Álvaro Uribe y los partidos políticos - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Álvaro Uribe y los partidos políticos

Álvaro Uribe y los partidos políticos

Escrito por Hernando Gómez Buendía
Hernando Gomez Buendia

hernando gomez buendiaUribe fue elegido sin partido y en contra de ambos partidos. Peor aún: ambos partidos intentaron convertirse en uribistas – el Liberal con Turbay y el Conservador con éxito.

Hernando Gómez Buendía*

En la vida existen valores muy distintos – libertad, honor, tranquilidad, justicia, eficiencia…- y  a menudo es necesario sacrificar del uno para tener más del otro. También en la sociedad hay intereses distintos – del campo, de la ciudad, de los pobres, de los ricos…-y los actos de un gobierno benefician más a los unos que a los otros.

Esa diversidad de valores e intereses es la razón de ser de los partidos. Las sociedades modernas son complejas y las democracias suponen pluralismo, así que en una democracia es necesario que la gente se agrupe en corrientes de intereses y valores para competir y alternarse en el poder.   

Durante mucho tiempo en Colombia existieron los partidos. Con toda su confusión, sus divisiones internas y sus muchos altibajos, desde mediados del s. XIX hasta mediados del s. XX, el Partido Liberal y el Partido Conservador encarnaron dos proyectos de país, acentuaron valores diferentes (libertad u orden) y apelaron a intereses distintos (el de ciertas regiones, sectores de actividad económica, clases sociales o minorías culturales).     

El Frente Nacional eliminó la competencia entre partidos. Mejor dicho eliminó la política -es decir, la disputa entre valores e intereses sociales- y redujo los partidos al papel de electores – es decir, al de escoger candidatos pero no sus programas de gobierno. Un  resultado fue la fragmentación interna de cada partido en fulanismos alrededor de sus   precandidatos; el otro resultado fue la clientelización, porque la competencia no era a base de ideas sino a base de favores al votante.

Cada partido pasó a ser entonces una federación de empresarios electorales o "caciques" regionales que cada cuatro años se reunían para escoger candidato. Los caciques ponían su maquinaria y la "opinión" – crecientemente urbana-   inclinaba la balanza y -a veces- decidía quién era el Presidente.   

En 1991 "la opinión" logró imponer la Constituyente para limpiar y revivir la política – o sea para crear partidos fuertes; pero esa misma "opinión"  eligió una Asamblea de minorías, que por lo mismo no quiso – ni podía- crear partidos fuertes. Muy al contrario, buscó debilitarlos, y por eso en los años 90 florecieron los mini-partidos y "movimientos" de corta duración, mientras el "gran Partido Liberal" agonizaba por cuenta de Samper y su 8.000.

Y sin embargo hasta Uribe todos nuestros presidentes habían sido candidatos de un partido.  Uribe fue elegido sin partido y en contra de ambos partidos. Peor aún: ambos partidos intentaron convertirse en uribistas – el Liberal con Turbay y el Conservador con éxito.

Pero Uribe no cree en los partidos. No cree porque, pese a lo que dice, Uribe no es  demócrata, ni pluralista, ni tolerante, porque su proyecto político es hegemónico y su "visión de país" es vertical, disciplinada, paternalista, pre-moderna.  

Entonces los congresistas -y dos aspirantes a heredar de Uribe- se inventaron nada menos  que seis "partidos" nuevos, cuyos nombres ni siquiera se recuerdan (¿o Usted sí los recuerda?) y cuya diferencia programática esencial consiste en que el "partido" X apoya a Uribe mientras que Y, su rival, apoya a Uribe.

Son "partidos" para recibir dineros del Consejo Nacional Electoral. Pero este cóctel de partidos uribistas no puede hacer lo que habría hecho el partido que Álvaro Uribe no quiso crear: elegir un candidato único que asegure "la continuidad de la seguridad democrática". La consulta inter-partidista no puede funcionar porque cada uno de los "partidos" uribistas reclamará las reglas que le den la ventaja.

Para evitar la división y la eventual derrota del uribismo, será preciso entonces que Álvaro Uribe se sacrifique otra vez y acepte ser reelegido. Y mientras tanto el Partido Conservador anda buscando un candidato de segundas, el Liberal buscando como hacer uribismo sin Uribe y el PDA confundido entre ser un partido organizado o disolverse en aras de derrotar a Uribe. 

 

*Director y editor general de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies