóneas para ocupar un cargo que queda en manos de aliados o personas vinculadas con los políticos y bancadas que deberán investigar más adelante.

Esa falta de independencia implica que el CNE pueda tener motivaciones partidistas, como se pudo ver con

El proyecto de Petro

Ante este escenario, el proyecto de reforma política del gobierno Petro propondría sustituir el CNE por una Corte Electoral y un Consejo Electoral Colombiano. La Corte Electoral sería la máxima instancia del sistema electoral y haría parte de la Rama Judicial.

La Corte tendría cinco miembros permanentes, escogidos bajo las reglas y mecanismos vigentes pata los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. De esta forma, la resolución de controversias electorales quedaría en mano de un órgano independiente de los partidos políticos.

A la espera de conocer el trámite de esta reforma, durante los próximos cuatro años serían magistrados las nueve personas elegidas el pasado 30 de agosto.

Puede leer: El financiamiento de las campañas y su costo para la democracia

¿Quiénes son los magistrados del CNE?

Los magistrados elegidos son Fabiola Márquez, Benjamín Ortiz, Altus Baquero, Alfonso Campo, Cristian Quiroz, Alba Lucía Velázquez, Maritza Martínez, Cesar Lorduy y Álvaro Hernán Prada. Los tres últimos tienen problemas serios, como señaló la Fundación Paz y Reconciliación (Pares). Veamos:

Fabiola Márquez – Pacto Histórico: es muy cercana al presidente Petro y ya había sido candidata en 2018. Ha sido auxiliar judicial del despacho del Magistrado Alejandro Martínez Caballero, asesora de la Secretaría de Gobierno de Bogotá, gerente del Fondo de Vigilancia y Seguridad de Bogotá desde 2015 y parte del equipo directivo de Aguas de Bogotá.

Alba Lucía Velásquez Hernández – Pacto Histórico/Polo Democrático: abogada y militante del Polo Democrático Alternativo. En 2012, cuando el Polo llegó a la alcaldía de Cota, Velázquez fue secretaria general y de gobierno del municipio  y desde entonces ha estado vinculada a la alcaldía; en 2021 fue su asesora jurídica.

Cristian Quiroz Romero – Alianza Verde: abogado penalista que según el directorio del Partido Verde tiene trece años de experiencia y ha sido director jurídico del partido desde 2014. También fue asesor del Seguro Social y Colpensiones. Según Semana, Quiroz es cercano a Rodrigo Romero, director ejecutivo del partido.

Benjamín Ortiz Torres- Partido Liberal: abogado especializado en Derecho Electoral, con una maestría en Derecho Disciplinario; fue auxiliar judicial del Consejo Superior de la Judicatura (1992-2000), profesional especializado en la Superintendencia de Puertos y Transporte (2000-2002), secretario del Consejo Nacional Electoral (2002-2017), asesor de despacho de la Contraloría Distrital de Barranquilla (2017-2019) y  secretario general de la Registraduría Nacional del Estado Civil bajo la dirección de Alexander Vega. Según El Espectador, Ortiz es una ficha del actual registrador.

Altus Alejandro Baquero Rueda- Partido Liberal: abogado especializado en Derecho Administrativo y en Gestión y Responsabilidad Fiscal, con una maestría y un doctorado en Derecho. Ha sido  profesional especializado, asesor y secretario privado en la Registraduría; director técnico de la Unidad de Víctimas; contratista de la Federación Nacional de Departamentos, y secretario general de la Defensoría del Pueblo.

Alfonso Campo Martínez – Partido Conservador: Es abogado de la Universidad Antonio Nariño, especializado en Derecho Administrativo, Derecho Constitucional y Parlamentario y en Derecho del Medio Ambiente. Además, tiene una maestría en Estudios Sociales y Políticos Latinoamericanos de la Universidad Jesuita Alberto Hurtado, de Santiago de Chile. Ha sido asistente judicial y fiscal delegado en la Fiscalía, personero de Valledupar y director de la Unidad Nacional de Protección (unp).

