2023: la inercia de la historia y las guerras sin fin | Razón Pública
Foto: CICR Francia

2023: la inercia de la historia y las guerras sin fin

Compartir:

La de Gaza y la de Ucrania no son las únicas guerras que están pasando en el mundo. Esta mirada al panorama global de la violencia muestra la gravedad de la crisis del orden geopolítico.

César Niño*

La guerra siempre estuvo aquí

Las guerras resurgen con nuevas formas: nada nuevo, simplemente se combate a mayor velocidad. Los conflictos armados y las tensiones geopolíticas manifestaron los límites de las organizaciones internacionales:

  • En Ucrania, se estanca la invasión rusa y la contraofensiva occidental, lo que puso en crisis al sistema de seguridad europeo.
  • En Medio Oriente, se mezclan la guerra convencional e irregular; incluso, se vislumbra una guerra religiosa global.
  • En Asia, peligra la infraestructura crítica de las ciudades.
  • En África y América Latina, renacen los movimientos armados.
  • El crimen sobrevive en actores más pequeños, pero más peligrosos, junto con un orden criminal mundial; acorrala por igual a civiles y al Estado.
  • Algunas naciones niegan a otras el derecho a existir; otras, se anexan ilegalmente sus territorios.

Le recomendamos: El conflicto en Ucrania continua y el mundo se radicaliza

El caos de principios de siglo

Además, los problemas de salud pública global, el estrepitoso ascenso de la inteligencia artificial y el feudalismo tecnológico muestran que el mundo de 2023 es una tormenta que se alza de forma similar al caos de principios del siglo XX.

Nada es nuevo; lo es cómo se aceleran y se repiten los eventos, cómo se filtran mediante redes sociales y la inteligencia artificial. Los conflictos armados acompañan la crisis de la democracia global.

El estado del mundo es peligroso y lleno de incertidumbres; por eso, el año que termina ha experimentado movimientos complejos.

El fuego que es todos los fuegos… y el último

Las armas nucleares se suman al caleidoscopio de la seguridad internacional. Para empezar, consideremos los datos de enero de 2023 de la base en datos del SIPRI:

  • Estados Unidos tenía aproximadamente 3708 ojivas nucleares:
    • 1770 desplegadas en misiles balísticos y en bases de bombarderos, 1938 en reserva;
    • 536 ojivas retiradas y en espera de ser desmanteladas.
  • Rusia tenía aproximadamente 4489 ojivas nucleares:
    • 2673 ojivas estratégicas desplegadas en bases de misiles y bombardero;
    • 1816 ojivas no estratégicas en sitios de almacenamiento central;
    • 1400 ojivas retiradas y en espera de ser desmanteladas.
  • China tiene aproximadamente 410; se prevé que construya más durante la próxima década, pero que siga teniendo menos que Rusia y Estados Unidos.

Nuevo START: tratado de reducción de armas estratégicas

Impone límites a las fuerzas nucleares estratégicas y permite inspecciones para garantizar su cumplimiento.

Montevideo, en Uruguay, declara oficialmente el fin del agua potable y el inicio de una catástrofe ambiental. El estrés hídrico de Uruguay se suma a la escasez de agua en Irán, Ciudad del Cabo y San Pablo.

Como el más reciente tratado bilateral de control de armas entre Rusia y los Estados Unidos, el Nuevo START tuvo un año tumultuoso y desalentador:

  • Es probable que Estados Unidos reconstituya las ojivas retiradas para que pasen al arsenal del Reino Unido.
  • Se están modernizando muchas ojivas almacenadas: pasan del cuerpo de reentrada atmosférica Mk4 al Mk4A.
  • Estados Unidos canceló el misil de crucero lanzado desde el mar (SLCM-N) propuesto por la administración Trump y retiró la bomba de gravedad B83-1, lo que afectará a los planes nucleares británicos.
  • Aún no se sabe si Israel tiene armas nucleares.
  • La doctrina y las capacidades nucleares de India se han discutido en varias fuentes, como el misil Agni-P y la paradoja de la estabilidad e inestabilidad.

Las regiones del mundo tuvieron un comienzo de año con un gasto militar de la siguiente manera: Asia (574,9 millones de dólares), África (39,4), América (961,1), Europa (480,3) y la región de Medio Oriente (184,1), según el SIPRI.

