Suscríbase

El secuestro de Salud Hernández: perdió el periodismo

Omar RincónMás allá del escándalo y de sus implicaciones políticas, el secuestro de la periodista española reveló la dudosa calidad de este oficio en Colombia. ¿En qué consisten esos males?  ¿Cuál es el periodismo que en realidad necesitamos?

Omar Rincón*

La periodista española Salud Hernández-Mora.

La historia

El secuestro de la periodista Salud Hernández -que tuvo final feliz pero fue un banquete para los políticos y opinadores fanáticos del odio- exige pensar sobre el periodismo que hacemos en esta Colombia del siglo XXI.

La noticia fue avanzando por etapas: la periodista Salud Hernández ha desaparecido, después retenida y por último secuestrada. El final fue feliz, pues Salud Hernández fue dejada en libertad y justo a tiempo para que viera a su gran ídolo (el Real Madrid) en la final de la Champions. La ironía tremenda: una luchadora contra el drama del secuestro que acaba siendo secuestrada.

El suceso además dejó en evidencia una verdad incómoda: el Estado no controla el territorio, la Colombia profunda vive una realidad distinta de la del gobierno y de la de los de periodistas, expertos y políticos en Bogotá. También dejó una constancia política: el ELN lleva tanto tiempo fuera de política que todo lo que hace atenta contra los deseos de paz de los colombianos.

El debate político está al gusto de los iracundos de Bogotá. Mientras el innombrable dice que la patria se defiende a plomo, el jefe de las FARC dice que “que el secuestro debe terminar”. Ironías del destino.

Y en medio de todo esto, la opinión pública, que cada vez es menos pública y más de fanáticos o ultra-fanáticos, le hace matoneo al que piense siquiera un poco distinto. Por eso hay que cuidar cada adjetivo u opinión matizada que se haga. Ricardo Silva Romero lo describió muy bien: “Cuidado: no diga “secuestro” porque es “facho”, ni “retención” porque es “mamerto”, ni “desaparición” porque es estar del lado del Gobierno”.

En esta semana de opinión y goce morboso, lo que poco hubo es lo que poco hay en Colombia: periodismo. Y este caso trata sobre el periodismo. La persona secuestrada fue una periodista que estaba haciendo su oficio en el terreno (como recomiendan los viejos maestros) y que por hacer su oficio fue secuestrada. El que perdió fue el periodismo. Y cuando pierde el periodismo pierde la democracia. Entonces, vamos al periodismo.

El periodismo

La periodista Juanita León García.
Jineth Bedoya, periodista y víctima del conflicto armado colombiano.
Foto: Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Hacer periodismo tiene reglas muy simples. Se trata de contar realidades. Y para contarlas hay que hacer reportería. Y para hacer reportería hay que ir al terreno, hablar con la gente, oler los miedos, sentir las desgracias, oir las voces que cuenten desde y en la realidad.

Luego, todo eso tiene que contarse con una mirada propia, que no es la del “yo opino” sino la del  “yo comprendo y explico”. Y en medio de todo esto debe haber contexto y buen lenguaje. Eso es el periodismo, y eso lo ha venido haciendo bien Salud Hernández: va a las realidades, las siente, habla, cuenta y explica. Y tiene punto de vista, mirada propia.

“Yo siempre he sido imprudente, yo creo que un reportero siempre tiene que ser imprudente si no lo es, el 70 % de las cosas no las conseguiríamos pero es una imprudencia relativa porque para mí el Catatumbo tampoco es nuevo”, contó la periodista liberada.

El periodismo en Colombia

Aquí aparece el asunto para pensar: si el periodismo es así de simple, ¿por qué en Colombia se hace tan mal periodismo? He aquí algunas razones que devela el caso de Salud Hernández:

  1. Los periodistas ya saben que no se puede ir al país de verdad. Por experiencia propia sabemos que solo se puede hacer reportería desde las seguras cabinas de radio, vía celular o en los restaurantes elegantes de la ciudad. Pero esto habla mal del periodismo que hacemos y del país que tenemos, ya que demuestra debilidad en el oficio y debilidad del Estado para legitimarse en el territorio.
  2. El país de verdad no importa. El periodismo está tan embelesado con su propia imagen, que hoy son más importantes los que opinan sin conocer a fondo que los que hacen reportería y habitan los territorios donde la guerra, la corrupción, el cinismo de los políticos y el abandono Estatal es de no creer.

Para ir al territorio hay que investigar, contactar, estudiar, diversificar las voces. Y eso no se puede hacer en este “nuevo periodismo” del “en vivo”, “en directo”, “último minuto” y “en desarrollo”. Para este tipo de periodismo solo queda la carroña del dolor, el sensacionalismo de la sangre y el odio de frase fácil y respuesta huidiza. Por eso triunfa el matoncito de calle bogotana, el tuit furioso y odiador, y la mentira de fuente con poder.

Tener mirada propia es un problema
  1. Tener mirada propia es un problema. Se supone que Salud Hernández tiene una mirada propia: no le gusta y no comparte lo que hacen las guerrillas, pero tampoco lo que hace la justicia, lo que negocia el gobierno. Eso no es objetividad sino algo mejor: transparencia. Por eso no se escuda detrás del parapeto de la objetividad. Ella dice desde dónde mira, pero como es periodista y no odiadora profesional, le pone datos, historias, contextos y testimonios a su mirada.

Y eso es el buen periodismo: una mirada comprometida con la realidad y la democracia que se fundamenta en fuentes diversas y plurales, datos, documentos, voces, testimonios, historias y realidades. Y todos los periodistas colombianos tienen miradas propias (y algunos tienen también intereses propios).

  1. El buen periodismo está amenazado… y secuestrado. Hacer periodismo de calidad en Colombia es difícil. Tiene muchas amenazas: no se puede ir a la realidad; solo se debe informar con la voz del amo (fuente, dueño del medio, poder de turno). Cuando se denuncia, el implicado agrede al periodista con adjetivos denigrantes pero no responde con datos, documentos o explicaciones. Ante la verdad periodística, se judicializa el oficio y se amedrenta con demandas que ponen al periodista a defenderse por hacer su oficio.

El negocio, que dice que los medios ya no sirven como están, se ha dedicado al sensacionalismo, al deporte y la farándula porque no hay plata para el periodismo de investigación (se prefiere a un anunciante contento que a una sociedad informada).

A los periodistas que investigan se les persigue a través de emails, panfletos, chuzadas y agresiones que muchas veces vienen de las “fuerzas del bien” (políticos, empresarios, anunciantes, gobiernos) pro también vienen de los dueños del mal (corruptos, caciques regionales, mafiosos, guerrilleros, narcos, delincuentes). En este contexto, es muy difícil hacer buen periodismo. El periodismo de calidad está secuestrado.

El periodismo que necesitamos

Jineth Bedoya, periodista y víctima del conflicto armado colombiano.

La periodista Juanita León García.
Foto: Wikimedia Commons

El secuestro y liberación de la periodista Hernández debe llevarnos a repensar el periodismo. Aquí hay algunas reflexiones al respecto.

Hay que hacer periodismo en perspectiva de mujeres. 
  1. Hay que hacer periodismo en perspectiva de mujeres. En toda América Latina las mujeres están demostrando que hacen mejor periodismo y con más compromiso que los hombres. En Colombia uno puede decir que los periodistas que han hecho los relatos más diversos, plurales e independientes han sido mujeres: Salud Hernández, María Teresa Ronderos, Juanita León, Marta Ruíz, Margarita Martínez, Yolanda Ruíz, Cecilia Orozco, María Jimena Duzán, Ana Cristina Restrepo, Patricia Nieto, Gina Morelo, Marisol Gómez, Alejandra de Vengoechea, Claudia Morales… y podríamos seguir. El periodismo de calidad tiene mirada y responsabilidad pública de mujeres.
  2. Urge que el periodismo incluya más modos de ser Colombia en sus notas, informes y relatos. Debemos desmovilizar a los odiadores, a los expertos, a los académicos, a los políticos, a los gobernantes; silenciar las balas de los tuiteros del odio, y meter más maneras de ser Colombia en nuestras historias: esas del territorio donde la guerra ha habitado y, sin embargo, han seguido adelante ganándole dignidad a la vida.
  3. Hay que exigir los mínimos periodísticos. Por favor, señor periodista, antes de pasar un tuit o un dato o una fuente (así sea muy importante), haga su oficio: mire si es verdad, contextualice, dé datos, busque otras fuentes. Para divulgar tuits no se necesita ser periodista. Por favor, pregunte y joda y haga que se responda lo que se pregunta. Recuerde que los periodistas no estamos para que nos amen, estamos para que nos tengan respeto por somos autónomos. Si quiere que lo quieran, este no es su oficio.
  4. Se necesita periodismo de matices y grises. Dejemos de hacer periodismo de buenos y malos, de equlibristas: una fuente de aquí y otra de allá. Las realidades son más ambiguas y porosas, exigen que pensemos y le pongamos matices, dudas y procesos. No juguemos al bueno y el malo, apostemos por comprender y contextualizar. Recuerde que las claves éticas del periodismo son: diversidad, pluralidad, independencia y autonomía.
  5. Falta periodismo con conciencia. Juliana Villabona, una de mis estudiantes en la Universidad de los Andes, que no es periodista, nos hace pensar cuando escribe: “El oficio del periodismo observa a la vez que es observado, y una vez deposita su mirada en algo, aquello la devuelve reflejada, refractada y proyectada. El periodista, que es humano, hace espacio para su propia conciencia a la vez que refuerza la de otros. El periodista es el que depura, quien afina, es el curador de la moral, de lo visible, y también de lo invisible”.

A los periodistas nos observan, pero nuestro oficio es esencial para la democracia, por eso no podemos renunciar a hacer periodismo de calidad, a producir periodismo con conciencia.

 

*Director de la maestría en Periodismo de la Universidad de los Andes. orincon61@hotmail.com

@OmarRinconTV

¿Por qué sigue atornillado el régimen en Venezuela?

Francesca RamosA pesar de la grave crisis el gobierno de Maduro sigue teniendo una popularidad del 26,7% muy cercana a la de Santos. ¿Cómo lo hizo?  

Francesca Ramos Pismataro*

Venta de víveres básicos en una calle de Caracas, Venezuela

No existe el tal autogolpe

La crisis en Venezuela se profundiza y no se ha dado ningún cambio de rumbo económico por parte del gobierno. Además, con los bajos precios del petróleo no se ve ninguna perspectiva de mejora. Los problemas se han acumulado y esto ha hecho pensar que la situación no aguanta más.

Mientras tanto las acciones de los que ejercen el poder parecen orientadas a impedir que otros puedan oponer resistencia. Lo más reciente fue el presunto “autogolpe” de Nicolás Maduro con el decreto de estado de excepción para poder ejercer un control total.  

Sin embargo no parece correcto  hablar de un “autogolpe” -como lo han hecho casi todos los medios  de comunicación-. A lo largo de los años el chavismo se ha dedicado a transformar las instituciones venezolanas para acumular poder de manera sistemática y  no apenas coyuntural. Y es a este poder arraigado al que piensa acudir en una situación como la actual, de aguda crisis económica, social y presión de la oposición para hacer un referendo revocatorio.

Los cambios institucionales que ha hecho el chavismo le han permitido afianzar un andamiaje al servicio de los designios del Ejecutivo, dentro del cual están cooptados todos los demás poderes públicos - con la única excepción de la Asamblea Nacional-.  

Pero el chavismo siempre cuidó sus maneras: buscó, y hasta cierto punto logró ser identificado como un proyecto revolucionario, pero no dictatorial. Y aunque la Asamblea fue tomada por la oposición, con el control de los otros poderes el Ejecutivo la neutraliza, la minimiza y le quita el poder.

Desde el punto de vista ideológico, la oposición de la Asamblea al proyecto revolucionario le sirve al régimen para mantener la confrontación que lo ha caracterizado. No existe proceso revolucionario sin enemigos poderosos, nacionales o internacionales, y en el caso de Venezuela, el gobierno puede ligar esta oposición con Estados Unidos.

Los militares

El Presidente venezolano Nicolás Maduro.
El dirigente del partido Primero Justicia, Henrique Capriles..
Foto: ICP Colombia

Además, los 17 años de gobierno le han permitido al chavismo tener una cúpula militar politizada. Desde el comienzo de su mandato, Hugo Chávez consideró a los militares como un actor fundamental en su proyecto político y sus acciones siempre fueron consecuentes con esta visión. Los militares han estado involucrados en políticas y programas emblemáticos del gobierno desde el inicio y, por tanto, ya hacen parte del poder político.

El poder de los militares ha aumentado bajo el gobierno de Maduro,  seguramente porque él no es uno de ellos y los necesita para mantenerse en el poder. Aunque durante la presidencia de Chávez, los militares activos o en retiro siempre hicieron presencia en los distintos estamentos del gobierno y del Estado, con Maduro su presencia ha aumentado aún más.

Por ejemplo, el 29 por ciento del gabinete ministerial actual tiene origen militar. Entre ellos hay figuras que ocupan carteras estratégicas como el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de Control de la Presidencia, Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Alimentación, Producción Agrícola y Tierras, Pesca y Agricultura, Vivienda, Energía Eléctrica, Defensa y Fronteras. Todos estos son despachos relacionados con las soluciones que Venezuela necesita para enfrentar la grave crisis de desabastecimiento, electricidad e inseguridad que afecta a los venezolanos.

Pero además de ocupar espacios de poder político, los militares tienen espacios económicos. Por ejemplo, hace poco, el gobierno les creó una empresa que tiene entre sus actividades la exploración y explotación de recursos petroleros, gasíferos y minerales.

Por eso, los militares que tienen intereses en el gobierno le apuestan al mantenimiento del statu quo mientras esperan que no haya una situación de gran violencia. Unido a todo esto, el control militar se ha hecho efectivo en las calles con la creación y desarrollo de milicias involucradas en la defensa y el orden público.

En este contexto, la expedición del decreto de estado excepción le da tiempo al gobierno para controlar las posibles protestas, manejar el presupuesto sin la participación de la Asamblea y por último - que es lo más importante en este momento-, postergar el referendo revocatorio.

¿Qué puede pasar?

El Presidente venezolano Nicolás Maduro.
El Presidente venezolano Nicolás Maduro.
Foto: OEA - OAS

La situación que he presentado hasta aquí podría llevar a pensar que el chavismo ha tenido el poder, lo tiene, y no hay modo de que las cosas cambien. Sin embargo esto nunca ha sido cierto para ningún régimen político.

Es claro sí, que el chavismo ha consolidado una base de apoyo popular que envidiaría cualquier mandatario latinoamericano. Por ejemplo la imagen positiva de Juan Manuel Santos en la última encuesta fue del 30 por ciento, mientras el país sigue creciendo y hay todo tipo de libertades. Por su parte, la buena imagen de Maduro está en un 26,7 por ciento, a pesar de los racionamientos, la limitación de libertades, la falta de medicinas y una inflación proyectada del 450 por ciento para este año.

El régimen chavista ha creado una base de apoyo que pocos se imaginan, y donde eventualmente el descrédito actual más que del régimen en sí, es del gobierno de Maduro. Muchos de los que votaron en contra de Maduro siguen siendo aún chavistas.Por eso es tan difícil que caiga el gobierno chavista, por más odioso que le parezca a un grupo grande de venezolanos y más aún al público internacional.

Sin duda el gran talón de Aquiles sigue siendo la situación económica, que está minando el apoyo al presidente. Para resolver esta situación, la oposición plantea dos opciones:  Más presión de los militares. y/oMás presión desde la calle (aunque sin llegar a extremos para no darle al gobierno la excusa para tomar medidas drásticas).

Entre los que apoyan la primera posición está Henrique Capriles, quien hizo declaraciones sobre la necesidad de decisión de los militares (aunque después se retractó). Por otro lado algunos consideran que una crisis institucional sería la única salida y para ello es necesario crear situaciones que obliguen a los militares a tomar partido y, tal vez, implantar un régimen militar de transición. Estas situaciones límite solo pueden alcanzarse mediante protestas o con un golpe por parte de los militares (que no parece plausible por ahora).

No se sabe qué puede suceder, pero los chavistas están apostando a que no se van y que si se requiere un cambio o si progresa el referendo revocatorio, otro de los suyos llegará al poder, posiblemente el vicepresidente, aunque todavía no se sepa quién será pues su designación depende del mismo Maduro.

Cualquiera que sea el resultado, el que venga tendrá que tomar decisiones muy impopulares que podrían lesionar el apoyo popular en el largo plazo, algo que seguramente ningún partido quiere. Pero todavía no se sabe quién hará de fusible político.

 

*Directora del Observatorio de Venezuela, Facultad de Ciencia Política y Gobierno, y de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario.

¿Qué opciones quedan en Venezuela?

Socorro Ramírez¿Será que vienen sanciones o medidas extraordinarias de la OEA?  ¿Será que la Unasur logra mediar? ¿Podrían llegar acaso la violencia o el golpe de Estado?  Crónica y perspectivas de una crisis que se agrava día por día.   

Socorro Ramírez*

Sede de la OEA en Washington D. C.

Peticiones a la carta

Crece el número de peticiones para que se aplique la Carta Democrática Interamericana (CDI) de la Organización de Estados Americanos (OEA) a Venezuela. A la solicitud formulada por la mayoría opositora de la Asamblea Nacional (AN) se han sumado Human Rights Watch, el Congreso de Costa Rica y 28 expresidentes de América Latina y Europa. Paraguay también acaba de pedir a Mercosur que se pronuncie sobre la situación en ese país.

Desde que se aprobó en Lima, en 2001, la CDI ha sido invocada en varias ocasiones, no en forma preventiva sino a posteriori y por solicitud del país implicado, de otros gobiernos o del secretario general de la OEA. Estos son algunos ejemplos:

  • En 2002, luego del golpe de Estado a Hugo Chávez, la OEA llamó a gobierno y oposición a actuar en concordancia con los mecanismos institucionales, lo que derivó en la convocatoria del referéndum revocatorio de 2004.
  • En 2005, el gobierno de Ecuador apeló a este mecanismo ante la remoción arbitraria que hizo el Congreso de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de los altos tribunales. La OEA propuso entonces buscar un doble consenso: para una solución transitoria y para una salida definitiva, acompañada con seguimiento internacional.
  • En 2009, tras la destitución de Manuel Zelaya y por petición del secretario general, Honduras fue suspendido del Sistema Interamericano, lo que impidió el reconocimiento del gobierno de facto tanto por otros países como por organismos internacionales y agencias de cooperación.
  • En 2012, tras la destitución de Fernando Lugo en Paraguay, la OEA esperó una actuación de Unasur pero, al no tener éxito, acabó por aceptar el procedimiento parlamentario de destitución y por avalar la convocatoria de elecciones.