Maritza Martínez Aristizábal – Partido de la U: abogada y magister en Derecho Público de la Universidad Externado, especializada en Derecho Público Financiero de la Universidad Libre. Ha sido oficial mayor y auxiliar del Tribunal Administrativo del Meta, magistrada auxiliar en el Consejo de Estado, asesora de la Organización de Estados Iberoamericanos y docente de la Universidad Santo Tomás. En 2007 obtuvo cerca de 120 mil votos como candidata a la gobernación del Meta impulsada por su esposo, el exsenador Luis Carlos Torres Rueda. Con su esposo investigado, fue su reemplazo en el Congreso con aval del Partido de la U y fue reelegida en 2014 y 2018. Su esposo fue investigado por presuntos nexos con el Bloque Centauros de las auc, su hermano Bayron fue condenado y su madre, Gladys Aristizábal, también ha sido investigada. Maritza Martínez tiene siete procesos de carácter privado en la Sala Penal de la Corte Suprema.

César Lorduy Maldonado – Cambio Radical: es político, empresario y abogado especializado en Derecho Ambiental de la Universidad Externado y en derecho laboral de la Universidad del Norte. Estuvo vinculado a la empresa Colombo-Venezolana Monómeros, fue miembro de la Andi y de la Cámara de Comercio de Barranquilla. Ha sido la fórmula en Cámara de Arturo Char y pertenece a ese poderoso clan.  Se le acusa de matar a Alicia Mercedes Ribaldo, una joven de 16 años, en 1979, según la madre de la víctima Clara Luz de Ribaldo. En 2018 Lorduy le contó a La W  que había sido detenido y acusado de homicidio culposo pero el caso había prescrito; según Lorduy, la muerte de Alicia fue un accidente.

Álvaro Hernán Prada Artunduaga – Centro Democrático: abogado especializado en Gobierno y Gestión Pública, candidato a la alcaldía de Neiva, asesor de Horacio Serpa, secretario general del ideam y representante a la Cámara por el Centro Democrático hasta que renunció a su curul en el marco de unas investigaciones por manipulación de testigos. Aun así se postuló al Congreso en este año, pero los cerca de 23 mil votos no le alcanzaron para ocupar una curul. Tiene abierto un proceso en la Corte Suprema  aparente manipulación de testigos en el caso de Álvaro Uribe. Se le acusa de intentar que Juan Guillermo Monsalve se retractara de sus afirmaciones sobre presuntos nexos entre Uribe y el llamado Bloque Metro de las autodefensas. Esto habría ocurrido con intermediación de Carlos López, alias «Caliche». Aunque  renunció a su curul para que el caso pasara a manos de la Fiscalía, la Corte Suprema  mantiene el proceso ya que Prada habría utilizado su condición de congresista para acercarse a Monsalve y el pasado 22 de agosto lo llamó a juicio.

0 comentarios

Camilo Diaz

Escrito por:

Camilo Diaz

*Politólogo y magister en Estudios Políticos e Internacionales, investigador de la Línea de Democracia y Gobernabilidad de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares).

Foto: Facebook: Rodolfo Hernández - ¡No robar, no mentir, no traicionar! Con este slogan, Rodolfo Hernández ha querido ubicarse en la contienda presidencial colombiana.

Compartir:

Quién es, qué ha dicho y qué ha hecho el candidato sorpresa en estas elecciones. ¿Es la mejor carta contra la corrupción, un demagogo, un candidato independiente u otro político al servicio de ciertos intereses?

Camilo Díaz*

El Donald Trump colombiano

¡No robar, no mentir, no traicionar! Con este slogan, Rodolfo Hernández ha querido ubicarse en la contienda presidencial colombiana. De momento, las encuestas sobre intención de voto han dado la sorpresa e incluso lo presentan como la opción más probable para enfrentarse a Petro en la segunda vuelta.

El exalcalde de Bucaramanga se ha convertido en una ‘fenómeno político’ con un discurso que pretende mostrarse como el candidato contra la corrupción. Por su irreverencia, su ironía y su discurso populista contra el establecimiento, ha sido bautizado el Donald Trump colombiano.

Tras concluir su labor en la alcaldía de Bucaramanga, Hernández decidió aspirar a la Presidencia de la República. Quiere llegar a la primera vuelta valiéndose de una campaña financiada por él mismo y sin alianzas de ningún tipo. Pero pese a ese discurso no se ha visto exento de polémicas ni de conexiones con políticos controvertidos por sus ejecutorias.

Rodolfo, el bueno

Rodolfo Hernández Suárez es un reconocido ingeniero y empresario en Santander, vinculado sobre todo al sector de la construcción antes de aspirar a un cargo público.

Nació en el municipio de Piedecuesta. Se formó en el Colegio Santander, uno de los mejores de Bucaramanga, y estudió Ingeniería Civil en la Universidad Nacional de Colombia.  Tras sus estudios profesionales empezó a destacarse en el sector de la construcción en diferentes municipios del departamento, con su empresa Hernández Gómez Constructora S.A, fundada en 1972.

Mientras tanto, su mamá, Cecilia Suárez de Hernández, y su papá, Luis Jesús Hernández, habían logrado una buena posición social en Piedecuesta, gracias a lo cual Rodolfo fue elegido concejal del municipio por el Partido Liberal en la década de los setenta. Volvería a ser concejal en 1991, pero en este segundo periodo decidió no posesionarse.

Durante la década de los noventa se concentró en la empresa que proyectaría su nombre, utilizando un método de financiación conocido como Plan 100. Este sistema de adquirir vivienda a cuotas con bajas tasas de interés y sin requisitos tan exigentes como los de la banca comercial permitió que las familias de escasos recursos pudieran acceder a ese mercado.

Con el Plan 100, Rodolfo Hernández empezaría a acrecentar su fortuna y daría un primer paso para ser reconocido por la población santandereana. Como informó la prensa en la época, entre 1995 y 1996 —cuando empezó a operar el Plan 100—, Hernández tuvo un aumento del 176% en sus utilidades. Ese primer hito lo llevaría a consolidarse en el campo de la construcción y a adquirir   un patrimonio cercano a los 100 millones de dólares o a los 392 mil millones de pesos —según dice el propio Hernández—.

Su “fortuna personal” precisamente es la piedra angular de su discurso anticorrupción y anti-establecimiento, la que le ha permitido sostener que no recibiría dinero de personas privadas ni de empresas nacionales o multinacionales. De esta manera, no tendrá que devolver favores desde la Presidencia y así esto implique que él mismo financie su campaña.

Con la misma premisa aspiró a la Alcaldía de Bucaramanga por el Movimiento Cívico Lógica Ética y Estética que recogió 130.000 firmas para inscribir su candidatura independiente en 2015. Representando la lucha contra el establecimiento y las bancadas tradicionales, decidió lanzarse por firmas para tampoco deberle “favores” a nadie. Con una propuesta de gobierno basada en la democracia griega y en la ética kantiana, logró 77.238 votos —sacándole 5000 al segundo en esa votación, Carlos Arturo Ibáñez, del Partido Liberal—. Su llegada a la Alcaldía marcó un cambio porque no pertenecía a un clan político o a un partido tradicional.

Pero a pesar de su triunfo, Hernández decidió renunciar al cargo después de una sanción proferida por la Procuraduría en 2019 por presunta participación indebida en política. En el momento de renunciar tenía una aprobación del 84 % .

Su elección en 2015 sería el comienzo de una carrera que lo llevó a fundar el Grupo Significativo de Ciudadanos Liga de Gobernantes Anticorrupción para las elecciones de 2019. Al lograr la elección de Juan Carlos Cárdenas Rey como alcalde de Bucaramanga con la votación más alta para ese cargo —141 mil votos— demostraría su popularidad creciente. Además, consiguió dos curules en el Concejo municipal y otras dos en la Asamblea departamental de Santander.

Con la Liga, Rodolfo Hernández decidió lanzarse a la contienda presidencial, para la cual presentó 1.895.000 firmas. Por otra parte, presentó una lista con candidatos a la Cámara de Representantes por Santander.

Por último, Hernández Suárez también ha abanderado la lucha por la paz, siendo él mismo una víctima del conflicto. Su padre fue secuestrado por las FARC y su hija, Juliana, fue secuestrada y asesinada por el ELN. Por eso, también, quiere ser presidente: para poder morir tranquilo después de revolucionar el país.

elecciones Rodolfo Hernández en este 2022
Foto: Facebook: Iván Duque - Por su trayectoria y su intención de diferenciarse como el candidato anticorrupción y anti establecimiento, está seguro de ir solo y sin coaliciones a la primera vuelta presidencial.

Le recomendamos: Petro, Hernández y la anticorrupción: del dicho al hecho

Rodolfo, el malo

Pese a su discurso anticorrupción y anti establecimiento, Hernández Suárez se ha visto envuelto en polémicas que ponen en duda la veracidad de su discurso.

En primer lugar, la Procuraduría lo destituyó en segunda instancia durante su segundo periodo como concejal de Piedecuesta en 1995, por haber firmado un contrato con su empresa constructora con el municipio después de haber sido elegido en ese cargo.