Medio oriente

Israel y Hamás

Hamás transmitió por redes sociales su ofensiva por tierra, mar y aire; el mundo observaba la barbarie.

Se ha destacado la vulnerabilidad y torpeza del Estado israelí ante amenazas asimétricas. El gobierno de Benjamin Netanyahu cayó en el error de enfrentar a los terroristas de la manera que esperaban: con desproporción y fallas en el cálculo estratégico.

Como resultado, la ofensiva militar israelí convirtió a Gaza en un profundo cráter, lejos de lograr la reducción de Hamás.

Hay alrededor de doce mil muertos civiles en Gaza; más de siete mil son niños.  Este es un espeluznante balance de la torpeza estratégica israelí: el 50 % de la población de Palestina son niños, que han sido usados como escudos humanos. Los civiles representan el 61 % de las muertes por los ataques aéreos sobre Gaza.

El conflicto se ha transformado en una cuestión de guerras por delegación, en las que se involucran otras potencias, por lo que hay riesgo de que el conflicto se prolongue y expanda.

El mapa geopolítico de la región se parece a un frágil cristal en el que cualquier vibración puede provocar el quiebre y rotura del equilibrio en la zona.

La guerra en Gaza recuerda la cuestión de los dos Estados. También deja al desnudo que Hamás no puede cumplir su objetivo mayor: la desaparición de Israel; a este le queda difícil eliminar a ese grupo. Por tanto, la guerra, más allá de las treguas y pasos humanitarios, no parece ver un final.

Yemen

El resto de Medio Oriente se debate entre los apoyos y posiciones sin comprometer mucho su diplomacia. En Yemen, por ejemplo, el fin de la tregua entre los hutíes y el gobierno, en 2022, marcó el inicio de una nueva espiral de violencia.

En abril de 2023, los acercamientos entre Irán y los hutíes aliviaron la crisis humanitaria; pero han recalibrado el complejo de seguridad en la región porque aquel grupo ahora ataca a Israel con misiles.

Irán

Vende armas a Rusia; aparentemente, apoya a actores como Hamás y Hezbolá; tiene un programa nuclear, y su régimen reprime movimientos sociales.

En 2023, Irán atendió varios frentes al mismo tiempo:

  • la tensión del vecindario sobre la posición turca con la OTAN;
  • la crisis siria se ha desbordado sobre su territorio y ha tenido que contenerla
  • el apoyo material militar que han dado a Putin los compromete táctica y estratégicamente con los movimientos en Europa;
  • su aparente apoyo a organizaciones terroristas antiisraelíes lo enfrenta con Israel.

Su programa nuclear preocupa a los países occidentales, así como su cercanía con regímenes como el de Corea del Norte o Venezuela.

Ucrania y Rusia

La ralentización agrava el conflicto. Tras un año y diez meses del inicio de la invasión —o lo que Vladímir Putin llama “operación militar especial”—, el diseño estratégico de la guerra ha cambiado el rumbo de la seguridad europea.

Es la primera guerra global del siglo XXI. Muestra una forma interesante de la resistencia ucraniana para hacerle frente a la doctrina de guerra total del Kremlin. Rusia ha motivado rápidamente la ampliación de la OTAN: forzó a que Suecia y Finlandia rompieran su histórica neutralidad y aceleró el ingreso de Finlandia.

Al principio, los errores de cálculo de Rusia le costaron miles de bajas e, incluso, una vergonzosa irrupción de Yevgueni Prigozhin, exlíder del grupo Wagner: sus tropas mercenarias se rebelaron y amenazaron con tomar Moscú.

Mientras eso ocurría, Ucrania rechazaba los drones iraníes operados por Wagner.

La guerra entre Rusia y Ucrania no parece llegar a su fin, a pesar de ir más despacio. Su ralentización se debe, entre otras, a un problema de suministro de municiones y a uno que otro esfuerzo diplomático por aliviar la tensión. En otras palabras, el conflicto puede irse desacelerando no por la voluntad de paz, sino por desabastecimiento de balas y municiones para ambos bandos.

Asia

Armenia-Azerbaiyán: guerra del Nagorno Karabaj

Más de seis mil personas tuvieron que abandonar Nagorno Karabaj, zona en disputa por ambos Estados. Allí, Turquía y Rusia son decisivas en el conflicto.

En septiembre de 2023, se abrió un nuevo capítulo en ese conflicto congelado. Las fuerzas de Azerbaiyán penetraron la zona en disputa, que está mayormente bajo el control de las fuerzas armenias, con lo que inquietaron a la población armenia.

El gobierno de Azerbaiyán declaró que detendría las hostilidades en la región, pero esto no frenó la afluencia de refugiados en Armenia. La situación es crítica y poco suena en medios de comunicación; pero, en el Cáucaso, la tensión crece y preocupa que escale el conflicto. Es especialmente inquietante que haya otra guerra en territorio exsoviético.

Europa, por ejemplo, importa desde Azerbaiyán 8000 millones de metros cúbicos de gas cada año; además, ha dejado de recibir gas ruso por la guerra en Ucrania. Por esto quiere paz. Este conflicto amenaza los objetivos geopolíticos de las potencias cercanas.

Rusia, de forma paradójica, insta al respeto del alto al fuego acordado en 2020, mientras que el representante especial regional de la Unión Europea destaca la necesidad urgente de un alto el fuego inmediato. Eso le ha dado mayor relevancia a que Nagorno Karabaj se categorice como un “Estado fantasma”.

África

El Sahel

África ha vivido nueve golpes de Estado en tres años. La epidemia de los golpes en la región del Sahel ha marcado la tensión social, de seguridad y geopolítica: pobreza extrema, desigualdad social, una democracia no consolidada y grupos armados no estatales —mercenarios rusos y chinos han protagonizado la crisis—.

El golpe en Níger en julio de 2023 puso a la región en extrema alerta. El 26 de julio, miembros de la Guardia Presidencial asumieron el control del Palacio en Niamey. Desde entonces, Níger atraviesa una situación complicada.

Las potencias extranjeras, como organizaciones internacionales, condenaron la interrupción democrática; pero no hicieron mayor cosa por reestablecer el orden.

Sin embargo, el golpe en Níger alentó nuevas tensiones militares entre países del vecindario: algunos amenazaron con entrar en guerra a favor y otros en contra de la junta golpista.

La CEDEAO, por ejemplo, emitió un ultimátum el 30 de julio para que se restituyera Bazoum, el presidente depuesto; la organización puso sobre la mesa una acción militar si no se restituía. Mali y Burkina Faso salieron en defensa de los golpistas.

Después de Níger, el turno fue para Gabón: el autodenominado Comité para la Transición y la Restauración de las Instituciones anunció la disolución de todas las instituciones gubernamentales y el cierre de las fronteras del país tras la victoria de Ali Bongo. El ejército arrestó al presidente, cerró el espacio aéreo, anuló las elecciones y disolvió el parlamento.

La ola de violencia en el país se combinó con las problemáticas que venían del asunto de Níger; en dos meses sucedieron dos golpes de Estado.

América Latina

La región es, al parecer, una región pacífica pero altamente violenta y criminalizada. Colombia, México y Paraguay ocupan el segundo, tercer y cuarto lugar, respectivamente, en países más criminalizados del mundo, superados por Myanmar.

Foto: Bernardo Arévalo - En Guatemala el Ministerio Público ha intentado evitar que Bernardo Arévalo, presidente electo, se posesione.

Este es un espeluznante balance de la torpeza estratégica israelí: el 50 % de la población de Palestina son niños, que han sido usados como escudos humanos. Los civiles representan el 61 % de las muertes por los ataques aéreos sobre Gaza.

El crimen es, tal vez, lo más organizado del continente: coexisten alrededor de 780 estructuras criminales de alcance regional e internacional. La zona está desbordada por la violencia y los problemas de orden público.

La guerra en Ucrania y las tensiones de Medio Oriente han empezado a tocar ciertas fibras latinoamericanas, a pesar de que, tradicionalmente, América Latina ha estado alejada de las grandes preocupaciones globales. Pero es importante mencionar que la región está altamente polarizada y fragmentada.