Hay que recordar que la CDI puede ser aplicada ante un golpe de Estado y para enfrentar alteraciones constitucionales o institucionales que afecten gravemente el juego democrático. En 2015, el Comité Jurídico Interamericano resaltó que esos atropellos a la democracia pueden ser no solo de carácter electoral, sino también producidos por gobiernos elegidos que atentan contra los derechos humanos y las instituciones.

Este último podría ser el caso venezolano, donde por primera vez se usa la modalidad contemplada en el Artículo 20 de la Carta: que la invoque el secretario general mediante la entrega de un informe –con hechos y pruebas- al presidente del Consejo Permanente de la OEA y con la petición de convocar al Consejo.

Este último, luego de debatirlo, puede aprobar por mayoría simple (18 votos) distintas gestiones para promover la normalización de la situación. Si fracasan esas gestiones o si el caso se agrava, dos tercios del Consejo (23 votos) pueden convocar una Asamblea General extraordinaria que aplique sanciones.

La situación está madura

El Presidente venezolano Nicolás Maduro.
El Presidente venezolano Nicolás Maduro.
Foto:  Agencia de Noticias ANDES

Los motivos para invocar la CDI en el caso venezolano se acumulan por el agravamiento de los múltiples problemas del país que se traducen en violaciones de derechos humanos, crisis humanitarias y falta de seguridad ciudadana.

La ruptura del equilibrio de poderes y la violación de las reglas del juego democrático son evidentes en tres situaciones que han tomado forma durante lo corrido de este año:

- El desconocimiento de los resultados de las elecciones legislativas a través del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), institución que ha invalidado en forma sistemática las decisiones y funciones de la AN. Nicolás Maduro dijo además el pasado 17 de mayo que “la Asamblea Nacional de Venezuela perdió vigencia política. Es cuestión de tiempo para que desaparezca”.

- Días antes, el gobierno se había auto concedido nuevos poderes mediante un decreto de “estado de excepción y emergencia económica”. Este fue negado por la mayoría de la AN, pero el TSJ dispuso desde febrero que el rechazo de la AN a declarar estados de excepción no “afecta la legitimidad, validez, vigencia y eficacia jurídica de los mismos”.

- A un mes de que la oposición entregara diez veces la cantidad de firmas necesarias para poner en marcha el referendo revocatorio contemplado en la Constitución de 1999, el gobierno usa al Consejo Nacional Electoral (CNE) para anular o al menos postergar su convocatoria. Si el referendo se hace este año, a mitad de período, Maduro podría perder también las elecciones. Pero si se hace en 2017, no habría elecciones y el presidente sería reemplazado por el vicepresidente.

Además, Maduro ha calificado la petición de referendo como un intento de golpe de Estado. Su vocero para la revisión de las firmas aseguró desde antes de que se iniciara el proceso que estas eran fraudulentas y que examinarán a los firmantes para impedirles el acceso a empleos o servicios del Estado, como se hizo en el revocatorio anterior.

El papel del secretario general

Mientras tanto, Maduro no reconoce que sus acciones provocan la alteración del orden democrático y dice que la aplicación de la CDI violaría la soberanía y sería una intervención externa para derrocar su gobierno.

Su embajador en la OEA dijo que el secretario general no tiene autoridad para hacerlo, que ha montado un show político y que el Artículo 20 solo le permite actuar ante un golpe de Estado. El 5 de mayo, la canciller venezolana pidió una reunión del Consejo Permanente para presentar "la verdad" y denunciar que Luis Almagro "ha conjugado la agenda de la secretaría con factores opositores de Venezuela y de las instrucciones que recibe de Estados Unidos".

Sin embargo, la magnitud y gravedad de las crisis en Venezuela demostradas en el informe del secretario general de la OEA deben llevar a todos los gobiernos a definirse sobre la situación.

Almagro, excanciller del gobierno de José Mújica, sin duda ha introducido un giro en una OEA que antes fluctuaba entre la ausencia o la injerencia indebida. Ha tratado de hacer realidad la defensa de la democracia y de los derechos humanos, y ha actuado frente a graves problemas hemisféricos como la corrupción o los migrantes.

Ante la crisis venezolana ha presentado argumentos contundentes, algo que no es muy frecuente en la diplomacia. Pero al personalizar la respuesta a los insultos de Maduro -que lo llama “basura”, “traidor”, “agente de la CIA”- el secretario general puede haber perdido eficacia.

¿Por qué no hacen nada?

Sigue siendo difícil conseguir una mayoría simple que emprenda gestiones diplomáticas y menos una mayoría calificada que sancione a Venezuela. Además de los problemas que enfrenta cada gobierno y de la creciente fragmentación de la región, es un hecho que todos prefieren defender una convivencia pacífica entendida como la no intervención de unos en la situación de los otros.

Pero hay razones adicionales para la falta de acción de la región:

  • El gobierno de Maduro ha contado con mayoría en la OEA por los votos de países del ALBA y de Petrocaribe, que tienen afinidades o deudas con el chavismo. Por eso, para cuidar los votos caribeños, Maduro acaba de visitar Jamaica y Trinidad- Tobago.
  • Si Brasil apoya la aplicación de la Carta, el gobierno de Venezuela podría pedir que la suspensión de la presidenta, que ha denunciado como un golpe de Estado, sea llevada también a la OEA.
  • La canciller de Argentina, en campaña para ser la Secretaria General de la ONU, calificó como “momento inadecuado y discusión apresurada” la posible aplicación de la CDI en Venezuela. Pidió que la OEA y Unasur traten de buscar alguna salida.
  • Gobiernos como los de México, Chile o Perú dicen que apelar en este caso al Artículo 20 podría sentar un mal antecedente. Otros temen además enfrentarse con los ataques virulentos del chavismo.
  • El gobierno de Colombia, país que recibe los efectos directos de la situación del vecino, ha dicho que ha hecho gestiones en favor del diálogo gobierno-oposición. Trata, además, de evitar amenazas o repercusiones sobre las negociaciones con las guerrillas.

¿Y si todo empeora?