Los hechos se dieron después de que Rodolfo, pese a ser elegido, decidiera no ir a las sesiones del Concejo y nombrara a Álex Humberto Díaz como su suplente. Ya con Díaz en el Concejo, este sacó un Acuerdo que permitía que los constructores pagaran impuestos urbanísticos con obras. Así, Hernández Suárez suscribió un convenio para a hacer obras de mejoramiento y embellecimiento durante dos años, por valor de 30 millones de dólares, equivalentes hoy a unos 4370 millones de pesos.

La Procuraduría Provincial sostuvo en primera instancia que el acuerdo favorecía indebidamente a Hernández puesto que una persona no puede contratar con el municipio del cual es concejal. Pese a que Hernández Suárez sostuvo que nunca se posesionó, la Procuraduría declaró en segunda instancia que la investidura se daba con su elección y que, además, había nombrado a un suplente.

Por otra parte, se entendió que el convenio era un contrato puesto que la empresa de construcción se comprometía a hacer obras con un valor determinado, compensando con impuestos en vez de con dinero. Sin embargo, Hernández en esta campaña  que nunca ha contratado con el Estado.

Esa lista pone en duda su postura frente al establecimiento, la corrupción y las maquinarias.

Cuando Hernández volvió a involucrarse en las elecciones de 2011, apoyó al exalcalde de Bucaramanga Luis Francisco Bohórquez, quien sostuvo que era muy cercano a Rodolfo. Pero, se volvió opositor de su gobierno cuando tuvo otros intereses como su aspiración a la alcaldía en 2015.

Cabe recordar que Bohórquez llegó a la alcaldía por el Partido Liberal con el apoyo del controvertido Clan Tavera y que además fue destituido. Además, estuvo implicado en el escándalo de corrupción de Manantial de Amor, en el cual se habrían desviado al menos 15 mil millones de pesos de la administración pública.

Después de su alcaldía en 2019, la Procuraduría suspendió a Hernández por participación indebida en política por grabar un video con el candidato a la Alcaldía de Málaga, Javier Márquez, haciendo un llamado a que votaran por él.

Adicionalmente, está en un proceso donde la Fiscalía lo acusa de interés indebido en celebración de contratos, al haber utilizado su posición para direccionar contratos hacia la empresa Vitalogic con la Empresa de Aseo de Bucaramanga (EMAB). Se le acusa de haber redireccionado contratos de la EMAB que habrían beneficiado a su hijo, Luis Hernández. El caso se encuentra activo y en todo momento Rodolfo Hernández ha sostenido ser inocente.

elecciones Rodolfo Hernández en este 2022
Fuente: Procuraduría General de la Nación
Por último, en agosto de 2021 se filtró un audio en el que exigía pagos a quienes quisieran pertenecer a la lista cerrada a la Cámara de Representantes por su movimiento.

Esa lista pone en duda su postura frente al establecimiento, la corrupción y las maquinarias. Como noto la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), la cabeza de lista es Érika Tatiana Sánchez, quien ha tenido polémicas por compra de votos, por exigir firmas a cambio de contratos y por ser cuota de Édgar Gómez Román, conocido como “El Pote”, un político tradicional y cuestionado en Santander.

Rodolfo, el solitario

El candidato ha sostenido repetidamente que no buscará alianzas con ninguna coalición ni partido político tradicional puesto que, según sus palabras, “mi única coalición es con el pueblo colombiano”.

Aunque ha sido invitado para formar parte del Pacto Histórico y de la Coalición Centro Esperanza, ha negado cualquier acercamiento. Su razón principal es la presencia de “casas politiqueras”.

Sin embargo, también influye el hecho de que, en sus cálculos, para participar en una consulta hace falta una organización política de la cual el carece. Por este motivo, Hernández pretende ir directamente a la primera. De momento, va solo. El llamado “llanero solitario” sigue su camino con un discurso marcado en contra de la corrupción y del establecimiento.

Además, lo acompaña el músculo para financiarse su campaña sin venderse a nadie, a la vez que resalta su gestión en la Alcaldía de Bucaramanga. Pese a esto, no se ha visto exento de polémicas y acciones disciplinarias en su contra.

0 comentarios

Camilo Diaz

Escrito por:

Camilo Diaz

*Politólogo y magister en Estudios Políticos e Internacionales, investigador de la Línea de Democracia y Gobernabilidad de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares).

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.