En el 2023, hubo algunas cosas que destacar:

  • Nicaragua abandonó oficialmente la OEA; mientras, Washington sigue presionando a Daniel Ortega para que haga elecciones justas.
  • Luiz Inácio Lula da Silva volvió a ser presidente de Brasil; a finales de enero, los unos bolsonaristas asaltaron el congreso, imitando lo ocurrido el 6 de enero de 2021 en Estados Unidos.
  • Las relaciones bilaterales entre Brasil y Argentina se vuelven a enfriar con el triunfo de Milei.
  • Brasil tropas en la frontera con Venezuela y Guyana.

Colombia: la paz total vs. la real

El presidente Gustavo Petro afronta terribles reveses en su política de paz total. 78 policías fueron secuestrados en Caquetá. Hay más masacres, asesinatos de líderes sociales y secuestros: empeora la confianza ciudadana en la política de seguridad del gobierno colombiano.

En medio de la crisis entre Israel y Gaza, el presidente hace de su cuenta en X (antes Twitter) un canal no oficial de comunicación, con el que hizo peligrar la relación entre Bogotá y Tel-Aviv, así como con Berlín, en el contexto de la COP28.

Sequías en Uruguay y Panamá

Montevideo, en Uruguay, declara oficialmente el fin del agua potable y el inicio de una catástrofe ambiental. El estrés hídrico de Uruguay se suma a la escasez de agua en Irán, Ciudad del Cabo y San Pablo.

En Panamá, la sequía ha causado cierres intermitentes en el canal de Panamá, con lo que deteriora el comercio global.

Inestabilidad en el Caribe

Por otro lado, el Ministerio Público de Guatemala dictamina que el triunfo de Arévalo es nulo, y vuelven nuevamente los fantasmas autoritarios.

En Haití el crimen gobierna y se convierte en un hoyo negro geopolítico, pues la constelación criminal, junto con la gobernanza de las pandillas, pone en riesgo la estabilidad del vecindario.

Venezuela y el intento de anexión de Guayana Esequiba

Nicolás Maduro, gracias a algunos alivios de las sanciones de Estados Unidos, celebró el 3 de diciembre un referendo para acelerar los pasos hacia su “malvinización” del Esequibo: una maniobra con la que Caracas redibuja el mapa y anexa la zona de Guayana.

Lo que ya pasó: eso pasará

Si de algo se dice “Mira, esto es nuevo”,
eso ya sucedió en otros tiempos,
mucho antes de nosotros.

—Eclesíastes
1, 10

El 2023 no es novedoso; solo se aceleraron las emergencias globales: golpes de Estado, crimen organizado, violencia terrorista y violaciones de derechos humanos.

El despegue abrumador de la inteligencia artificial preocupa a los responsables de la política, la economía, la diplomacia y la guerra.

El futuro no cambió, el pasado seguirá

El 2024 no tendrá muchas mejorías: China continuará matoneando a Taiwán; Rusia intentará aplastar a Ucrania; la guerra en Gaza se prolongará; habrá más migración forzada, mayor ebullición global, recrudecimiento del tabú nuclear, fracturas entre aliados europeos por el enfoque de seguridad y mayores polarizaciones en Latinoamérica.

Será un año en el que los problemas dejen atrás las exclusivas posturas multilaterales. Cada año ofrece la temperatura precisa de lo que se avecina en el siguiente, solo queda por decir que habrá inercias y pocas sorpresas.

Puede leer: La verdad de la guerra entre Hamas e Israel

Acerca del autor

Cesar Nino

*Profesor de Conflicto y Relaciones Internacionales en la Facultad de Economía, Empresa y Desarrollo Sostenible de la Universidad de La Salle. Twitter: cesarnino4.

0 comentarios

Cesar Nino

Escrito por:

Cesar Nino

*Profesor de Conflicto y Relaciones Internacionales en la Facultad de Economía, Empresa y Desarrollo Sostenible de la Universidad de La Salle. Twitter: cesarnino4.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Internacional

U.S. military at Colombian bases: what we know so far

Enrique Neira
Internacional

Renuncia el Papa pero la iglesia sigue su camino

En estas condiciones están viviendo los migrantes en los centros de detención.
Internacional

El drama de las familias separadas en la frontera México-Estados Unidos

Internacional

Nadando en un remolino: los primeros tres meses de Donald Trump

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.