La Canciller venezolana Delcy Rodríguez.
La Canciller venezolana Delcy Rodríguez.
Foto: Gobierno Bolivariano de Venezuela

El gobierno venezolano ha venido cerrando las opciones de salida y hasta el Vaticano se vio obligado a cancelar el viaje de su enviado a Venezuela.

Solo queda una opción que todas las partes aceptan: Unasur. Este organismo examinó la tensión suscitada por el estrecho triunfo electoral de Maduro, envió cancilleres a acompañar el intento de diálogo gobierno-oposición, y acaba de apoyar a los expresidentes que lograron reunir en República Dominicana al gobierno y la oposición. Ojalá este último intento no fracase. Lo ha saludado Estados Unidos y el Secretario de Unasur viajó al Vaticano a pedir apoyo al Papa Francisco.

Hasta ahora los intentos han sido infructuosos porque el gobierno los ha usado solo para ganar tiempo. En realidad ha perdido tiempo en buscar salidas democráticas a las crisis. Como dijo Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, se vienen “desatando otros monstruos internos del propio chavismo, que podrían incluso estar más interesados que la oposición en la salida del presidente para preservar al chavismo".

En el futuro cercano, la aplicación de la Carta dependerá de lo que ocurra en Venezuela. La represión a las marchas opositoras y a las protestas de los sectores que padecen las crisis puede aumentar los estallidos sociales y estos pueden llevar a enfrentamientos armados entre milicias bolivarianas y población civil. Además, desesperados sectores chavistas u opositores pueden pedir a los militares que actúen, o estos pueden dar un golpe de Estado en rechazo al revocatorio presidencial o al triunfo opositor en una elección.

La Asamblea General de la OEA en Santo Domingo, del 13 al 15 de junio, puede acabar  con un insulso llamado al diálogo o puede darle empuje a los acuerdos entre el chavismo y la oposición para destrabar la salida constitucional del referendo. Así podrían concentrarse en el examen de soluciones frente a los problemas sociales, económicos y de seguridad ciudadana, que no dan espera.

*Cofundadora de Razón Pública. Para ver el perfil de la autora, haga clic  en este enlace.  

 

Análisis

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Yolanda-PuyanaAnte los millones de niños y niñas abandonados o mal atendidos en Colombia, la adopción deseada es una bendición, tanto para la pareja como para el infante. Y si embargo los prejuicios homofóbicos prefieren negar ese derecho. El debate se reabre.

Yolanda Puyana Villamizar *

Entre la tradición y el racionalismo secular

Durante las últimas semanas han vuelto a agitarse las banderas contra la formación de familias de personas del mismo sexo. Estas uniones han sido calificadas como “antinaturales” y “dañinas para el bienestar de la sociedad” por la iglesia Católica, por el inefable Procurador –típico patriarca tradicionalista– y por otros dirigentes, con el respaldo de diversos sectores que se resisten a ver cómo cambia la sociedad y seguirán argumentando sobre la necesidad de recuperar la familia nuclear en Colombia.

¿Hasta cuándo quienes forman este tipo de grupos familiares deben seguir aguantando exclusiones y discriminaciones?

Los grupos familiares colombianos siguen cambiando a pesar de todo y los siguientes fenómenos son indicativos de la tendencia hacia una mayor secularización de la sociedad:

  • cada vez es más baja la tasa de fecundidad en las grandes ciudades;
  • el uso de anticonceptivos se ha generalizado;
  • aumenta la capacidad de las madres o de los padres para decidir sobre cuándo y en qué circunstancias desean un hijo o una hija;
  • aumentan los hogares monoparentales en cabeza de mujeres.

El derecho también evoluciona

La Constitución de 1991 promulgó una concepción sobre familia que sin duda excluye el derecho de las parejas homosexuales a conformarlas. Pero en ese momento también se dio un cambio fundamental: la separación entre las iglesias y el Estado y, por ende, un marco constitucional para que la ética personal rija la vida cotidiana de los grupos familiares.

Yolanda_Puyana_Galapa
Según la última encuesta de Profamilia de 2010,
los hogares con jefes mujeres ascendieron al 34
por ciento en el país. 
Foto: Alcaldía de Galapa.

Durante veintiún años de vigencia de la Constitución, la Corte ha ido construyendo una interpretación flexible frente a los cambios de los grupos familiares y ha ido fijando una jurisprudencia clara ante las demandas de la población LGTBI, reconociendo que una pareja del mismo sexo —que cohabite en forma estable y comparta un proyecto de vida— puede constituirse ante la ley en una familia, lo que significa otorgarles el mismo respeto y la misma dignidad de las familias conformadas por parejas heterosexuales.

La Corte delegó al Congreso la legislación al respecto, suponiendo que si en dos años este no se pronuncia, tales familias tendrían los mismos deberes y derechos que las demás.

Un aspecto crucial de la legislación es regular el derecho de estas familias a adoptar. Hasta la fecha la Corte no se ha pronunciado, y esta misma semana se anunció el aplazamiento de la esperada sentencia sobre la acción de tutela que interpusieron dos colombianas casadas bajo leyes alemanas contra el Defensor Segundo de Familia de Rionegro (Antioquia) por negarles la posibilidad de adoptar.

Sí deben adoptar

Asumo la responsabilidad de usar mi imaginación para creer que los legisladores han “naturalizado” la paternidad y la maternidad: aún debe prevalecer la creencia de que los homosexuales y las lesbianas son enfermos y que van a trasmitir sus trastornos a la descendencia. Me pregunto ¿hasta cuándo quienes forman este tipo de grupos familiares deben seguir aguantando exclusiones y discriminaciones? Varias reflexiones me llevan a asumir una posición favorable al derecho que tiene la población LGTBI en Colombia a adoptar:

  • en primer lugar, porque entiendo que la paternidad y la maternidad son construcciones sociales, cambiantes e históricas;
  • en segundo término, porque las investigaciones científicas indican que tanto parejas del mismo sexo, como heterosexuales, son aptas para adoptar;
  • finalmente, porque considero que la situación de la niñez colombiana es tan difícil per se, que su cuidado y apoyo a partir del deseo, debería ser responsabilidad de todos y todas.

La familia, construcción social

Desde la Colonia, en Colombia tenemos documentación suficiente para mostrar cómo los padres han abandonado con frecuencia a su prole y ha sido común que las madres deban hacerse cargo de sus hijas e hijas [1].

Según la última encuesta de Profamilia de 2010, los hogares con jefes mujeres ascendieron al 34 por ciento en el país.

Yolanda_Puyana_adopcion
14 países han aprobado la adopción por
parte de parejas del mismo sexo: Argentina,
Canadá, España, Israel y Uruguay entre otros.
Foto: cradle.org

En varias regiones –y en particular en la Pacífica y Caribe– ha sido común que las abuelas sean las madres de crianza y constituyan el centro del hogar, mientras que las jóvenes realizan actividades generadoras de ingreso [2].

Ante las nuevas condiciones de trabajo, muchas madres han tenido que migrar al exterior y reconforman familias en situación de transnacionalidad [3].

En general, las funciones paternas y maternas no han estado exclusivamente a cargo de quienes biológicamente han procreado, sino que cumplen un papel en la socialización. También lo hacen las redes parentales y sociales que ejercen estas tareas, incluyendo las interacciones afectivas y amorosas.

No obstante, la idealización de la familia nuclear patriarcal ha impedido reconocer esta realidad, fundamentando el ejercicio de la paternidad y de la maternidad en los lazos de consanguinidad exclusivamente.

 La homofobia sí hace daño

Hasta la fecha, 14 países han aprobado la adopción por parte de parejas del mismo sexo: Argentina, Canadá, España, Israel y Uruguay entre otros.

Se han adelantado investigaciones partiendo de hipótesis construidas sobre la idea de que las parejas del mismo sexo podrían tener características desfavorables para la adopción. Estas investigaciones han coincidido sistemáticamente en conclusiones similares a las de la Asociación Psicológica Canadiense, que cito a continuación: “Las creencias de que los adultos gays y lesbianas no son buenos padres, o que el desarrollo psicológico de los niños de padres gays o lesbianas está comprometido, no tiene bases en la ciencia. Nuestra posición se basa en una revisión que representa aproximadamente 50 estudios empíricos” [4].

La Corte delegó al Congreso la legislación al respecto, suponiendo que si en dos años este no se pronuncia, tales familias tendrían los mismos derechos que las demás. 

El juicio se sustenta en que tanto parejas del mismo sexo como heterosexuales, mostraron capacidades similares para desarrollar la crianza y el cuidado y cumplieron con una cualidad central para la adopción de niños o niñas: el deseo de ser padres y madres.

En el caso de Colombia, estos estudios apenas se inician: tras revisar el estado del arte [5], por ejemplo cita una investigación realizada en España según la cual los problemas de la crianza no se deben a la conformación sino a los conflictos dentro de la familia. Dice el texto: “La orientación sexual de los progenitores, en sí mismos, no parecen ser una variable relevante a la hora de determinar el modo en que se construye el desarrollo y ajuste psicológico de hijos e hijas”.

Lo que en cambio sí hace daño es la violencia contra las familias homoparentales, fruto de nuestra intolerancia e incapacidad de soportar la diversidad.

Toda adopción deseada es una lotería

En la última encuesta de Profamilia (2010) aparece un dato alarmante acerca de la desprotección de la infancia en Colombia: el 4 por ciento de los niños son huérfanos y el 7 por ciento viven con cuidadores que no son sus padres o madres biológicos.

Este último porcentaje crece en lugares dominados por las culturas Pacífica o Caribe, y que además se encuentran en regiones afectadas por el conflicto armado: 15 por ciento en el Chocó, 14 por ciento aproximadamente en Córdoba y Sucre. Al mismo tiempo, numerosos estudios han mostrado cómo la pobreza se concentra en niños y niñas, en particular, si estos han sido afectados por el conflicto armado.

Yolanda_Puyana_huerfanos
El 4 por ciento de los niños son huérfanos
y el 7 por ciento viven con cuidadores que
no son sus padres o madres biológicos.  
Foto: FAC.

Los estudios para evaluar la protección de menores por parte del ICBF indican que la mejor alternativa es sencillamente tener un hogar: padres y madres de crianza. El matoneo es intenso entre quienes cohabitan en instituciones y con frecuencia esos niños crecen hostiles y resentidos contra un sociedad que los abandonó.

Colombia sigue siendo una sociedad familista. Muchos de los niños que habitan en estos centros de protección se angustian, se sienten frustrados y sin salida cuando no encuentran quien los adopte y esperan ansiosamente que ese sueño se realice.

Mi experiencia como terapeuta en centros de protección de la Secretaria de Integración Social en Bogotá con niñas y niños declarados en abandono por un juez también me ha llevado a pensar que la mejor opción es la adopción, eso sí, con mecanismos legales y éticos bien definidos, a partir de una predisposición positiva de padres y madres para cumplir plenamente con esta función y habiendo recibido una orientación adecuada.

Me pregunto: ¿por qué prejuicios sin fundamento científico niegan el derecho a las parejas del mismo sexo a gozar de la paternidad y de la maternidad y a unos niños o niñas el derecho a desarrollarse en condiciones más favorables que las ofrecidas por las instituciones oficiales?

 

* Profesora especial de la Escuela de Estudios de Género en la Universidad Nacional de Colombia e investigadora de Género y Familia. 

Para ver las notas de pie de página, pose el mouse sobre el número sin dar click. 

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia)con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Que incorporen contenido racista, sexista, homofóbico o discriminatorio por razón de nacionalidad,sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
4. Que hagan directa o indirectamente apología del terrorismo o de la violencia.
5. Que apoyen diferentes formas de violación de derechos humanos.
6. Que incluyan contenidos o enlaces que puedan ser considerados como publicidad disfrazada, spam o pornografía.
7. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Sentido Contrario
+1 # Sentido Contrario 07-05-2012 12:50
A este nivel deberían estar las respuestas que se hacen en contra de la adopción por parte de padres del mismo sexo; sin embargo, se siguen citando "estudios" que no existen, pasajes de la biblia y "leyes" que dictan cierta naturalidad en las relaciones heterosexuales sin profundizar en los aspectos sociales y constitucionale s de esta discusión.
sentidocontrarioorg.wordpress. com
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
jpt12
+10 # jpt12 07-05-2012 14:02
No hay nada más rico y enriquecedor que leer una opinión con argumentos.
Seria interesante profundizar en el punto de vista de la iglesia.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
boferes
-11 # boferes 07-05-2012 22:07
No estoy encontra de los homosexuales y tienen derecho hacer su vida y casarse si quieren..pero a la hora de pensar en una adopción es claro que cientificamente esta demostrado que el ser humano requiere en su niñez una figura materna y otra paterna bien definidas. Ese derecho no se le puede negar a un menor por ensima de conveniencias sexuales en los mayores.
Como reaccionara un menor cuando empiece a crecer y se brlen de el en el colegio, por la condición de sus padres, ó como se sentira a penas vea que sus padres no son como los demas...recuerd en que son menores y esas cosas los marcan de por vida...señores. ...esto no es una charla...y nadie tiene derecho a pasar sobre la vida afectiva, sexual y emocional de un menor a menos QUE EL SOLO...LO ESCOJA...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Andrés Medina
+2 # RESPETO.Andrés Medina 04-02-2015 17:47
Es simple, enseñar desde la cuna del hogar al niño o niña al respeto, a tolerar y a que todas las familias no son igual, porque hay quienes tienen diferentes estilos de vida.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
israel pedreros
0 # adopcion gayisrael pedreros 16-02-2015 20:53
amigo la discusion no es de tipo sexual, es de caracter humano,Entonces la sociologia les diria a ustedes que los delicuentes, asesinos, ect son parte del ejemplo de familias heteroxesuales??
Y si ese niño si se da cuenta que su padre tiene dos mujeres, es un borracho, drogadicto???
La discusion es de amor no de perfiles
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Valentina Novoa
0 # No estoy de acuerdo.Valentina Novoa 18-02-2015 02:29
Nosotros mismos somos los que creamos que los niños piensen de esa manera, ¿Acaso un niño se burla de otro por ser heterosexual?, todos somos personas solo debemos hacer que las personas y niños tomen conciencia y se den cuenta de que la homosexualidad es algo normal.. Tomemos el ejemplo de las personas que son homosexuales hoy en día y sus familias son heterosexuales, la preferencia sexual de la familia no influye en las decisiones de los hijos, además ya hay muchos niños que ven la homosexualidad algo normal y lo aceptan.
Solo falta que tengamos más cultura y tolerancia a los demás.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Adrián
+2 # Adrián 12-05-2012 17:28
Cito a boferes:
No estoy encontra de los homosexuales y tienen derecho hacer su vida y casarse si quieren..pero a la hora de pensar en una adopción es claro que cientificamente esta demostrado que el ser humano requiere en su niñez una figura materna y otra paterna bien definidas. Ese derecho no se le puede negar a un menor por ensima de conveniencias sexuales en los mayores.
Como reaccionara un menor cuando empiece a crecer y se brlen de el en el colegio, por la condición de sus padres, ó como se sentira a penas vea que sus padres no son como los demas...recuerden que son menores y esas cosas los marcan de por vida...señores....esto no es una charla...y nadie tiene derecho a pasar sobre la vida afectiva, sexual y emocional de un menor a menos QUE EL SOLO...LO ESCOJA...


Recomendaciones para evitar comentarios como este:
1. Siempre es bueno leer primero el artículo antes de comentar.
2. También es bueno revisar la gramática al momento de comentar.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
JohanGB
+10 # JohanGB 23-05-2012 20:05
Muy interesante el artículo. Es claro que la familia es una figura meramente social y tradicional, así que no tiene nada que ver con "el orden natural" expuesto por los opositores de las familias homosexuales. La separación entre la legislación y la religión debe ser manifiesta en estas temáticas, como se menciona en el artículo, todos los estudios demuestran que no hay inferencia en la calidad de la crianza de los niños y la orientación sexual de sus padres. Nuestra sociedad debe aprender a aceptar las diferencias y dejar de ver a los homosexuales como enfermos que transmiten su "enfermedad" a los que los rodean.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Noah
-7 # Noah 25-11-2012 05:02
Yo espero que esto sea una broma. A quién le cabe en la cabeza que la paternidad es una construcción social? es ridículo. La paternidad/mate rnidad es fruto de millones de años de evolución en la que la naturaleza encontró un modelo óptimo de reproducción: la sexual entre dos sexos. Nadie estaría escribiendo en esta página si no hubieran sido procreados por un hombre y una mujer.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
ana arroyo
+2 # ADOPCION ENTRE PAREJAS DEL MISMO SEXOana arroyo 15-05-2014 22:09
Estoy de acuerdo con la adopción entre parejas del mismo sexo, ya que la paternidad no es sinónimo de reproducción, sino de quien tenga la capacidad para brindar el cariño, amor, educación, calidad de vida y formación entre otros, de los niños que están a la espera de alguien quien les brinde todo para su feliz desarrollo como niños y su posterior madurez. Debemos tener en cuenta que nuestra legislación se quedó corta, señores el derecho es cambiante y evoluciona todos los días, no podemos quedarnos ni cerrarnos en lo que una vez dijo nuestra constitución que definió a la familia como núcleo fundamental de la sociedad, y que a demás se constituye por un vinculo natural o jurídico por la decisión entre un hombre y una mujer..., noooo; porq las parejas del mismo sexo no pueden conformarla también?, el hecho de que no puedan reproducir no significa que no puedan constituir familia, ni adoptar, ahora yo les pongo un ejemplo, donde está la figura paterna y/o materna cuando uno de los cónyuges o compañeros permanentes se separan; donde están las figuras M y P cuando los hijos los cría la abuela, la tía etc. Si ya sabemos que los estudios nos indican que no hay inferencia en la sexualidad del niño que crece dentro de una pareja del mismo sexo y así mismo sabemos que hay niños que crecen dentro de una pareja heterosexual y resulta este siendo gay, entonces porque no pueden estas parejas adoptarlos. Para que nuestro país sea un país desarrollado debemos dejar muchos conservatismo atrás, debemos desprendernos de lo que ya no sirve, de la vaquita del litro de leche todos los días, tenemos que seguir evolucionando, ASÍ como lo es el DERECHO POR SU NATURALEZA, asi como una vez fue fornicar, no se aceptaba y además la ley no le reconocía derechos a las parejas heterosexuales que convivieran en unión libre ey ya eso es pasado, ahora tienen las mismas garantías que las parejas casadas, entonces cual es la diferencia...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Betty
+1 # La autoridad en disputaBetty 01-09-2014 20:53
Doctora Puyana estoy totalmente de acuerdo con lo que usted afirma en su bien estructurado artículo, la discusión no es de géneros,como ya lo había expresado Judit Butler en su texto "El Género en disputa". El concepto de familia es una construcción social, fundamentada en la sociedad binaria (hombre -mujer). Es una mentira decir que los niños con familias homosexuales crecen traumatizados y desarrollan lo que los más conservadores de los atavismos sociales llaman disfunciones. Lo que hay que reconocer al interior de cualquier tipo de familia son las figuras de autoridad, no las de género binario, para que funcionen adecuadamente. Albert Einstein decía que "es más fácil descomponer un átomo que acabar con un prejuicio".
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ekaterina
-1 # Traumas a la CrianzaEkaterina 26-10-2014 22:10
No estoy de acuerdo, ¿no fue hace poco que se destapo la noticia de una pareja de homosexuales que abusaron por años a su hijo adoptivo?, si, se lo que me dirán "no puedes juzgar a todos", sin embargo voy mas allá, todos sabemos que gran parte de los homosexuales eligieron esa conducta de vida a raíz de un trauma, o sea, violación o soledad y rechazo ya sea de ambos padres, no entiendo ¿como pueden darle la libertad a personas que adopten hijos, sabiendo que su condición de vida es reconstruida a base de un trauma?. Lo que si se debería hacer es, ayudar a cuanto homosexual y lesbiana que a raíz de diferentes circunstancias cambiaron sus gustos sexuales y llevarlos al origen, a lo que eran en un principio, a que sanen y vuelvan a ser lo que realmente son, no lo que las heridas transformaron sino lo que la sanidad puede restaurar. Los medios se llenan de derechos para los homosexuales pero muy pocos hablan de la restauración y sanidad de estos, y que es real y verdad.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
israel pedreros
0 # adopcion gayisrael pedreros 16-02-2015 20:48
Lamento que las desciones humanas y juridicas en Colombia deban pasar por la pena y la inciencia de ciertos poderes, que a diferencia de paises donde se aplica una verdadera independencia juridica,
La discusion no se debe acomodor a los hipocritas, ni obnivular con mensajes de fe o no, por que estos son actos de amor inherentes al ser humano.
Ojala se debatieran un dia en forma seria sobre esos derechos fundamentales de los niños que son todos los dias vulnerados en la s familias que muchos consideran normales, soltemos la biblia, el decreto, la norma, es mejor un corazon y unas manos actuando que una boca profetizando y agrediendo. Cuando se invite a una movilizacion en contra de esto, de los violadores con sotana, de los padres heterosexuales abusadores de niñas, ahi estare
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Melina
+1 # No a la adopción de parejas gayMelina 18-02-2015 23:35
No estoy de acuerdo con la adopción por parte de parejas del mismo sexo. Apelan a la igualdad y a los derechos, ¿Cuál igualdad? ¿Cuáles derechos? Los que tienen derecho son los niños y las niñas y a ellos no se les puede negar la posibilidad de vivir en una familia tradicional, hombre y mujer, algo que de antemano no lo convertirá en objeto de señalamiento por parte de sus pares... pues sabemos de la crueldad del ser humano y no tenemos derecho a exponerlos al estigma de la sociedad. No es un asunto de homofobia por mi parte, pero la sociedad colombiana no está lo suficientemente educada para afrontar con respeto y madurez una situación como la que se menciona. Estamos decidiendo por los niños, ellos son los que poseen los derechos, las parejas homosexuales no están en condiciones de reclamar un derecho que se han inventado, con todo respeto.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
israel
0 # prejuicios homofobicosisrael 25-03-2015 02:56
Los discursos de quienes niegan bajo cualquier cortina de humo razonable el derecho de adopcion, se apegan al discurso del derecho del niño, entonces deberiamos legislar _con el supuesto de que solo las parejas heterosexuales tienen el derecho amnifiesto_ a considerar los abusos, el abandono, el maltrato de todo tipo a que son sometidos miles de niños en colombia, para juzgar los maltratadores de esos niños--- vamos recapacitemos y no nos obnivulemos anttefalsas morales un discurrso homofobico que solo constriñe el derecho de un niño abandonado y maltratado a recibir un trato digno y amor, por fuera del discurso de genero, seamos un pueblo que dignifique no que condene.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Publicast

PublicastEl programa donde hablan los analistas de Razonpublica.

Ir a Archivo

 

Caleidoscopio

Opazo

Por Equipo Caleidoscopio  

Ver Archivo

Videocolumnas

Colosa

  • Oposición ciudadana a La Colosa

    Alejandro García nos explica por qué en el departamento del Tolima desde 2010 se ha hecho una oposición a este proyecto de minería a cielo abierto.

Córdoba

Ver más videocolumnas

Arte y Cultura

El cine en Cali: de lo convergente a lo divergente

Lucas Ospina y Carlos Mayolo.

Cali no solo fue la sede del movimiento cinéfilo que en los años setenta revolucionó la producción nacional. En los últimos quince años, la ciudad ha congregado un nuevo grupo de realizadores que han traído un nuevo aire a nuestro cine.

Jaír Villano*

Sazón Pública

Por Yeyo twitter1-1​@Yeyonet

Este mes           Archivo

 

Lectura Pública

La coherencia en el derecho

El Pensador (1904), obra del escultor francés Auguste Rodin.

Diana Beatriz González

La coherencia es el mejor criterio para justificar las creencias humanas. Esta obra se ocupa de un debate que ha dado pie a hipótesis contradictorias sobre la naturaleza y fundamentación del derecho.

Diana Beatriz González*

 

Recomendado

Marihuana medicinal en Colombia: por qué sí y por qué no

El proyecto de ley sobre usos medicinales de esta sustancia ha despertado un debate necesario. ¿Cuáles son los argumentos a favor y en contra? ¿Cuánto hay de verdad científica y cuánto de mito en esta discusión? ¿Cuáles serían los efectos de esta ley?

Augusto Pérez Gómez*

mayo

Fotos de Juan Carlos Pachón @Arttesano                   Archivo

Nos escriben

RP en los medios

  • Dos jugadas maestras por la paz Lunes, 30 Mayo 2016

    Hernando Gómez Buendía El presidente Santos necesita que el Congreso y la Corte se rebelen contra él. O por lo menos que aparenten rebelarse contra él.